CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

sábado, 12 de febrero de 2011

CON AMARGO DE ANGOSTURA

El articulo 328 de la Constitucion señala que la FAN entre otras cosas, no estará al servicio de parcialidad politica

“Señor. ¡Dichoso el ciudadano que bajo el escudo de las armas de su mando ha convocado la soberanía nacional para que ejerza su voluntad absoluta! Yo, pues, me cuento entre los seres más favorecidos de la Divina Providencia, ya que he tenido el honor de reunir a los representantes del pueblo de Venezuela en este augusto Congreso, fuente de la autoridad legítima, depósito de la voluntad soberana y árbitro del destino de la nación.

Simón Bolívar

Discurso ante el Congreso de Angostura el 15 de febrero de 1.819”

Me asalta la curiosidad, por la designación del General en Jefe Henry Rangel Silva, como orador de orden, designado por la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, con motivo de un nuevo aniversario del discurso pronunciado por el Libertador Simón Bolívar en el Congreso Constituyente de Angostura el 15 de febrero de 1.819. La intriga me surge de la revisión de los créditos constitucionales del Jefe del Comando Estratégico Operacional para analizar esa importante obra. Sobre todo procediendo del autor de la frase “…la hipótesis (de un gobierno de la oposición) es difícil, sería vender al país, eso no lo va a aceptar la gente, la FAN no, y el pueblo menos”

Este Licurgo rojo rojito ha sido ungido por la mayoría parlamentaria que representa a una minoría de la sociedad venezolana para hacer una disección revolucionaria y tendenciosa del importante documento constituyente del Libertador Simón Bolívar expresado en los predios de la Guayana de la Independencia. En este documento Bolívar como jefe del Estado se dirige a los congresistas del país no sólo para expresar su opinión sobre lo que debía ser el proyecto constitucional a sancionarse, sino también una profunda reflexión sobre la situación que vivía Venezuela a fines de 1818.

Asumo que el General en Jefe Rangel, que ha hecho como siempre prodigios, irá a restablecer la línea contra la oposición y a emplazar a la sociedad venezolana del nuevo milenio, en las adaptaciones de eso que llaman el Socialismo del siglo XXI a la realidad criolla. Lo contrario de lo expresado por El Libertador en tan importante texto histórico.

Bolívar desmenuzó de manera intensa la realidad de su tiempo y de la coyuntura independentista, señalando la conveniencia de que las instituciones que surgieran en América a raíz del proceso emancipador, debían responder a las necesidades y posibilidades de estas sociedades, sin copiar modelos de tierras extrañas. ¡Qué conveniente redacción en estos tiempos de formato cubano al detalle!

"Moral y luces son los polos de una República, moral y luces son nuestras primeras necesidades"

Me gustaría estar sentado en primera fila, para oír las justificaciones constitucionales de este Clistenes que levanta las banderas del “Patria, Socialismo o Muerte” para aparejar con la Carta Magna actual, la inmoralidad de un régimen que se metió por la angostura de la Constitución Nacional de 1.961 para argumentar los golpes de estado del 4 de febrero y 27 de noviembre de 1.992.

O simplemente, disponer del tiempo suficiente, para ver por televisión en la obligada cadena de ese día, a este Solón de media bota de campaña y guerrera carmesí, documentar las bondades constitucionales del comunismo demodé que han querido vender durante 12 años ¿Será sobre la moral del régimen del barbudo antillano? O ¿Sobre las luces que encandilan en 52 años de la revolución cubana?

En todo caso me conformaría con un radiecito para oír a este Catón de Utica con arreos de General en Jefe rojo rojito, en su descargo de pruebas para negar la vigencia del Discurso de Angostura en aquello de “Dichoso el ciudadano que bajo el escudo de las armas de su mando ha convocado la soberanía nacional para que ejerza su voluntad absoluta” ¡Si…esa que se va a convocar en diciembre del año 2.012”

Después de pronunciar su discurso, Bolívar tomó juramento a los diputados y luego puso en manos del presidente del Congreso, Francisco Antonio Zea, su bastón de mando, renunciando con esto a su cargo de jefe supremo. Esta parte si me gustaría que la aparejara, pero su propio jefe, que estará siguiendo desde primera fila, las incidencias del discurso de su centauro.

Por encima de la curiosidad preliminar, que se ha exteriorizado con las notas anteriores de este texto, a mí me parece que la designación del General Henry Rangel Silva como orador de orden para la conmemoración del nuevo aniversario del histórico Discurso del Libertador ante el Congreso Constituyente de Angostura, el 15 de febrero de 1.819, es una reedición en versión de la Guerra Asimétrica de estos tiempos revolucionarios, del asalto de las tropas del General José Tadeo Monagas al Congreso Nacional el 24 de enero de 1.848.