CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

martes, 11 de agosto de 2009

LAS 40 RAZONES DE ALI

Sin hacer un pronunciamiento personal, ni hacer una calificación definitiva que limite con una acusación de punibilidad (Faltan mas de un año para que se inicie un procedimiento de revocación del mandato y tres años y medio para un nuevo proceso eleccionario formal que colocaría la gestión al desnudo) pudieramos adelantar que la gestión del Alcalde Freddy Ali Gomez se inició arrastrando las taras del gobierno central y regional. Freddy quiere parecerse a William (El Gobernador) un poco; y ambos imitan en la gestión a su guia y mentor de la Revolución Bolivariana, Hugo Rafael Chavez Frías.

 

La gestión de Alí nació vieja y a pesar de que está con apenas nueve meses de desarrollo, pareciera que tiene diez años o mas; y eso tiene su explicación a la mano.

 

La aplicación de politicas, estrategias, lineas operativas y todo lo que tiene que ver con politicas publicas de la gestión municipal, regional y nacional; copiando al cartabón la revolución de 1.918 y la cubana a las que se le expidió el certificado de defunción con la caida del muro de Berlin en 1.989, pero sobre todo calcando lo malo y hasta lo peorcito de ambas burocracias, hace ineficiente cualquier iniciativa que pudiera reflejarse en riqueza y bienestar para los zaraceños, para los guariqueños y para todos los venezolanos en general.

 

La ineficiencia, el sectarismo,los anacronismos, la incompetencia y la ineptitud es una forma de corrupción y de robarle las esperanzas de quienes depositan sus esperanzas en un proyecto. Esa caracterización fue lo mas significativo que embanderó a la Revolución Sovietica y se trasladó en todo su esplendor negativo hacia la antilla mayor en la Revolución Cubana. Con esa misma intensidad, estos morbos se han trasladado hacia la Revolución Bolivariana en su expresión en cada uno de los niveles donde hace gestión publica.

Las esperanzas de quienes depositaron en el alcalde Alí sus aspiraciones de generar riqueza y bienestar común se estrellaron de frente contra esos trastornos que han retrocedido hasta etapas decimonónicas los avances en materia de políticas publicas que se habían alcanzado en la tan vituperada cuarta república. En materia de gestión estamos en niveles de nulidad. En ese deposito se embarcaron todos los zaraceños, al fin y al cabo es el alcalde de todos.

 

Ojalá que la gestión del alcalde Alí no pase a la historia como una remora de lo peor en gestión y con un fardo de corrupción a cuestas.

 

Repetimos para que quede bien claro, la ineficiencia, el sectarismo, los anacronismos, la incompetencia y la ineptitud son una manera de corrupción y una via bien abierta de robarse las esperanzas de quienes hicieron su deposito en el Alcalde Freddy Ali.

¿Vamos con todo o por todo? ¿Hasta por la esperanza?