CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

jueves, 27 de agosto de 2015

¿POR QUÉ COLOMBIA?

Fig. 1.- La creación de un conflicto con Colombia en la antesala de las elecciones parlamentarias del 6D, es una jugada maestra del régimen para recuperar sus números.
El decreto del estado de excepción en cinco municipios del estado Táchira, dictado por el Presidente Nicolás Maduro, me sorprendió inicialmente. Una escalada del conflicto en la frontera occidental que caldeara los ánimos con Colombia me parecía lejano, sobre todo teniendo cercano un proceso electoral y teniendo abierto un frente con Guyana. Me equivoqué. Por un incidente menor relativamente, el régimen de la revolución bolivariana se replegó de la frontera suroriental con Guyana y abrió fuegos en la occidental con Colombia.

¿Por qué Colombia?

El régimen tiene los números de las encuestas, pendiente arriba faltando cuatro meses para las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2015. La más conservadora de las encuestadoras la pone por debajo de la oposición en porcentajes cercanos al 16 % en los resultados. Eso y la posibilidad de que esos números se extiendan por la dramática situación económica del país, los niveles del desabastecimiento, la caída en picada de los precios del petróleo, la agresiva devaluación del bolívar, la espiral inflacionaria y la inseguridad, obligaban a tomar medidas heroicas y decisiones que pudieran nuclear la emoción del venezolano en torno al régimen.

Allí surge la posibilidad de abrazarse a la bandera nacional y revivir el tema del enemigo externo para unir a todos los venezolanos en la causa común del nacionalismo.

Es donde surge el tema de la histórica reivindicación del territorio Esequibo y se desempolva un tema que durante la gestión del fallecido Hugo Chávez tomó niveles de concesiones traidoras y entreguistas. Se levanta toda la polvareda mediática nacional e internacional, hasta que la reacción de Guyana obliga al régimen a sacar sus cuentas políticas, económicas, sociales y militares. De allí al repliegue y a movilizarse para Colombia solo medió una corneta de campaña entonada desde La Habana.

El enemigo externo en revolución es el imperio. Estados Unidos ha sido para la revolución bolivariana, la encarnación de todos los males y todos los morbos políticos, económicos, sociales y militares de su desarrollo. La única manera de articular bien una campaña electoral directa hacia el imperio era desde Colombia, en tanto que desde Guyana era difícil asumir el papel de agredido, de víctima, de violentado.

Luego estaba el tema de Fidel Castro, el padre putativo de la revolución bolivariana. Desde siempre, el líder cubano ha fijado posición al lado de Guyana y sus intereses; y ha colocado a Venezuela en el reclamo del Esequibo como una extensión del colonialismo del primer mundo que históricamente ha combatido en el discurso y la acción. Ese discurso oficial en la campaña electoral iba a ser difícil de articular y digerir por sus seguidores. El país grande que se quiere comer al pequeño era espinoso llevarlo a una pancarta en plena campaña electoral con un conflicto abierto para “quitarle” a Guyana 2/3 partes de “su territorio”.

Después estaba el tema del imperialismo. Entre el imperialismo del Reino Unido (presente) y de los Estados Unidos (ausente) la fijación roja rojita no pudo construir rotundamente la vinculación que le llegara a las emociones de los chavistas blandos y duros en el tema del reclamo. Nunca se pudo articular directamente a Estados Unidos en la estructura del mensaje. Siempre estuvo atravesada la Exxon y el petróleo, y eso era nombrar la soga de los intereses venezolanos en la casa del ahorcado económicamente.
   
La solidaridad unánime de todos los países anglófonos del Caribe, las estrepitosas derrotas de las giras de la canciller Delcy Rodriguez ante los países del Caricom incidieron en el movimiento retrogrado. Total, no pudimos pasar de la isla de Anacoco que era como decir una reivindicación para la cuarta república y sus fuerzas armadas. Nada que ver.

En la Venezuela actual pocos conocen el nombre del presidente de Guyana y el origen del reclamo del territorio Esequibo es irrisorio popularmente. El laudo arbitral de 1.899 y el acuerdo de Ginebra son una bruma ante el común, el alzamiento del Rupununi, a pesar de la cercanía histórica es de una gran ignorancia. Es imposible convertir esos episodios en mensajes electorales exitosos.

Por último y decisivo, el tema de la Fuerza Armada Nacional. Nada como un tema territorial y de soberanía para unir y nuclear al componente armado en una motivación de nacionalismo y con la alta probabilidad de recuperar sus históricos niveles de simpatía ante la sociedad civil. Esa es una situación inconveniente para la revolución, en una coyuntura político-electoral que esta poniendo al régimen a las puertas de su salida constitucional. Un general victorioso y un almirante triunfador son – al regreso de sus campañas militares – jarrones chinos.

El frente con Colombia es distinto. Ofrece la mayor cantidad de réditos políticos, económicos, sociales y militares. Veamos.

La realidad de vincular a los Estados Unidos con esta situación es distinta. La sola presencia del ex presidente Álvaro Uribe Vélez, el paramilitarismo, las transnacionales, etc. es diferente y más directa.

Estos temas, así como el contrabando de la gasolina y los alimentos, hacen de la extracción de estas necesidades una bandera mediática fácil de encajarse en un mensaje para los camaradas de las clases D y E quienes son el fuerte del chavismo duro y blando, necesarios para arrimar en la difícil subida de la cuesta de los números de las encuestadoras.

Desde la frontera del suroriente del país (Guyana) pasamos de victimarios en el reclamo del Esequibo a víctimas del paramilitarismo y el bachaqueo en el suroccidente (Colombia). De agresores y matones del colonialismo ante un país pequeño de negritos pelabolas, pasamos a martirizados y heridos por el imperialismo y sus representantes en Uribe, los paramilitares y los bachaqueros, mientras atravesamos por una difícil situación económica.

Ese discurso era más digerible, más electoral  y lo mejor, mantenía dispersa y atomizada a la Fuerza Armada Nacional sin ningún liderazgo visible y generando más rechazo ante la sociedad civil. Y lo mejor para el régimen, al mantener en la palestra pública el tema del narcotráfico, no se diseñaban generales ni almirantes heroicos y homéricos, y si villanos de la categoría de Pablo Escobar y capos de la intensidad del Chapo Guzmán quienes se construían con charreteras y caponas ante la opinión pública, entre generales y almirantes de toda laya castrense, incapaces de construir autorictas dentro del Fuerte Tiuna.

Ni la reacción ante la incursión de una Caldas, ni la recuperación de la isla de Anacoco…las encuestas, las encuestas.

Esa es la guerra de Nicolás atizada por Fidel.

¿Vamos a un conflicto convencional con Colombia? No lo creo. No pasaremos del micrófono.

sábado, 8 de agosto de 2015

UNA PREGUNTA INCOMODA

Fig. 1.- La respuesta a esta pregunta realmente recogerá lo que la gente siente en el momento. Es una verdadera fotografía de la coyuntura política, económica, social y militar...Sonrían.

miércoles, 5 de agosto de 2015

FUERTE TIUNA DRY CLEANING

Fig. 1.- Los jefes militares saben que solo un pronunciamiento militar en la coyuntura les permitiría lavar sus culpas institucionales parcialmente ante la historia.
Creo que estamos en la antesala de una gigantesca operación de lavado de dinero. La situación política, económica, social y militar del país es inaguantable. La presión popular y los morbos planificados y alentados desde el alto gobierno para mantenerse en el poder, como la inseguridad, el desabastecimiento, la inflación y el alto costo de la vida están empujando hacia la alta probabilidad de un estallido social.

Sí la situación se prolonga como ha venido desarrollándose en los últimos seis meses las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de este año, se guindan de cualquier incidente que estalle en el bachaqueo de la cola de un supermercado o en el saqueo de una gandola accidentada y volcada de pollos beneficiados en cualquier carretera del país, que genere enfrentamientos de calle entre venezolanos y precipite una espiral de violencia.

De allí a la activación de un estado de excepción y a la suspensión de algunas de las garantías constitucionales en la previsión de la reedición de un caracazo del siglo XXI que obligue a la FAN a salir a la calle a poner orden, solo media la planificación prevista. Eso se llama el carajazo militar a un tris
.
En este momento los más interesados en que el país caiga en un escenario de confrontación entre venezolanos son los mismos miembros de la nomenclatura militar enchufada en la administración pública y con acceso a vergonzosos mecanismos de corrupción.
  
No alientan, en esa prospección, la posibilidad estrecha de ejecutar un golpe militar ortodoxo y de librito. Y si estiman una salida que obligue a la muerte del actual régimen donde una cuota parte del protagonismo de la coyuntura la encarne varios de los generales y almirantes (el actual ministro incluido) con participación incluso en juntas de gobierno cívico - militar con algunos de ellos figurando. Los mismos militares enchufados desean desenchufar de la máquina de respiración, al régimen.

Eso solo se vislumbra en un contexto de estallido social donde los saqueos, la intensidad de la violencia, el descontrol parcial de los colectivos, algunos sectores internos descontentos y en general el orden interno del país, con la estrecha posibilidad de una guerra civil y la intervención inmediata de organismos multilaterales “obligue” a la Fuerza Armada Nacional a salir y ejecutar las planificaciones previstas ¿Plan Ávila o Guarairarepano?

Las salas situacionales de todos los componentes y de los organismos de seguridad del estado deben haberse paseado por esa contingencia política, militar y fundamentalmente operativa que pondría en peligro real la estabilidad del régimen, dependiendo del rol que asuman en las chiquiticas los miembros del Alto Mando Militar o un grupo influyente de generales y almirantes.

Sin necesidad de especular estas eventualidades en un gabinete o como parte de una conspiración, estoy completamente seguro que cada uno de esos altos oficiales, en la intimidad de su almohada o en la soledad de sus miedos corporativos e institucionales ha manejado esa eventualidad cuando la agonía y la caída del régimen empiece a estallar en sus costuras y el futuro personal de cada uno de ellos se proyecte en juicios, exilios, persecuciones y rendición de cuentas.

¿Qué se pierde y que se gana en la FAN en un pronunciamiento militar?
  
La FAN pierde poder político parcialmente al ceder la exclusividad que disfruta en este momento y asume un rol protagónico compartido que diluirá sus responsabilidades de 17 años de excesos en la administración pública.
  
El grupo militar que se pronuncie gana impunidad temporal (tiempo) y la licencia coyuntural de disfrutar de las simpatías populares al ayudar a destruir un gobierno que acumuló odios y resentimientos atizados desde las altas esferas. Pero además obtienen la patente legal enmascarada por la transición política (espacio), para disfrutar de los dineros mal habidos durante el régimen.

Eso ocurrió el 23 de enero de 1958 y el 11 de abril de 2002.
  
Palabras más palabras menos es el equivalente a una gigantesca lavadora de dinero.

La condición fundamental de este escenario es la gente en la calle, solo así y en ese orden, saldrá la tropa. 

Eso es histórico.
  
No hay leal no hay lopa.

martes, 4 de agosto de 2015

UNA ORACION PARA LA GUARDIA

Fig. 1.- La Guardia Nacional de Venezuela murió en 1.998 con la llegada de la Revolución Bolivariana

Desde la llegada de la Revolución Bolivariana al poder, la Guardia Nacional de Venezuela ha estado en capilla ardiente. Se la decretó el mismisimo Hugo Chavez. En algún momento quiso ejecutar la medida y se la trancaron las circunstancias. Especialmente las relacionadas con el 11 de abril de 2.002.

Desde entonces lo que hemos visto en las calles, ejerciendo la realidad de la represión y todo el lado negro del militarismo y la corrupción, ha sido un esperpento institucional con vanguardias como Los Colectivos y ese detritus organizacional que llaman Guardia del Pueblo.

No es siquiera el cadáver de una organización. Es otra forma de plano de la muerte. Es un componente que vive su propio purgatorio histórico y politico. Sus jefes han decretado una travesía per seculam seculorum, alimentándola de los morbos mas repudiables. 

Desde entonces siempre me ha asaltado esta curiosidad. ¿Dónde irían los actuales altos oficiales de la Guardia Nacional cuando mueran? 


Los viejos oficiales de la vieja institucionalidad tenían un discurso ante su muerte.

De allí este texto.

Cuando muere un alto oficial del Ejército, he leído – entre otras - estas inspiraciones de despedidas fúnebres del orador designado, generalmente un compañero de promoción “El General salió con su mochila de combate terciada a establecer su vivac ante el Dios de los Ejércitos. Mientras cruzaba la Línea de Partida (LP) terrenal desde su propia Posición de Ataque (PA) en sus comandos, partió a liderizar desde el cielo algunas legiones de ángeles y arcángeles para su gloria y su eternidad. En su Puesto de Comando (PC) ondeará siempre su estandarte de paz y de la amistad de quienes lo conocimos y estará a la diestra de Dios Padre hasta el momento de la resurrección.”

Esto lo leí para un marino y me gustó sobremanera, “Soltó amarras y levó anclas con un mar calmo, buen viento y proa hacia la inmortalidad El Almirante. Con el rumbo fijo al encuentro con el creador, su zafarrancho de combate era para bogar hacia la presencia del Padre Celestial en su pase a la eternidad. Finalizada la maniobra de atraque en el puerto paradisíaco, las salvas en la cubierta arcana fueron apagándose en el oleaje y en la serenidad de su travesía terrenal.

Este otro lo leí ante la muerte de un excelente oficial de la Aviación Militar “Mientras repasaba y ejecutaba todo el protocolo de despegue, empinó la nariz y surcó los cielos azules de la eternidad. Ni el ritmo de las hélices ni el trepidar de los motores, le impidieron alzar el vuelo magistral hacia el Dios Padre Todopoderoso. Más rápido, más alto y más lejos. Allá va nuestro General a aterrizar ante el Padre Celestial”

En estos 78 años desde su creación por el General en Jefe Eleazar Lopez Contreras, aniversario de la Guardia Nacional hoy 4 de agosto de 2015 ¿Qué podemos redactar para los altos mandos de la Guardia Nacional de Venezuela durante estos 17 años de revolución?


Alguien me puede ayudar a redactar.

lunes, 6 de julio de 2015

ESTA LLOVIENDO

Fig. 1.- Un chinchorro en lo mas profundo del país, es una buena manera de ver caer la lluvia.

Está lloviendo. La lluvia siempre ha sido para mí un empujón hacia la nostalgia.

Desde un ventanal gris y neutro de un apartamento citadino o el corredor en silencio de la vivienda de una urbanización, la lluvia tiene un valor distinto al de  las comarcas provincianas.

Mientras los goterones aporrean el asfalto y se desparraman, la chorrera inicia su loca carrera hacía los drenajes viales y la memoria hace un recorrido interiorano que aprieta el corazón y afloja los recuerdos.

Siempre evoco los turbiones en un chinchorro agujereado de cabulleras con empates, y colgado en el descampado, con cuatro horcones que sirven de soporte a los viejos colgaderos. Mi atuendo ideal en ese momento es una vieja franela medio rota, unas medias sin combinación, también rotas, un  pantalón de mil batallas,  remendado sobre unos largos calzoncillos con la goma vencida.

Mientras el tintineo de las gotas sobre las las planchas del zinc te adormitan, un rebosado pocillo de café endulzado con papelón, te despabila con el goteo del chaparrón.
 
Está lloviendo y estoy nostálgico de una buena montaña en lo más profundo de mi país, de una solitaria llanura con dos alcayatas frondosas que combinen con el poncho que sirve de techo, o de la orilla de un río que se discurra sin la emoción del chubasco que llena su cauce apacible próximo a la invasiva inundación que ya se pronostica.  Un buen habano certeramente guillotinado y una buena conversación inundada con la periquera de una mujer locuaz e inteligente por compañía,
ilustrarían un buen cuadro de lo que empuja a la nostalgia de esos parajes mientras llueve y estamos encerrados en la soledad de un apartamento lánguido, viendo como las nubes se desgajan.

La emoción que me lleva el dedo en el teclado, mientras la lluvia sigue su pertinaz trayectoria en este texto es la visión que se evoca y se recrea con el cielo abriendo sus compuertas en la ciudad. 

Está lloviendo. 

lunes, 22 de junio de 2015

UN POQUITICO DE POR FAVOR

Fig. 1.- "La pluma es mas poderosa que la espada, solo si el cerebro que la guia, sabe empuñar la palabra" Tony Buzan

Intelectuales, académicos, multiborlados de la pluma y de las barras de Las Mercedes, políticos de laboratorio y de tubos de ensayo, un poco de eso que llaman “nulidades engreídas y reputaciones consagradas” deberían bajarse un momento de su pedestal de botiquín y de su Olimpo particular para conceder el crédito político a los avances que ha tenido la oposición en estos últimos 15 días y como consecuencia de eso, a los repliegues del régimen.

Me refiero a personalizar el reconocimiento y colocarle nombres y apellidos. Ese azul en el score opositor no ha sido por los rutinarios artículos dominicales disparados desde la cintura, ni las enjundiosas y vigorosas lanzas textuales  que se esgrimen en los muros de Facebook o el TL de Twitter, atacando La Salida, denostando La Calle y La Guarimba, calumniando por mampuesto a La transición a que apela María Corina Machado, desacreditando las huelgas de hambre y las convocatorias unilaterales a marchar.

Ni siquiera los abultados errores que han ido acumulándose en la economía del día a día del venezolano – colas y desabastecimiento - ni los índices de inseguridad que se llevan en los cachos a tres venezolanos cada minuto, ni el bochornoso espectáculo del narcotráfico y su cartelización en el régimen y su Fuerza Armada, ni su alianza a cielo abierto con el terrorismo internacional le abrió un boquete al régimen en su propia línea de flotación, como la prisión de Ledezma, López, Ceballos y el grupo de estudiantes que califican ante todos los ojos del mundo como Presos Políticos. La persistente huelga de hambre de Leopoldo y Daniel y otros venezolanos sometidos a las rejas del régimen se han convertido en la puntilla que puso a corcovear a los rojos, los arrinconó y obligo a cambiar su estrategia de un día para otro.

El mejor ejemplo de esas señales que se interpretan como una búsqueda apresurada de oxigeno internacional lo es la apurada visita de Diosdado Cabello a Brasil y su entrevista con Dilma Roussef, la carrerita que pegó con el mismo impulso a reunirse con Thomas Shannon en Haití y el anuncio del CNE de la fecha de las elecciones parlamentarias para el próximo 6 de diciembre de 2015. Algo debe estar ocurriendo aguas adentro que los está poniendo a dar carrerotas.

La carta bajo la manga que mantiene Nicolás es el tema del Esequibo. Ya anunció que “He conversado con el presidente de la Asamblea Nacional y el jueves (25 de Junio) va a convocar a plenaria y yo voy a ir como jefe de Estado y jefe de Gobierno a exponer la posición oficial en defensa del reclamo histórico, del diferendo del Esequibo, y a pedir la unión nacional, a pedir el apoyo de todo el país frente a la provocación de la Exxon Mobil”. Prepárense, no tiene nada de particular que Maduro trate de arropar con la bandera nacional a todo el país que esta archí, súper, ultra, recontra arrechísimo con él por el grave problema económico y a pastorear y amadrinar el Fuerte Tiuna que se le ha alborotado y desperdigado en estos últimos tiempos.

Nada de eso se hubiera logrado si los prolongados ayunos políticos de López, Ceballos y otros presos políticos no hubiera llamado la atención de la comunidad internacional encabezada por el grupo de ex presidentes, la ONU, la Unión Europea y el Papa Francisco. El bochorno expuesto en Maiquetía con la llegada de los senadores brasileños y la recepción ofrecida por los colectivos oficiales los terminó de exhibir en sus miserias políticas.

Esta realidad que evidencia una nueva situación por parte del régimen se ancla en la presión iniciada después de Febrero de 2014 que lo obligó a sentarse a dialogar en el propio palacio de Miraflores con una representación opositora.

Los venezolanos que están arrechísimos con el régimen (chavistas o no) mayoritariamente no levantan las banderas de Leopoldo, de Ledezma, de María Corina, de Capriles por colocar algunos nombres opositores, tampoco lo hacen por Primero Justicia, Acción Democrática, Copei, Voluntad Popular, Alianza Bravo Pueblo, Bandera Roja y la larga lista de partidos políticos que hacen vida dentro o fuera de la MUD y han demostrado que si lo hacen por una solución política que permita en un corto plazo la recuperación de la democracia, el estado de derecho, las libertades públicas, la vigencia de la constitución nacional y la reunificación de la nación. Las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2015 son una estación, pero…

Creo que es el momento para que la unidad opositora se centre en un poquitico de por favor, especialmente para que los alabarderos de los personalismos y los partidos, dejen de ser las vanguardias de los denuestos internos y los dicterios de resaca para quienes van hacia el mismo objetivo por caminos distintos.


Apuntar con el codo no es muy preciso y no se consiguen muchas dianas.

viernes, 27 de marzo de 2015

MI VOTO

Fig. 1.- La disidencia a ambos bandos, a pesar de ser mayoría en este momento, es vapuleada opináticamente desde todos los frentes, sin ponderar el peso de su voto.


Mi voto es mío. Es mi propiedad democrática y constitucional. Tengo una estrecha relación de soberanía con mi voto, diametralmente opuesta a la que tienen clientelarmente los camaradas de la revolución con el país y la que concubinariamente encubren la mayoría de los dirigentes opositores con la inmensa colectividad que deshoja la margarita electoral de cara a las parlamentarias del 2015.

Mi voto lo ejerzo con plena potestad y en mi imperio personal, y sobremanera consciente de su conocimiento y sensatez democrática, y por supuesto, su aplicación ciudadana.

En ese orden me blindo ante el chantaje que utilizan tanto el régimen como la oposición.

Es admirable hasta el delirio de la perversión masoquista, como desde ambos frentes políticos de la coyuntura venezolana, la coacción opera extrínsecamente sin ningún tipo de miramientos y pudor. La hoja de parra de sus vergüenzas, hace mucho tiempo se la llevó el viento y desde ambas trincheras nos tirotean la voluntad ciudadana.

Desde una se fuerza con el ¿argumento? de  enfrentar a la derecha, los apátridas y a los restos de la cuarta república en el vientre del capitalismo salvaje, venta mediante, de las bondades del socialismo del siglo XXI y el legado de Chávez.

Desde la otra acera nos extorsionan con la unidad y nos intimidan con la baba pegostosa del colaboracionismo con el régimen y el reclutamiento de nuestras voluntades por el G-2 cubano, mientras nos ofrecen un liderazgo impugnable  en el coraje de las chiquiticas, en sus juicios cotidianos, sus consecuencias con presos, exiliados y perseguidos, y con el rendimiento de unas decisiones peores históricamente.

Desde ambas filas, los lanceros de sus vanguardias ejercen el sicariato de la amenaza, mediante una labor de zapa por los angostos caminos subterráneos de las cloacas de la opinión pública. Cada uno chapoteando en las mierdas de sus opiniones dominicales y en los ataques chapuceros a la disidencia, la autocrítica y el disenso interno.

En el medio de esos cañonazos, nada honorables, navega mi voto – porque es mío y en el va bogando mi voluntad personal y mi libre albedrio – y oscila desde las excrecencias sosas y relativas del régimen y los detritus cuestionables de la alianza opositora, que no hacen peso a la hora de persuadir.

Pero…allí va mi voto. Sin prisa revolucionaria, pero sin pausa democrática. Esquivando los empujones de lealtad encubierta en los intereses personales de los factores opositores, sorteando las ofensivas opináticas de sus alabarderos miserables, y consciente de su peso en el futuro de esta revolución roja rojita.

Es mi voto, con el mismo peso específico de los que marchan a favor de la revolución y de quienes hacen vida formal y oficial con la coalición opositora.

Es mi voto – léase bien – mi voto, y nadie, desde ninguna de las aceras me lo va a enajenar.

Es mi voto. Puedo votar por la revolución, una posibilidad negada; puedo votar por la oposición con una gran probabilidad, pero también puedo abstenerme si voy a salir de Guatemala para caer en Guatepeor.

Es mi voto, coño. Y nadie me va a chantajear en mi decisión.


domingo, 22 de marzo de 2015

EPICA MILITAR BOLIVARIANA

Fig. 1.- La corrupción, el narcotráfico y al final, el terrorismo van a derrotar a la actual Fuerza Armada Nacional, en los campos de batalla de la moral y los principios.

La victoria política y militar de las FF.AA.NN en la década de los 60s contra la fuerza castro-guerrillera y la movilización militar con motivo de la incursión de la corbeta colombiana Caldas en el golfo de Venezuela fueron los más importantes pegamentos morales de la institución armada venezolana.

Quienes formaban parte de las unidades de cazadores portaban orgullosos sus boinas del verde matizado que los diferenciaban emocional y organizacionalmente del resto de sus compañeros de armas; en tanto el resto de las armas y los servicios del Ejército se nutrían moralmente del entrenamiento para la hipótesis "Verde" del conflicto con Colombia.

Así se nuclearon moral y emocionalmente los integrantes del Ejército y los demás componentes de las FF.AA.NN durante los cuarenta años de la democracia instituida a partir del 23 de enero de 1958. La cohesión de sus responsabilidades constitucionales establecidas en la carta magna aprobada en 1961 le dio la proyección de una institución "al servicio de la república".

Esos dos anclajes del sentido de pertenencia de la institución armada - La experiencia de combate y el entrenamiento profesional - fueron borrados tendenciosamente por el nuevo régimen establecido a partir de 1998 con la llegada del Teniente Coronel  Hugo Chávez al poder. Solo una fuerza militar aferrada al cumplimiento de sus deberes fundamentales podía poner en peligro, la estabilidad de un régimen orientado a perpetuarse en poder en una violación abierta a la constitución nacional.

En ausencia de una épica construida sobre el cumplimiento de sus propios deberes constitucionales, la actual institución armada ha venido trabajando empujada por la cúpula politizada de sus generales y almirantes para escribir una crónica absurda e insensata de una organización al servicio de una persona y de una parcialidad política.

La gesta que está sustituyendo los arquetipos de la boina de cazador y el uniforme de campaña en el Ejercito y el resto de los componentes es la gorra tricolor con el logo del 4F a un lado y la franela roja con la cara boceteada de Chávez. Las comisiones hacia los teatros de operaciones antiguerrilleros y hacia las bases de protección fronteriza han sido sustituidas por desatinadas marchas cívico-militares para oír consignas y discursos de cliché de los años 60s. La oposición política ocupó el lugar del enemigo interno que se alzaba en armas contra la constitución y la república, y el imperio relevó a Colombia en el enemigo externo en magnitud de sus fuerzas, cercanía y composición de sus vectores políticos, económicos, sociales y militares. Las emboscadas ya no son en las montañas del Turimiquire, El Bachiller o en las serranías de Falcón, todo eso es una rutina urbana que se agazapa en plazas, esquinas y pasos peatonales. Los bandoleros ahora, no se atrincheran a orillas de carreteras y en lo profundo de las vaguadas a esperar el paso de los "convoyes" y las patrullas para detonar las cargas mortales de la balalaika, ahora simplemente jinetean sus motocicletas con el amparo de los colectivos y desde una esquina, en yunta con la Guardia del Pueblo, descargan sus fusiles y pistolas ante una marcha política inerme.

El Cepo, Salistral, La Gloria, El Mortero, El Potrero, El Cucharo, El Jobo y otras emboscadas emblemáticas de los combates de los teatros de operaciones anti-guerrilleras han trasladado sus fosos de tiradores hacia las esquinas de nuestras principales ciudades, para que un puñado de venezolanos puedan masacrar a otros venezolanos, bajo la complicidad de los jefes militares.

Las movilizaciones no son ahora para la defensa de la soberanía y la integridad territorial en el territorio del Esequivo y si, para salvaguardar del largo brazo de la justicia a criminales, sindicados de robar dineros públicos, imputados de alianzas con el terrorismo y convictos del tráfico de cocaína.

Las proezas militares no son ahora para defender la constitución y la nación en general, las hazañas se construyen en estos tiempos revolucionarios para defender el legado de Chávez, la imposición del socialismo y la derrota del imperialismo planetario. No me jodan.

Mientras esas pamplinadas ocurren, también se van concretando derrotas bien sustantivas en torno a valores y principios ancestrales que si hicieron que Venezuela tuviera uno de los mejores ejércitos equipados en Latinoamérica.

Las batallas en las explanadas de la legalidad, los escrúpulos y la moral han rendido sus estandartes al general corrupción, al mariscal narcotráfico y poco a poco con delicadeza de relojero,  el comandante terrorismo ha consolidado su cabeza de playa o de puente entre Castillete y Punta de Playa, la isla de Aves y la catarata de Huá, para que Hamás, Hezbollah, FARC y otras fuerzas asimétricas proyecten sus planificaciones paramilitares hacia el norte del continente.

Cuando los estandartes militares terminen de rendirse ante estas tres fuerzas letales (Corrupción, narcotráfico y terrorismo) y se imponga la potencia de la nacionalidad, se debe abrir otro camino para el resarcimiento institucional y constitucional de una nueva Fuerza Armada Nacional.

Entretanto, esa es la institucionalidad militar construida en torno a una persona y una parcialidad política.

Pero… ¿tiene bases sólidas? ¿Tendrá futuro? Yo creo que no.

martes, 17 de marzo de 2015

¿SOMOS UNA AMENAZA?

Fig. 1.- El unico protagonista "vivo" de la Crisis de Los Misiles de 1962 es Fidel Castro y en sus dias finales puede poner al mundo nuevamente a las puertas de un holocausto nuclear.




El 1ero de septiembre de 1939, un loquito hiperclorhídrico con delirios de grandeza y de dominio mundial ordenó la invasión a Polonia y se dio comienzo a la Segunda Guerra Mundial. 6 años después con el lanzamiento de dos bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki, con un saldo entre 50  y 70 millones de víctimas, con el deterioro material, económico y moral de las naciones involucradas, un Adolfo Hitler suicidado y la rendición de Japón, el mundo entró en la Guerra Fría.

Al finalizar la 2da Guerra Mundial en 1945, el mundo se dividió en dos grandes bloques políticos, económicos, sociales y militares encabezados por las dos grandes potencias. La amenaza para ambos era el arma nuclear y en torno a ella definieron el concepto estratégico nacional. La disuasión, la contención, la disuasión máxima y la destrucción mutua asegurada fueron parte de las estrategias desarrolladas para evitar la utilización de este tipo de armas, o bien para obtener una hipotética ventaja en caso de una guerra nuclear.

La crisis de los misiles en Cuba en octubre de 1962 – alentada por el Mesías caribeño – puso al mundo al borde del holocausto nuclear. Ha sido la única vez que en los Estados Unidos se ha alcanzado el nivel de DEFCON 2. Una vez solucionada la crisis se activó el llamado teléfono rojo, con el fin de subsanar posibles malentendidos sobre la cuestión nuclear.

La amenaza prioritaria hasta ese momento lo fue el arma nuclear.

A partir del 9 de noviembre de 1989, con la caída del Muro de Berlín, la desaparición de la Unión Soviética y la manifestación estruendosa del fracaso de la revolución soviética después de 70 años, el concepto de la amenaza para los Estados Unidos cambió y se inició un proceso de reformulación de las misiones de las fuerzas armadas occidentales. El arma nuclear pasó a un segundo plano y la amenaza se orientó hacia el terrorismo internacional, el narcotráfico, la corrupción, el medio ambiente y los ataques a la democracia y los derechos humanos.

Dos ejemplos, de cómo los Estados Unidos han reorientado su calificación de la amenaza lo han sido Pablo Escobar y los carteles colombianos de la cocaína a finales de los 80s y después del 11S con Osama Ben Laden y Al Quaeda. La invasión del territorio continental con miles de toneladas de cocaína y la destrucción de las torres gemelas en Nueva York con los ataques suicidas de 2001, se constituyeron en una flagrante amenaza a la sociedad norteamericana y al corazón del american way of life.

A partir de 1998 el régimen de la revolución bolivariana, encabezado por Hugo Chávez ha estimulado la construcción de una alternativa de poder mundial distinta a USA y ha focalizado su esfuerzo en vender política, económica, militar y socialmente la idea de un mundo multipolar. Para ello ha establecido alianzas secretas con China, Rusia, Bielorrusia, Irán, Siria, y prioritariamente con Cuba a nivel global.

A nivel regional ha penetrado con la geopolítica del petróleo, la subregión del Caribe, el sur y el centro del continente americano con la creación de organismos multilaterales como Alba, Unasur, PetroCaribe, Celac con la evidente intención de consolidar un bloque de poder distinto al statu quo.

Pero además, de manera paralela, han sido evidentes sus simpatías con movimientos armados globales, procedentes del medio oriente como Hamás, Hezbollah de abierta calificación terrorista por los Estados Unidos y a nivel regional su afinidad con la organización guerrillera las FARC de Colombia, la cual ha sido también calificada como uno de los más grandes carteles mundiales de la cocaína.

Las denuncias recientes de la detección de  350.000 millones de dólares de un abultado correaje de transacciones que permitían que dinero procedente de la corrupción en Venezuela ingresara al sistema financiero internacional a través de bancos de Andorra, España y Suiza, disparó las alarmas en el centro de las finanzas mundiales. Ese centro gira aun en torno a Estados Unidos, para pesar politico de los camaradas.

Cuando se reúne una cantidad tan exorbitante de dinero procedente de la corrupción, con los escrúpulos del narcotráfico que sirve de puente en Venezuela para exportar cocaína hacia Europa y Estados Unidos, con el terrorismo internacional procedente del medio oriente y el local, y se amarran a las debilidades democráticas de Venezuela en materia de derechos humanos, estado de derecho y de alternabilidad de poder; las posibilidades de concertarse un grupo de estados forajidos desde Venezuela para construir, disponer y disparar un arma nuclear, y servir de cabeza de puente o de playa para cualquier golpe de mano de los enemigos globales de Estados Unidos, son casi una realidad.

Remenber la crisis de los misiles de 1962 y a uno de sus protagonistas extremos, quien aun estando en sus días finales, tiene una peligrosa influencia política directa en Venezuela.

Con esos hechos, un nuevo loquito hiperclorhídrico como el de 1939 puede poner al mundo nuevamente al borde de un holocausto.

¿Somos una amenaza? …Disponga usted de las cámaras.

domingo, 15 de marzo de 2015

MANIOBRAS MILITARES "ESCUDO BOLIVARIANO"

Fig. 1.- El asesor comunicacional del Ministro Vladimir  le jugó una bien buena al calificar las maniobras militares ruso-venezolanas como "Escudo Bolivariano", en una clara alusión a la caricatura de Vladdo.


Hola amigos. Un comentario en relación a las maniobras militares ruso venezolanas, denominadas “Escudo Bolivariano”. Ni fueron maniobras, ni fueron militares, ni participaron rusos y su origen no es venezolano.

Paso a explicar. Unas maniobras militares se hacen para ensayar los planes militares. Para ello se escribe un libreto, se desarrolla una situación general y otra particular y se asignan tareas a los comandos involucrados para evaluar sus decisiones, sus órdenes y sus acciones. Eso, en esta “maniobra” (Entre comillada) no ocurrió así.

Las maniobras militares también sirven para evaluar el apresto operacional, es decir se examina el liderazgo, la moral, el entrenamiento, el equipamiento, el despliegue estratégico, la distribución del mando, el mantenimiento y eso, en estos tiempos de cuestionamiento de la institución militar por la penetración de factores políticos y la participación de su cúpula en morbos sociales como el narcotráfico, la corrupción y el terrorismo la coloca en niveles de reprobación. Están raspados.

En síntesis, no fue una maniobra, la participación de militares fue mínima y mucho malandro en nómina de colectivo, no es originaria de Venezuela y si, de Cuba y el equipo militar ruso que participó, fue acompañado de material chino y…sorpresa, gringo del imperio.

Fue una improvisación bien apresurada dictada desde Cuba, en una respuesta política a la decisión del Presidente Barack Obama de calificar a Venezuela como una amenaza a la seguridad de Estados Unidos.

En ausencia de pueblo en este momento, el régimen apela a su único soporte. La Fuerza Armada Nacional en una caricaturización del concepto constitucional de la Defensa Integral, para respaldar esa payasada revolucionaria roja rojita de la unión cívico – militar.

Esta “maniobra militar” (Siempre entre comillas) tuvo dos excelentes resultados. El ensayo de la huida de Nicolás Maduro hacia Nicaragua, cuando llegue el momento de “vámonos mi general, que pescuezo no retoña” que le salió perfecto, y la denominación de la “maniobra militar” (Sigue entre comillas) como “Escudo Bolivariano”, me imagino que en alusión al escudo nacional que ilustró perfectamente el caricaturista colombiano Vladdo.

Muchas gracias.