CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

lunes, 8 de julio de 2013

ENTIERROS DE URNA BLANCA

La nueva Almirante es una construcción de la dictadura cubana para garantizar la permanencia de la revolucion bolivariana en el poder.

No logro entender el optimismo desbordado de algunos factores de la oposición, tras anunciarse la designación de la Almirante en Jefe Carmen Meléndez, como nueva Ministra del Poder Popular para la Defensa (MPPPD).
Cuando uno analiza el curriculum de llegada al cargo, de la Almirante Meléndez y los cargos anteriores en la revolución bolivariana le consigue menos explicación a las trompetas de alegría desbordada de muchos colegas militares.
Se trata de una profesional militar que llega a los niveles de su graduación y altas magistraturas de la función publica de la mano del chavismo militante y en particular de Hugo Chávez; de manera que es una aventura expresar que Meléndez es la viva expresión del factor institucional en la Fuerza Armada Nacional.
Por otro lado, es ingenuo cifrar las esperanzas de retorno a la institucionalidad en las decisiones de quien desde los altos cargos ocupados en la administración publica antes de llegar al 5to. piso del Ministerio de la Defensa, ha validado todos los atropellos a la institución militar. Eso, es estrellarse contra la realidad revolucionaria que se ha llevado por delante esa misma institucionalidad.
La institucionalidad militante que representa la Almirante Carmen Meléndez es la que se identifica con el estandarte revolucionario rojo rojito, para quien la disciplina, la obediencia y la subordinación son obstáculos para el entierro del ancient regime de la vituperada 4ta República.
El beneficio de la duda es la talanquera que algunos forzosamente han esgrimido para montar sus esperanzas en el ejercicio de Meléndez. No creo que la almirante arriesgue el cargo.
Lo que está en juego para el régimen en esta coyuntura, con la nueva ministro es “horizontalizar” las presiones de los componentes y en particular del Ejercito. Esa si es una prioridad revolucionaria.
En relación a la novedad del género en el despacho de la defensa, los remito al desenvolvimiento de las amazonas Luisa Estela, Luisa Ortega, Tibisay y la primera combatiente Cilia en sus correspondientes áreas. Lo que está a la vista no necesita anteojos.
Ojalá me equivoque, pero dificulto que Meléndez ponga en retroceso a la milicia inconstitucional, regrese a sus cuarteles a los militares que están regados en la administración pública, controle la participación política de los integrantes de la FAN y le elimine el actual carácter pretoriano de sus integrantes y resarza socio-económicamente a los militares retirados.
¿Será mucho pedirle para que disfrute del beneficio de la duda?
Mientras tanto para no formar parte de los que van a ser enterrados en urna blanca, prefiero formar parte de los escépticos en relación al desempeño de la almirante.