CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

miércoles, 17 de octubre de 2012

¿QUE FALLO?

No_al_Fraude_electoral (2)
¿Qué falló para alcanzar la victoria? Teníamos el candidato, el plan de campaña, el Comando de campaña, los medios, los partidos y lo mas importante…disponíamos de la emoción de los venezolanos para pasar victoriosos la raya de la victoria y ahora con la derrota en los números  se han sentido defraudados por el liderazgo de la oposición..

¿Qué falló el 7 de octubre? Siento que esa respuesta la tiene el comando de campaña, el candidato y la Mesa de la Unidad Democrática y estos no deben escudarse bajo los subterfugios de unidad, de abstención o de radicalismo.

El liderazgo político no debe subestimar a los venezolanos que confiaron sus esperanzas en la candidatura de Henrique Capriles Radonski. La resaca electoral que se anida en las presunciones de fraude en la opinión de una gran mayoría que se expresa a través de las redes sociales, de los medios de comunicación social y “radio bemba” e incluso en los jóvenes estudiantes que se fueron directo a la Plaza Altamira a manifestarse, no deben ser despachadas con francotiradores de la web y de la pantalla chica, que acusan a los defraudados por los resultados, de ser tontos útiles de Mario Silva o agentes encubiertos del G-2.

Hay sobradas razones para sentirse despojados de un triunfo que se vendió desde los inicios con una gran posibilidad de victoria en las movilizaciones, en el activismo, en las encuestas al final de la campaña, en la desesperanza de los chavistas blandos, en la decisión al final de los ni ni e indecisos y en la postura del candidato, del Jefe del Comando de Campaña y del Coordinador de la Mesa de la Unidad Democrática entre las 6 de la tarde, hasta el anuncio de Tibisay Lucena proclamando vencedor a Hugo Chávez.

Entonces…¿Qué falló? ¿Es tan difícil asumir responsabilidades?

Yo percibo que hasta este momento ni el candidato, ni el Comando de Campaña, ni la Mesa de la Unidad Democrática, ni nuestros técnicos electorales quieren aventurarse a declarar el fraude porque sería una declaración de incompetencia e inutilidad en el conocimiento del adversario y de lo que fue capaz de hacer en dos horas para reventar el aluvión de dos millones de votos entre las 6 pm del domingo 7 de octubre hasta las 8 pasaditas. Porque luego tienen que demostrar con evidencias y exponerse a la persecución del régimen y de eso hay un rosario desde los lejanos días del referendo revocatorio del 15 de agosto de 2.004.

Lo que todo el mundo, incluyendo el chavista de a pie, intuye como una fina maniobra elaborada para favorecer al candidato oficial en los resultados electorales , nuestros lideres lo desconocen y simplemente se atreven a calificarlos como ventajismo, como el poder del estado a favor de una candidatura y como el desequilibrio en un torneo electoral, eso en cualquier país donde funcionen las instituciones y se respete el estado de derecho es…fraude.

A la mayoría opositora le gustaría oír a Leopoldo López presentando las copias de las 39.302 actas de votación equivalentes a igual numero de testigos que teníamos acreditados en las mesas electorales. ¿Merecemos los electores una respuesta de Leopoldo mas allá de los consuelos declarativos que se han hecho? ¿Y si no las tiene porque no asume su responsabilidad? ¿No quiere sacrificar su futuro político?

¿Por qué Ramón Guillermo Aveledo no explica a la sociedad civil la ausencia de los partidos políticos de la campaña de Henrique Capriles Radonski? ¿Porque no asume su barranco de los guarismos del conteo rápido del domingo 7? ¿Eso también es muy difícil?

¿Por qué Armando Briquet selló el Comando de Campaña a las recomendaciones para enderezar el curso de la campaña? Pero además ¿Porque los numeritos del conteo rápido tampoco le cuadraron?

Y por ultimo ¿Por qué Henrique Capriles Radonski desdeña el capital político nacional acumulado durante la campaña, para lanzarse como candidato por el estado Miranda en las elecciones de gobernadores? ¿Porque los argumentos de la derrota son reconociendo las bondades de la maquinaria del régimen? ¿Ese es su premio de consolación para evitar la persecución que le vendrá por añadidura al estilo Manuel Rosales?

¡Hay muchos porque en el ambiente y no hay liderazgo capaz de asumir el barranco de la derrota!

Soy un firme convencido del fraude del pasado 7 de octubre de 2.012. No dispongo de la solución de un algoritmo metido en el software de las maquinas de votación para convencer como se originó la conversión de los resultados de Capriles en votos para Chávez. Nuestros técnicos electorales no han sido capaces de desentrañar ese misterio y se han limitado a certificar las auditorias de las maquinas y además de garantizar que “la automatización es exacta hasta un margen de 99,999% y que la cantidad de validaciones, revalidaciones y auditorías son exhaustivamente altas. Pero hay suficientes elementos de convicción en relación al comportamiento del CNE, en la disposición de los poderes del estado al servicio de la candidatura oficial incluyendo a la FAN, cuya responsabilidad en la logística del Plan Republica tiene una inequívoca definición de neutralidad histórica, que se obvió en esta coyuntura. Entonces…¿Hubo fraude? Mientras el DRAE y la legislación tengan establecido lo que es un fraude, eso es lo que ocurrió el 7 de octubre. Es decir tiene rabo de cochino, oreja de cochino, patas de cochino y unos chicharrones espectaculares; no puede ser un ornitorrinco.

La timidez de las posturas de los lideres fundamentales de la oposición en el tema del fraude contrastan con las de algunos de sus voceros mediáticos y de las redes sociales quienes agreden y acusan de fichas del gobiernos a los sectores de oposición que están defendiendo el voto que le dieron a Henrique Capriles Radonski.

Si es censurable la actitud de estos compañeros de ruta opositora, mas lo es de quienes le dan un voto de confianza al régimen, esperanzados en la cuotas de poder que se alcanzarían en las venideras elecciones de gobernadores y de alcaldes con el mismo sistema electoral que le dio el zarpazo a la victoria de Capriles.

¿Y entonces?

La vía mas cómoda es reconocer el triunfo de Hugo Chávez y olvidarnos de las promesas de la campaña, de las movilizaciones nacionales, del llenazo de la Avenida Bolívar y las 23 capitales del interior del país, de la esperanza del cambio sembrada en el remate de la campaña y en la sonrisa contenida por dos horas ante las cámaras de televisión por Capriles, Aveledo y Briquet hasta el anuncio de Tibisay dando ganador a Hugo Chávez. La otra senda, la difícil,  es reconocer los errores de la campaña, la inutilidad del Comando de Campaña, el sectarismo en la conducción de la misma, la incapacidad para detectar los errores y donde fallamos, y solazarnos en la “alegría de tísico” del crecimiento electoral, de la ocupación de los espacios, del combate a la antipolitica y otras simplezas que no encajan con la coyuntura, pero eso significaría el entierro político de muchos. ¿Y entonces?

Si nos comemos el cuentico de la victoria que tuvimos el 7 de octubre de 2.012, según las interpretaciones de las zorras de Esopo de la oposición con la ganadera de espacios, la posibilidad de ganar muchas gobernaciones el 16 de diciembre y numerosas alcaldías en el 2.013 y el crecimiento numérico y porcentual de la oposición desde los lejanos años de 1.998, entonces esta si es la propia victoria pírrica o para parafrasear a Hugo, la mejma victoria de mierda. Otra victoria como esa y volveremos solos a la casa.

Es asombroso como algunos de los lideres de la oposición defienden la Operación “Arrase” ejecutada por el régimen en las dos horas que estuvieron Capriles, Aveledo y Briquet pelando el diente en las cámaras de Globovisión, sugiriendo una victoria de nuestro candidato. Esos ciento veinte minutos fueron suficientes para meternos de contrabando casi dos millones de votos que la única explicación cándida que damos en la oposición, es la capacidad de movilización del oficialismo…pero ¿Es la única explicación?

El mismo Capriles se ha encargado de contrastar su "casa por casa" de la campaña con el "puerta por puerta" de esas dos horas heroicas del gobierno, en una suerte de Síndrome de Estocolmo. Realmente esto es el colmo.

¿Merecemos los 6.499.575 electores que sufragamos por Henrique Capriles Radonski una explicación mas seria, mas adulta y con el establecimiento de responsabilidades, sobre los resultados del 7 de octubre de 2.012 que vaya mas allá de las risitas nerviosas?

Hasta el momento no la tenemos y no sabemos nada, entonces…¿Qué falló?