CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

miércoles, 16 de septiembre de 2009

¡MAS CULPABLE ES EL CLIENTE!

Hace poco mi banco desde hace 32 años me debito irregularmente, tres cargos por una compra que hice en el supermercado. De esas tres, una es la legal que va a la cuenta del supermercado; las otras dos fueron al bolsillo de algún burócrata tecnológico de la entidad, de las cuales una sola me ha sido devuelta.

Alli empezó el Cristo de mi bolsillo a padecer.

Para la banca venezolana, el cliente o usuario de sus servicios; la inversión de la carga de la prueba es el dia a dia.

Desde el mismo momento en que se pisa las instalaciones de una entidad somos CULPABLES, hasta que demostremos lo contrario; pero cuando se trata del mismo banco, este es INOCENTE hasta el final.

Somos los usuarios quienes debemos demostrar y acumular las pruebas, para demostrar al banco que es culpable de alguna irregularidad cometida por la ineficiencia de sus empleados, de su gerencia o de sus maquinas.

Usted entra a una entidad bancaria y desde ese mismo momento se somete a una dictadura que finaliza cuando usted cancela su cuenta. Mientras tenga su cuenta activa, los banqueros lo someten a un suplicio para que usted disponga de su dinero oportunamente.

Apague el celular, cedula de identidad laminada, clave telefónica, fotografía sin lentes, espere mientras confirmamos, vamos a llamar al dueño de la cuenta (cuando se trata de cobrar cheques), cámara de compensación (3 dias minimo), horario administrativo de 8 y media de la mañana hasta las 3 y media de la tarde, feriado bancario (Una vaina que solo existe en Venezuela), cuando llegan los del servicio de traslado de dinero te encierran en el banco hasta que a ellos les de la gana, los mismos musculosos del servicio de traslado de dinero cierran la calle del banco hasta que les da la gana, no puedes comportarte sospechoso dentro del banco, no puedes cuchichear, se fue la línea (una vaina que es una excusa para ganar tiempo mientras llegan los de traslado de valores o se abulta el deposito); ni hablar de los cajeros electrónicos que les meten dinero cuando el gerente le sale del forro (estoy hablando del interior de la república). Digame si el cheque tiene algún rabito que medio diferencie la firma, con la que ellos tienen registrada. ¡Tejodiste!

Ahora, no tenga la usted la desagradable experiencia que un cajero electrónico le raspe su quincena por un desperfecto tecnológico; ojalá no tenga usted la mala suerte que uno de los puntos de venta le debite irregularmente mas alla de lo permitido. Allí si es verdad que pasa usted las de Cain y empieza a vérsela negras. El banco es una mansa paloma y usted debe demostrar que el debito irregular, no fue una irregularidad suya. ¡Es usted quien quiere tracalear al banco!

Llamada telefónica a un numero, donde los operadores normalmente hablan masticando chiclet y bajito para desespero de su interlocutor. Demas está decir que antes de que la llamada sea atendida le hacen permanecer en una larga espera de diez o mas minutos, mientras le ponen una música de aletargamiento que anima a colgar, mientras le insisten que "nuestras líneas están ocupadas en un momento será atendido por alguno de nuestros operadores". Luego esta el proceso de seleccionar los números de las opciones, 1 para esto, 2 para aquello, 3 para lo otro, 4 para no se que y al final uno termina pulsando cualquier numero a ver si la pega; el numero seleccionado te remite a otro abanico de opciones para desespero tuyo; cuando al final eres atendido por alguno de "nuestros operadores" empieza un interrogatorio que ríanse los de la Disip o la KGB. ¡Usted es culpable y punto. El Banco es Inocente! Al final te dan un numero de requerimiento y allí, allí es que empieza su calvario.

El banco se toma el tiempo que considere conveniente para resolver ese caso, mientras usted resuelve por otras vías el problema del mercado, del teléfono, del condominio, de la gasolina del carro, del colegio y de lo que le la gana; al fin y al cabo ese dinero es suyo.

En fin la actividad bancaria es una suerte de ejercicio de la arbitrariedad, que el usuario o cliente consiente de una manera pasiva…no vaya a ser que el banquero se arreche y le ponga las trabas que quiera inventar y te devuelva el dinero cuando le salga…del forro. O simplemente te diga a los tres meses…su reclamo es improcedente.

Cuando me pongo a valorar el rendimiento de los ejercicios de la banca, y en especial de la venezolana; me entra un fresquito cuando para enfrentar las arbitrariedades de estos señores de la banca que se parecen al personaje de "Yo vendi al contado", Hugo Chavez arremete también con su vendaval de arbitrariedades y los amenaza con expropiarlos y estatizarlos.

Me gustaría ver activo un caso, donde un cliente ponga contra las cuerdas a una entidad bancaria y le gane una demanda mil millonaria por haberle "retenido" arbitraria e indebidamente con su tecnología, sus haberes.

Cada vez que leo la reseña de un atraco a un banco, no se porque me llega a la mente ese dicho "Ladrón que roba a ladrón tiene cien años de perdón". La diferencia son las maneras.

Mientras tanto sigo esperando que Banesco me devuelva mi dinero.