CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

miércoles, 2 de enero de 2013

¿CUANTAS DIVISIONES TIENE NICOLAS? (II)

Fig. 1.- La carrera constitucional de Nicolas y Diosdado tendrá los jalones del 5 y 10 de enero de 2.013. La crisis que se genere por la interpretación de la Constitucion Nacional y su aplicación tendrá el respaldo de la FAN.



La entrevista de Nicolas Maduro en La Habana, presentada anoche 1ero. de Enero de 2.013 a los venezolanos, casi en cadena nacional, trató de ser una buena jugada de ajedrez del Canciller y Vicepresidente. Pero no pasó de eso. De un buen intento que fue torpedeado por las mismas limitaciones políticas de Nicolás y la apresurada preparación que ha venido atesorando en estos 14 años de Revolución Bolivariana.

Nicolas se quiso montar en la expectativa colectiva que está montada alrededor de la salud presidencial y el desconcierto que hay por la ausencia de información fidedigna sobre el pronóstico de la condición física del Presidente de la Republica. Sobre esos desbarajustes comunicacionales montó su lanzamiento como candidato presidencial con un eco político que lo expuso en sus raquitismos intelectuales, sus penurias políticas y su abusiva dependencia de la dupla de los Castro para ungirse como el Delfín de Hugo Chávez.

En un momento de ebullición emocional en ambos bandos políticos por la enfermedad presidencial, Maduro hizo un afinado cálculo político de la entrevista que le hizo TeleSur con el objeto de arrimar la mayor cantidad de brasa electoral a ¿su proyecto?

El grave error del Vicepresidente fue abrazarse en el mensaje con unas apologías inoportunas a la Revolución Cubana por sus 54 años de vida, cuando el interés de la opinión pública estaba centrado en la información sobre el estado de salud del Presidente Hugo Chávez. Eso debe haberlo erosionado políticamente en algunas simpatías oficiales.

La batalla que pueda tener en este momento por su salud el Primer Magistrado Nacional no es la misma que tiene Nicolas Maduro, ni está orientada hacia el mismo objetivo. El norte de Chávez es la vida, el de Nicolas es su futuro político que desgraciadamente depende de la muerte de Hugo Chávez.

La vida política de Maduro en su apresurado camino hacia la presidencia de la republica pende de la muerte física de Chávez.

Pero Nicolas tiene por adversario además, un gran gigante que debe derrotar primero, antes de sortear el difícil tránsito hacia la primera magistratura y su enfrentamiento con Diosdado Cabello y sus divisiones equipadas. Sus luces políticas son escasas, atrabiliarias e irritables, su mano izquierda que ha debido pulirla en la cancillería es un muñón zafio y grosero y su abusiva dependencia de la dictadura cubana para recibir líneas,  es un salivazo certero en las líneas nacionalistas del régimen y de la oposición.

Ese gigantón torpe y lerdo, graficado en sus carencias y menesteres lo tiene atravesado Maduro en su ruta presidencial, como un obstáculo que lo retardará en su camino, le negará el acceso a otros  trayectos o simplemente le impedirá continuar.

Solo con el apoyo colectivo del PSUV, de sus camaradas en la Asamblea Nacional y la movilización de sus partidarios en la base, Nicolas podrá sortear ese enmarañado itinerario hacia la presidencia de la república, pero antes dejará muchas bajas políticas.

Mientras sea así, el ajedrez entre Nicolas y Diosdado se irá desarrollando sin muchos sobresaltos para el actual presidente del parlamento. En los primeros movimientos, el Vicepresidente se irá reduciendo y deteriorando en su propio despliegue sin mucho esfuerzo de Diosdado.

Probablemente no veremos jugadas significativas hasta el 5 de enero de 2.013, cuando se elija el próximo presidente de la Asamblea Nacional, en proyección de lo que ocurrirá 5 días después cuando se materialice el cumplimiento del artículo 231 de la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela y se despeje la verdadera situación de salud de Hugo Chávez.

Artículo 231. El candidato elegido o candidata elegida tomará posesión del cargo de Presidente o Presidenta de la República el diez de enero del primer año de su período constitucional, mediante juramento ante la Asamblea Nacional. Si por cualquier motivo sobrevenido el Presidente o Presidenta de la República no pudiese tomar posesión ante la Asamblea Nacional, lo hará ante el Tribunal Supremo de Justicia.

La verdadera batalla se librará el 5 de enero de 2.013 cuando se elija la directiva de la Asamblea Nacional. Allí se pulseará el destino de la Revolución Bolivariana y se evaluará la fortaleza del texto constitucional. Pero a partir de allí mismo se puede generar una dificultad de gran dimensión que no sabemos cómo y con que la va a enfrentar Nicolas Maduro.

Si se genera una crisis política con la referencia de  ambas fechas, con la actual fragilidad física de Hugo Chávez o su ausencia, y los ánimos caldeados en ambos bandos, se generará una inestabilidad institucional que pondrá a Maduro y a Diosdado a hacer marchas de aproximación desde el Área de Reunión (AR) hasta la Posición de Ataque (PA). De allí a la Línea de Partida (LP) solo mediarán unos carajazos constitucionales de la interpretación que haga algún general del Ejército de la Carta Magna y esos serán los equivalentes a los fuegos de ablandamiento de la artillería.

Lo demás será la aplicación estricta del Manual de Apreciación de la Situación (MC-101-1) de la Escuela Superior del Ejército.

Ese será un buen momento para responderse… ¿Cuántas divisiones tiene Nicolas?