CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

viernes, 7 de junio de 2013

YO VENDÍ A CREDITO

Fig. 1.- Los empresarios han sobrevivido políticamente a cualquier república. Apellidos ilustres grafican como las fortunas se han trepado sobre los hombros de políticos poniéndolos a hacer el papel de tontos útiles.


El dueño de un banco es un empresario del dinero. Su función es exprimir el dinero hasta su máxima expresión para que le produzca la mayor cantidad de rendimiento. Ese rendimiento es lo que llaman intereses. La definición de las tasas de interés de los bancos las define el Banco Central de un país. Los escrúpulos de un banquero estarán limitados hasta donde el sistema con las leyes y providencias se lo permita. Siempre se ha insistido que un banquero no tiene corazón. Es mentira, el músculo cardíaco de un banquero tiene su domicilio en la cartera.

El dueño de un medio de comunicación social es un empresario de la información. Su función es exprimir las ideas, las opiniones, las noticias. El rendimiento de haberle extraído todo el zumo a la información se expresa en eso que llaman las pautas publicitarias. Estas definen la trayectoria del medio, su rating, la calidad de sus programas y de sus columnistas, el tiraje y su nivel de penetración, la cobertura y la capacidad de generar opinión ante la sociedad. Los escrúpulos de un editor están limitados hasta donde sus valores y principios estén alineados con los de una sociedad que aspira vivir en libertad y con la verdad. Cuando un régimen le arrima la canoa de las pautas oficiales a un editor, sus referentes éticos medran y arrinconan la libertad y la verdad. Cuando eso ocurre, el corazón de un editor, como el de un banquero, esta al sur del estomago y en los pliegues posteriores de sus pantalones; en sus bolsillos.

Cuando un editor cede y hace concesiones en los valores de la libertad y la verdad, su denominador común con el de de un banquero es el dinero.

Cuando Wilmer Ruperti empresario de la energía y de las comunicaciones (Canal i) dispone apoyar a un político, por detrás, lo obvio es buscar el acercamiento político, para garantizarse un mayor rendimiento a su dinero ¿Cuántos dólares le sacó al par de pistolas de Simón Bolívar donadas a @chavezcandanga ?

Cuando Juan Domingo Cordero se hace de un medio de comunicación como Globovisión, su objetivo es buscar poder político a través de un medio, también para garantizarse un mayor rendimiento a su dinero.

Entre Wilmer Ruperti y Juan Domingo Cordero no existe ninguna diferencia. Pensar que estos son testaferros de algún político, es no darle la verdadera lectura a lo que ocurrió con los dos videos del caso del Diputado Juan Carlos Caldera y el reciente proceso de adquisición de Globovisión y lo que es peor…subestimarlos.

Ambos hicieron dinero en la cuarta republica recurriendo a políticos útiles a quienes les quedó su tajada simbólica y ambos exponenciaron su fortuna política y financiera en la quinta, entonces ¿Quién testaferreó a quien?

No tengo a la mano hasta el momento, ningún elemento para asumir que un político sea más vivo que un empresario. Estos sobreviven a cualquier republica y aquellos, una vez que se eclipsan, sobreviven chupando de la teta empresarial. Eso es suficiente para concluir donde está alojada la picardía  ¿Quién es el testaferro?

Un buen ejemplo es lo que acaba de ocurrir con los videos que se expusieron con el caso del Diputado Juan Carlos Caldera ¿Quién perdió? ¿Quién ganó?  ¿Quién hizo el papel de pendejo? ¿Quién el de vivo? Ruperti ganó puntos con el régimen y Caldera se estrelló contra Henrique Capriles, contra su partido y en general contra la oposición; además en su contra-ataque se llevó por delante otro diputado opositor (Heliodoro Quintero), dejó mal parado a UNT y a otro sector de la MUD.

La venta de Globovisión es otro muy buen ejemplo de cómo un empresario de la comunicación, cuando hace concesiones a los límites de la verdad y la libertad, se orienta a priorizar sus “cobres”. Eso fue lo que hizo Guillermo Zuloaga (Toda una trayectoria empresarial) cuando aceptó vender a Cordero el capital del canal y cuando hablo del capital me refiero además de sus activos, a trayectoria, el rating, la penetración, la credibilidad y la cobertura, aunque estos realmente no se endosen

¿Quién ganó? ¿Quién perdió? ¿Quién hizo el papel de pendejo? ¿Quién el de vivo?

Hagamos un inventario. Cordero ganó puntos con el régimen, Zuloaga se quitó un dolor de cabeza financiero, la revolución calló “parcialmente” otro medio y otros periodistas, @elcitzen se erosionó profesional y personalmente y está haciendo un papelón en la directiva, la oposición comparte ahora la tribuna de @globovision con el gobierno.

Lo único que ganó la oposición es que ahora habrá menos pescueceo, menos show y más activismo y movilización para poder escalar políticamente. Perdió el esfuerzo de varios dias de calle para recogerle los potazos de las multas a Zuloaga y otra ventana de comunicación.

¿Un empresario pendejo? Ya veremos a Ruperti y a Cordero en la 6ta. haciendo sus mismos negocitos con políticos.

Los empresarios siempre venden al contado, los políticos, no.

¿Pendejos? ¡Como nié!