CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

domingo, 29 de mayo de 2011

CONTRACARA

LechavEl acto político de Antonio Ledezma realizado ayer sábado 28 de mayo de 2.011 en Zaraza, estado Guárico evidenció que aún siguen vivas las viejas y arbitrarias prácticas políticas que permitieron la llegada de Hugo Chávez al poder.

En efecto la abusiva decisión del Alcalde Metropolitano de pasar por encima la decisión debatida sobremanera por la Mesa de la Unidad Democrática de Pedro Zaraza, de desarrollar una agenda protocolar sobria y equilibrada, y en sintonía con el acuerdo unitario macro, para el acto político en el Gran Salón del Hotel Unare; en nada se diferencia de las decisiones cupulares que se observaban para articular trapisondas antes de la llegada del Teniente Coronel Hugo Chávez al poder.

Pero además, esa decisión de Ledezma de irrespetar las decisiones locales, es idéntica a la que tomó el Comandante Presidente de ponerle un gobierno paralelo en la gestión de la Alcaldía Metropolitana al frente del cual está la señora Jacqueline Farías. De manera que la arbitrariedad del presente político de la Revolución Bolivariana y el Socialismo del siglo XXI es un cartabón del pasado malo que representa Antonio Ledezma.

Este atropello generó que una nutrida representación de las organizaciones políticas de Acción Democrática, Copei, Primero Justicia, Bandera Roja, Un Nuevo Tiempo y Podemos, parte de la asistencia, se retirara del acto como una manifestación de desacuerdo al desafuero y que se le hiciera un airado reclamo en pleno desarrollo del programa para bochorno del abanderado visitante. Eso indica que el exceso surgido desde la decisión personal del pre candidato Ledezma fue un flaco servicio a la construcción de la UNIDAD en el municipio Pedro Zaraza y una expresión a contravía de lo que él mismo desarrolló en su discurso.

Fue un maltrato cupular y autoritario de absoluto desprecio humillante a la localidad de Zaraza y la dirigencia representada en la Mesa Unitaria Democrática municipal, el empleado por el pre candidato unitario socialdemócrata, al modificar decisiones ya consensuadas y debatidas suficientemente por las fuerzas políticas. Pero además se le hace un flaco servicio a su postulación presidencial, al colocar de relieve los vicios del pasado funesto y perverso en las prácticas clientelares que erosionaron los 40 años de democracia representativa después de 1.958.

La medida abiertamente favoreció la tracalería política, la improvisación planificacional, la truhanería clientelar y la picardía como practica personal, profesional y política; tan características del actual régimen del Teniente Coronel Hugo Chávez y tan comunes antes de la llegada de la revolución.

Esta decisión de Ledezma similares a las del pasado que contribuyó a la llegada del actual régimen de la Revolución Bolivariana y el Socialismo del siglo XXI, son idénticas a las que toma Chávez en el presente rojo rojito caracterizado por la corrupción y el autoritarismo.

En las manos de los partidos políticos, los gremios, los vecinos, los estudiantes, los productores, los empresarios, los chavistas que perdieron la esperanza y la sociedad civil está el proceso de la construcción del futuro.