CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

viernes, 11 de septiembre de 2009

¿VALE LA PENA VOTAR EN ESTE MOMENTO?

 

Tres problemas debe solucionar la oposición en el corto plazo para convocar a las elecciones de concejales y a la Asamblea Nacional.

En primer lugar el CNE. Mientras no se depure el REP y se controle el masivo proceso de mudanza de electores disidentes, las ventajas operaran a favor del régimen.

Luego está el problema de la FAN. El Plan República es el proceso mediante el cual se proporciona la logística a las elecciones y en ello va incluida la seguridad al material y los centros electorales. Una institución armada completamente al servicio de la Revolución Bolivariana y esgrimiendo permanentemente la bandera del Patria, Socialismo o Muerte…Venceremos y obedeciendo ciegamente los mandatos de su Comandante en Jefe, no garantiza imparcialidad alguna.

Y por último, y este es el más grave, esta la Unidad de la oposición. Los venideros procesos electorales son más descentralizados, más independientes de la línea organizacional de los partidos políticos y allí radican los inconvenientes potenciales para llevar candidaturas unitarias en los 335 municipios del país y los 24 estados. La atomización de las aspiraciones opositoras opera a favor del régimen. Eso hace difícil que en alguno de los concejos municipales se obtenga alguna mayoría e imposible a nivel de la Asamblea Nacional. La Unidad de la oposición en este momento es el problema más grave a solucionar para poder tener un margen de éxito en las venideras elecciones.

La tesis de la participación y la ocupación de los espacios por parte de la oposición, no importa lo amplio que puedan ser, ha demostrado en estos diez años de Revolución Bolivariana su inutilidad ante la aplanadora y la irresponsabilidad de nuestros concejales y diputados.

¿De qué sirvió tener diputados opositores en la primera asamblea? Sus ausencias reiteradas a las sesiones sirvieron para apalancar parte de lo que está ocurriendo en este momento en el país y para afincar los graves errores políticos que se cometieron en aquellos años. Esa misma experiencia se está reeditando con los diputados disidentes al chavismo que hoy forman parte de la oposición y tienen curules en la actual Asamblea Nacional.

¿De qué ha servido tener concejales mudos y ausentes de los grandes problemas del país? Nuestros ediles no han logrado asimilar, me consta, que el problema político del país no se soluciona permitiéndole al alcalde chavista el arreglo de un colector de aguas negras en una localidad o construyendo las aceras y brocales de una barriada; mientras se abren los espacios para compartir la corrupción local. El problema político del país arranca por enfrentar al régimen del Socialismo del Siglo XXI, en su cabeza más emblemática, Hugo Chávez.

Asumamos un escenario donde, una vez realizadas las elecciones parlamentarias a la Asamblea Nacional y de concejales, la oposición alcance un generoso 30% de fuerza…la pregunta es ¿Está solucionado el problema político del país? ¿Va a dejar el Presidente de hostigar y perseguir a la oposición? ¿Se acabará el acoso a los medios de comunicación? ¿Se abrirán las puertas del país para el regreso de los miles de exiliados políticos? ¿Se abrirán las puertas de las cárceles para todos los presos políticos? ¿Se activará el aparato productivo del país para reducir los niveles inflacionarios y ampliar el poder adquisitivo de los venezolanos?

Llevemos ese 30% generoso hasta un imposible 40% de fuerza electoral…¿Se acabará la politización de la FAN? ¿La inseguridad de la población se reducirá a hasta niveles normales? ¿Se terminará con el armamentismo y el guerrerismo de Chávez? ¿Dejaremos de pelear con Colombia? ¿Dejaremos de lado la estúpida pelea con el imperio? ¿Dejaremos de cambiar petróleo por caraotas? ¿Nos olvidaremos de la obsesión nuclear con Ahmadinejead? ¿Dejaremos de ser amigos de las FARC? ¿Cortaremos nuestras vinculaciones con el narcotráfico internacional? ¿Empezaremos a meter en El Rodeo a los ladrones boliburgueses? ¿Dejaremos de lado los amores con la revolución cubana? ¿Cobraremos las cuotas de petróleo que generosamente le enviamos a Cuba? ¿Fidel Castro dejará de ser nuestro Comandante en Jefe?

Ahora, vamos a extender ese 40% hasta un 51% utópico de fuerza en la Asamblea Nacional y los concejos municipales, ¿Vamos a recomponer los poderes públicos? ¿El CNE dejará de ser un apéndice del ejecutivo? ¿La Asamblea Nacional dejará de ser un Ministerio del Poder Popular para la Legislación? ¿La Defensoría del Pueblo empezará a defender al pueblo? ¿La Fiscalía General de la República recuperara su independencia? ¿Clodosvaldo Russian empezará a instruir expedientes de corrupción a la Boliburguesia? ¿Los expedientes que tiene acumulado el Tribunal Supremo de Justicia en contra de Hugo Chávez se empezarán a acelerar y a tener decisiones?

Finalmente, alarguemos ese 51% hasta un mitológico 65% de potencia legislativa en la Asamblea Nacional y en los concejos municipales. ¿Ese porcentaje de chavismo duro que está en el orden del 15% en las encuestas…como lo manejamos? ¿Las bandas armadas rojas rojitas como las controlamos con una Fuerza Armada Nacional atornillada con el Presidente? ¿Ese porcentaje es suficiente para empezar a desmontar el régimen castro-chavista? ¿Podemos arrinconar a Hugo Chávez para que renuncie?

Insisto, mientras no haya propuestas viables por parte de la oposición, para solucionar el problema del CNE, de la FAN y de la UNIDAD DE LA OPOSICIÓN, ir a votar es una soberana pérdida de tiempo y hacerlo no soluciona el grave problema político del país.

El régimen siempre tendrá candidatos unitarios, lemas únicos, una sola campaña, un solo emblema, una propuesta central y un solo líder; contra esa realidad los candidatos de la oposición irán cuesta arriba y en condiciones desventajosas.

Esto último hace, que de esos tres problemas, la UNIDAD DE LA OPOSICION sea el más grave y una de las maneras para empezar a llamar a nuclearse, es construir una plataforma donde ese alto porcentaje de venezolanos que responde a las preguntas de las encuestas se ubica en el NINGUNO o el NO SABE/NO CONTESTA.

Allí somos mayoría, vamos entonces a proponer unirnos en torno a la ABSTENCION.