CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

jueves, 13 de agosto de 2009

EL AGENTE OO7 ALI

Es obvio que pedirle al Alcalde Freddy Ali Gomez, resultados conclusivos y definitivos en términos de la inseguridad, en el municipio Pedro Zaraza; a estas alturas de su propio ejercicio es una exageración. Si nos atenemos a las causales originales del grave problema de la inseguridad, que va mas allá de las causales locales y regionales; y se proyecta hacia lo nacional, el Alcalde Alí se le exonera de tener resultados que orienten hacia una solución de este grave morbo social.

El grave problema de la inseguridad tiene raíces nacionales que se proyectan incluso mas allá de esta república y sus causas son estructurales, en consecuencia sus remedios tienen que atender a lo estructural.

Hay coincidencia en los diagnosticos que se hicieron en la cuarta república y los que se han elaborado en la quinta república. Todos desembocan en la pobreza como caldo de cultivo del delito, en los niveles de exclusión como catalizadores y en la injusta distribución de la riqueza como los aceleradores mas evidentes del delito.

En la Cuarta república la inseguridad generada como producto de los altos índices del delito, sobre todo en las barriadas se enfrentó desde las parcelas de la prevención incorporando a todos los sectores de la sociedad y sin darle al problema ningún tipo de calificación política; en ultima instancia, haciendo uso de los criterios de la necesidad, oportunidad, conveniencia y proporción; se manejó con la represión, que se utilizó con criterios de especialidad, de profesionalismo y conocimiento.

La diferencia de aquella época policial y esta de la Revolución Bolivariana es el vector político que ha colmado la institucionalidad policial, como todos los espacios de la república; y la parcela correspondiente a la prevención del delito se contamina en prioridad con el sectarismo, la inteligencia social, los criterios comunitarios, la inducción ideologica, la catequización revolucionaria y la consecuente mediatización policial; ni hablar de la represión, eso no revierte simpatías hacia el régimen y es preferible alentar la impunidad y la lenidad en la chorocracia que se anima desde las mas altas esferas. El discurso del Presidente de la república el 4 de Febrero de 1.999 es el emblema mas significativo.

Repetimos, a nivel local el problema de la inseguridad no se va a solucionar conclusivamente. Ante la caracterización del delito que se ha encaramado mas alla de la dotación, la organización y el equipamiento de nuestros órganos de seguridad ciudadana e inducidos desde las mas altas esferas del poder como bandas armadas para la defensa de la Revolución Bolivariana y el Socialismo del Siglo XXI, la delincuencia continuará encaramada mas alla de las posibilidades de nuestras policías. Los vecinos estaremos destinados a continuar encerrados en sus domicilios.

En tanto y en cuanto el Alcalde Alí continue amarrado a las políticas que se dictan desde el ministerio del Interior y Justicia – que sigue la línea de Hugo Chavez, por supuesto – lo que se haga en materia de seguridad ciudadana en cualquiera de los 335 municipios del país no pasará de ser un ladrido a la luna en materia de eficiencia.

Ordenes a los Consejos Comunales, nombramientos de comisiones, reuniones interminables los días jueves, telefonazos desde la gobernación de Guárico, reuniones con el MinpopoInju y mientras tanto; nuestros choros zaraceños continúan incursionando por nuestros solares llevándose los electrodomésticos, los atracos dentro de las agencias bancarias se incrementan, el trafico de drogas se eleva a niveles siderales, ni hablar de los casos que ocurren en las zonas rurales circunvecinas a la parroquia capital del municipio; todo ello sin que los tres órganos de seguridad ciudadana que hacen vida en Pedro Zaraza, carecen de una articulación organizacional con la Alcaldia y no se establece una política especifica en materia de seguridad ciudadana para el municipio. Es obvio si no hay política, hay ausencia de estrategia y como producto de ello las líneas operativas son nulas e ineficientes. En fin, un perfecto fracaso.

Mientras el trabajo de seguridad ciudadana no se abone asi, el hampa continuará haciendo de las suyas en Pedro Zaraza

Esa es la diferencia de trabajar independiente de una línea política rigida que baja desde Caracas y pasa por San Juan de los Morros, hasta que llega con toda su rigidez a Zaraza.

La incompetencia en la ejecución de políticas de seguridad ciudadana es una manera de alentar la impunidad para la chorocracia en Pedro Zaraza.

Definitivamente el Alcalde Alí ha fracasado como policía.