CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

sábado, 6 de febrero de 2010

VALDES Y SUS RAMIRITOS

La presencia del Comandante Revolucionario de Cuba Ramiro Valdés en Venezuela, la ha querido encubrir el Presidente Hugo Chávez con el tema del servicio eléctrico y las fallas que ha venido presentando este, en los últimos meses.

Las motivaciones de la aparición de este siniestro personaje, son de otra naturaleza y atienden mas a la oscuridad de la muerte, la represión, las represalias, el hostigamiento y las cárceles; que al funcionamiento de un servicio tan fundamental en una sociedad civilizada y en vías hacia el desarrollo, como el de la energía eléctrica; todo en el engranaje de un sistema de derecho encaminado a la luz de la vida, la paz, la libertad, la independencia y la democracia.

El emisario de Fidel Castro en el gobierno bolivariano es actualmente Ministro de Telecomunicaciones e Informática y miembro del Consejo de Estado de Cuba. El historial político de Valdés lo registra como el Ministro del Interior en el periodo de 1.961 a 1.968, precisamente el lapso de las detenciones, los exiliados, los fusilamientos, las ejecuciones sumarias y las desapariciones forzadas de miles de cubanos disidentes durante la época de la consolidación de la Revolución Cubana.

Ramiro Valdés es el hombre de Fidel Castro en Venezuela y conociendo la subordinación anímica, política y emocional de Hugo Chávez hacia el dictador caribeño, Ramirito es el hombre fuerte en el país. Es una personificación tan macabra políticamente de Fidel en la tierra de gracia, como lo pudiera ser Nerón en la contemplación homicida y sádica de la Roma imperial ardiendo, bajo la pulsación de la lira.

¿Quién es Ramirito?

Es uno de los comandantes históricos y políticos de la revolución cubana. Es uno de los veteranos participantes de la acción militar que dio inicio el 26 de julio de 1953 con el asalto al Cuartel Moncada. Ostenta desde 1976 el grado militar honorífico de Comandante de la Revolución. Es actualmente Vicepresidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros de Cuba. De manera tal que Ramiro Valdés tiene entidad y peso especifico en el gobierno cubano. Rinde cuentas directamente a Fidel Castro.

El hombre duro del régimen, como se le califica a Ramiro Valdés, es la extensión del brazo largo de la inteligencia y contrainteligencia cubana en cualquier parte del mundo; con un largo historial que pasa por la selección y entrenamiento del personal de seguridad de Fidel Castro en los inicios de la revolución, la organización del todopoderoso buro del G-2 antillano, el contacto directo con la KGB soviética, la oscura represión durante la Playa Girón, fue el factor más importante en la reorganización del famoso DGI, el servicio cubano de inteligencia en el exterior. Pero además, Valdés fue el organizador de las famosas hordas fanáticas de cubanos entrenados para enfrentar internamente la contrarrevolución. Ministro del Interior de la revolución desde 1.961 hasta 1.968 en un momento en que llego a tener casi 70.000 cubanos en las cárceles, perseguidos, hostigados y fusilados.

El expediente militar de Valdés, alias "Ramirito", revela que su experiencia es el espionaje, pues fue el creador de los servicios cubanos de inteligencia y también  Jefe de la Dirección de Investigaciones del Ejército Rebelde (ER).

Su despacho se encarga de las telecomunicaciones, el correo, la industria electrónica, la transmisión de la radiodifusión, la tecnología de la información y el espectro radioeléctrico.

De la entidad depende la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa), una compañía cubano-italiana que posee el monopolio de las comunicaciones en la isla, y factura cientos de millones de dólares al año.

Pero ese ministerio tiene también un gran peso político en la denominada "Batalla de las Ideas" impulsada por Fidel Castro, y que incluye varias decenas de programas educativos y de salud que poseen claras connotaciones ideológicas y de inducción política.

Es importante destacar que el actual Vicepresidente del Consejo de Ministros y  Vicepresidente del Consejo de Estado de Cuba, fue el brazo ejecutor de la subversión castrista en el hemisferio. Las incursiones de los sicarios de la revolución cubana en Venezuela, Bolivia, Colombia y el resto de los países del continente contaron con la asesoría de Valdés. La experiencia fallida de Machurucuto se la reivindica ahora Hugo Chávez a Fidel Castro con la permisividad arbitraria de la presencia de Ramiro Valdés en el territorio venezolano con funciones y misiones de procónsul.

Ali Rodríguez Araque (a) Comandante Fausto durante la época de las guerrillas venezolanas fue aventajado alumno de Ramiro Valdés en las largas temporadas que aquel pasó en la isla. Vuelven ahora a trabajar juntos, este como Coordinador de la recuperación eléctrica del país y aquel como Ministro de Electricidad.

Por años Ramiro Valdés, por estar al frente de la policía política, fue más temido que Raúl Castro. La participación de sus hombres como instructores, interrogadores y combatientes en la lucha contra los que enfrentaban al totalitarismo le confirió una triste popularidad por la crueldad de sus métodos. Las redadas, condenas y ejecuciones estaban a cargo de los "Ramiritos" como se conocían a los muchachos de Valdés.

Ramiro es el tercer hombre de poder en la Cuba revolucionaria, algunos analistas y conocedores de la vinculación con Fidel lo colocan por encima de Raúl.

¿Que justifica la presencia de Ramiro Valdés en Venezuela?

El gobierno bolivariano de Chávez ha venido arrastrando la secuela de las movilizaciones estudiantiles durante casi todo el año de 2.009; lo que ha transcurrido del año 2.010 a partir del cierre de la señal de cable de RCTV pronostica que las manifestaciones estudiantiles escalaran peligrosamente hasta los niveles de control del orden publico que amenazarán la ingobernabilidad. Si a ello le agregamos la potencialidad de un estallido social como producto del alto costo de la vida y el desabastecimiento en muchos de los productos de la cesta básica, la ineficiencia en la gerencia de los servicios públicos; especialmente el agua y la luz; los incontrolables niveles de la inseguridad y la impunidad en el combate a la corrupción inserta en la nomenclatura chavista, potencian un escenario inminente, que amenaza con llevarse por delante el gobierno de Hugo Chávez y con ello la Revolución Bolivariana y el régimen del Socialismo del siglo XXI.

Nada se vislumbra en el horizonte que pueda alterar la dinámica de la actual conflictividad social. Las causas de la protesta se han exponenciado hasta niveles irracionales e incontrolables, los servicios públicos han insistido en su colapso inminente; el estomago y los bolsillos de los venezolanos sin ningún tipo de distingo, continúan en su contracción por razones del alto costo de la vida y la disminución del poder adquisitivo; la impunidad en el combate a la corrupción del alto gobierno y la familia presidencial lleva hasta niveles de arrebato colectivo a chavistas y opositores, la delincuencia está obligando a la aplicar en algunos sectores la Ley del Talión. El ojo por ojo y el diente por diente de los sectores populares ha extremado a niveles de culillo del alto gobierno, la posibilidad de la ingobernabilidad hasta las rejas de Miraflores.

El fantasma del caracazo de 1.989, uno de los soportes conceptuales y políticos de la Revolución Bolivariana amenaza con regresarse hacia el régimen rojo rojito con una intensidad mayor a la de la época de Pérez.

Ante este escenario, todo hace concluir que la reedición de los eventos del 11 de abril de 2.002, puedan presentarse con mayor intensidad y experiencia refinada en una suerte de libreto donde todo el mundo dentro de la Fuerza Armada Nacional (FAN) sabe que va a ocurrir, quienes son los actores, cual es el rol de cada quien, que intereses van a atender y quien califica para eso que se llama en una Apreciación de Inteligencia, en el dispositivo, la composición y la fuerza del enemigo.

Esos planes existen dentro de la institución armada; son parte de esos procesos de planificación permanente y continua que existen en los estados mayores y los demás staffs de los organismos de seguridad del estado (DIM y DISIP).

Como parte de la aplicación de la Doctrina de la Guerra Asimétrica y la ejecución de la Guerra de Cuarta Generación el enemigo interno es en este momento la oposición política; eso se ha ventilado públicamente por altos personeros del gobierno; pero en algún momento ese lugar lo va a ocupar el actual régimen. Cuando el control de orden publico desborde la Policia Metropolitana y la Guardia Nacional; y el Plan de Operaciones Soberania en todo el país y en particular el Avila en la jurisdicción de Caracas esté en Alerta Rojo; El Ejército será emplazado para salir a enfrentar la violencia desbordada y las armas institucionales se orientarán hacia otro blanco. Allí está la justificación de la presencia de Ramiro Valdés en Venezuela.

Como avanzada en la Venezuela revolucionaria y roja rojita, los cubanos están en el orden de 65.000 combatientes distribuidos en áreas sensibles del país. Independientemente de la misión primaria que han venido desarrollando en el país; salud, educación, identificación, energía eléctrica, etc; la concepción doctrinaria de la Revolución Cubana en el planteamiento operativo de la Defensa Integral para enfrentar la invasión del Imperio ha sido la preparación militar de todos los cubanos. Ese pensamiento castrense ha sido el referente para la doctrina, organización y equipamiento de las bandas armadas del gobierno que se han activado para la defensa de la Revolución Bolivariana y enfrentamiento permanente de las movilizaciones opositoras.

Grupos armados al margen de la ley como el Colectivo de Trabajo La Piedrita, la Unidad Táctica Néstor Serpa Cartolini, el Movimiento Revolucionario de Liberación Los Carapaicas, el Movimiento Revolucionario Los Tupamaros en el área urbana y las Fuerzas Bolivarianas de Liberación (FBL) en el área rural; con los quinta columnas infiltrados en la Fuerza Armada Nacional de las Milicias Nacionales Bolivarianas tienen la responsabilidad de neutralizar cualquier reacción del sector institucional castrense a la hora de las chiquiticas.

Estos grupos, mas las avanzadas de los contingentes cubanos encubiertos en las áreas de salud, identificación y extranjería, electricidad y la FAN; que ya han levantado el censo de inteligencia en todo el país y con capacidad de replegarse hasta áreas de concentración previamente definidas para constituirse en unidades de combate organizadas, equipadas y adiestradas para disponerse en unidades de ocupación en todo el territorio nacional; es la Fuerza Armada paralela que viene a comandar con la fuerza de la represión, el hostigamiento, la persecución y la cárcel, el Torquemada revolucionario Ramiro Valdés. Todo un ejército de "ramiritos".

¿Qué hacer?

La Constitución Nacional de la Republica Bolivariana de Venezuela establece en el articulo 322 el principio de la corresponsabilidad en las tareas de seguridad y defensa para todos los venezolanos.

Pero además, no debemos olvidar que la principal motivación de Hugo Chávez para solicitar este relevista de alto poder represivo como Ramiro Valdés y sus "ramiritos" es el natural deterioro en su popularidad y la posibilidad casi concreta de una derrota electoral el venidero 26 de septiembre de 2.010.

El régimen siente el sol sobre sus espaldas, presiente que esta de salida y de preaviso, y de allí la presencia del cancerbero de Fidel para tratar de sembrar el miedo entre el vasto sector que va a expresarse en las elecciones para la Asamblea Nacional.

Pero además, los venezolanos deben estar conscientes que la irresponsabilidad homicida de Hugo Chávez pone a las puertas de una carnicería la seguridad de la Nación.

Los criollos debemos alentar con toda el alma el camino del 26 de septiembre de 2.010 para las elecciones del la Asamblea Nacional, pero no debemos olvidar el rumbo siniestro y dictatorial que ha tomado la Revolución Bolivariana, obviando todo margen del estado de derecho y los fueros constitucionales.

Por los momentos, la artillería de las fuerzas de ocupación va a empezar a batir los blancos lucrativos que se encarnan en la vanguardia más importante de la disidencia al régimen en el ciberespacio. Unidades de la batalla comunicacional que aun no han sido controladas por el régimen como Twitter, Facebook, los blogs, los mensajes SMS y MMS, la telefonía celular y el acceso libre y discrecional a Internet empezaran a sentir las bombas de alto calibre para erosionar la iniciativa que deriva de esos reductos, en la emisión de los mensajes de libertad y democracia. Esa es la especialidad de Ramiro Valdés en el despacho que ostenta en la isla. Viene a Venezuela a comandar directamente esas operaciones. Cuando esas posiciones sean batidas, será el momento de los ramiritos. De la web 2.0 vendrán por la oposición en todos los espacios.

La fuerza y el valor de los venezolanos debe salir con el suficiente coraje a enfrentar los ramiritos de Valdés en cualquier escenario donde haya menester defender el honor de la republica y de la Constitución Nacional de la Republica Bolivariana de Venezuela y presentar las respuestas a la violencia de acuerdo a la necesidad, la oportunidad, la pertinencia y la proporcionalidad de una legitima defensa; de Hugo Chávez se encargará el Tribunal Penal Internacional.