CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

sábado, 26 de diciembre de 2009

RAFAEL CALDERA

Escribir sobre un hombre cuyo deceso acaba de ocurrir es difícil. Es inevitable la pasión cuando este, es un hombre publico que pasó por mas de cincuenta años de ejercicio político y de influencia en la Venezuela contemporánea; si a ello le incluyes dos periodos presidenciales, es dificil carecer de opinión en torno a su transito terrenal.

Ese hombre es Rafael Caldera.

Es incuestionable que el ex presidente Caldera fue uno de los venezolanos mas relevantes del siglo XX. Abogado, doctor en Ciencias Políticas, profesor universitario, escritor, articulista, ensayista, diputado, senador, jefe de Estado, caudillo político y demócrata; el ex presidente fue un humanista internacionalmente reconocido con títulos y honores concedidos por más de veinticinco Universidades de América y Europa.

Sin hacer demeritos, a los otros sectores que caracterizaron la obra publica de Rafael Caldera, es su trayectoria política la que servirá de referencia fundamental para construir su semblanza de venezolano notable de la segunda mitad del siglo XX.

En Rafael Caldera hay que distinguir varios periodos, claramente definidos en su vida política. Tres sobresalen significativamente.

El Caldera derechista y ortodoxo de sus primeros años de la política, parte de los gobiernos del General Eleazar Lopez Contreras y el General Isaias Medina Angarita; en los cuales fue Sub Director de la Oficina Nacional del Trabajo y Diputado; fundador de varias organizaciones políticas como la Unión Nacional Estudiantil (UNE) y el Movimiento de Acción Nacional (MAN) que precedieron estructuralmente y sirvieron de antesala doctrinaria a su partido emblemático Copei.

El Caldera republicano y socialcristiano de la etapa post perejimenista con la bandera de Copei, iniciador del proceso político de la republica democrática consolidada sobre la Constitucion Nacional de 1.961, periodo en el cuál participó en las elecciones de 1.958 contra Romulo Betancourt y porteriormente en las realizadas en 1.963 contra Raul Leoni; hasta que en 1.968, luego de diez años de hegemonía adeca le gana unas reñidas elecciones a Gonzalo Barrios.

En este periodo presidencial de Caldera se inició un proceso de pacificación política del país, para abrir los caminos democráticos y de la paz, a los integrantes de la guerrilla castro comunista originada desde el Partido Comunista de Venezuela (PCV) y el Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) que había teñido de violencia a la republica desde el año de 1.960; alentada desde La Habana, Cuba.

Por ultimo, el Caldera bien arrimado a las izquierdas después de la política de pacificación iniciada en su primer gobierno y consolidada en el segundo; y distanciado de su creación política republicana – el partido Copei - cuando su sexta carrera a la Presidencia fue interrumpida por sus delfines politicos en 1988.

En este periodo su carrera política parecía enterrada, pero el 4 de febrero de 1992 con su histórico discurso ante el Congreso Nacional y tras el primero de los dos intentos de golpe de Estado de ese año, emergió con un nuevo liderazgo y una visión política que lo catapultó hacia la segunda presidencia de la república.

La segunda presidencia de Rafael Caldera sirvió de marco para la pacificación militar del país, que se consolidó en el controvertido sobreseimiento a la causa militar que se le seguía al Teniente Coronel Rafael Hugo Chavez Frías, por los hechos violentos del Golpe de Estado del 4 de febrero de 1.992 y le abrieron el camino para su participación política posterior.

La historia de la llegada del militar felón a la primera magistratura, el 6 de diciembre de 1.998, es un evento político sobre el que ahora se abrirán los espacios para la discusión y el debate; con la desaparición física del ex presidente.

Esos tres periodos definen la participación publica de Rafael Caldera en la vida nacional y abren el camino para una valoración objetiva de su aporte a la construcción de la republica civil que se inició el 23 de enero de 1.958; pero también la que se inició el 6 de diciembre de 1.998 con la llegada al poder del Presidente Hugo Chavez y su declaración de la llegada de la Revolución Bolivariana y el Socialismo del siglo XXI.

Es innegable que Caldera fue un gran aliado de Romulo Betancourt en la construcción de la Republica civil que duró hasta la entrega de su gobierno en 1.998. Es, este periodo, su referencia política mas importante y el que servirá de base a la evaluación su trayectoria como político, estadista y constructor al sistema de libertades que caracterizo la etapa republicana surgida después del 23 de enero de 1.958 y consolidada sobre el acuerdo político denominado Pacto de Punto Fijo.

Los grandes pilares de ese acuerdo suscrito en Nueva York el 31 de enero de 1.958 entre Romulo Betancourt, Jovito Villalba y Rafael Caldera, como representantes de los mas importantes partidos políticos en esa coyuntura y para garantizar la estabilidad de la naciente democracia fueron también la vanguardia política mas importante para establecer los referentes al nuevo marco de convivencia de la Sociedad Venezolana. Ese convenio sentó las bases del nacimiento, crecimiento y desarrollo de dos generaciones de venezolanos que cultivaron los arquetipos de la paz, la libertad, los derechos humanos y la democracia.

Con Rafael Caldera si queda enterrado definitivamente el ultimo sobreviviente emblemático del Pacto de Punto Fijo, tan vituperado en estos tiempos de Revolución Bolivariana; pero además, estos once años de Socialismo del siglo XXI reivindican la obra política y social de esos cuarenta años de la democracia republicana y civilista, que disfrutamos los venezolanos con sus errores y aciertos y de la cuál Rafael Caldera fue uno de sus artífices y creadores.

Paz a sus restos