CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

lunes, 21 de octubre de 2013

ATAJOS PARA HATAJOS


Cuando un líder de la oposición se baraja mediáticamente para deslindarse de atajos, aventuras y golpes ¿Para quien es ese mensaje? Es obvio que es una declaración dirigida al régimen para que le certifique su boleta de buena conducta política en estos tiempos revolucionarios.

Cada cierto tiempo leemos esa misma declaración que pareciera destinada a impedir cualquier imputación ante los tribunales revolucionarios y más que eso, evitar cualquier ofensiva de las maquinarias más pulidas del régimen, la de propaganda y la de inteligencia.

Lo que olvidan nuestros líderes cuando aluden a atajos, aventuras y golpes, es que una declaración así en esos términos, los distancia del coraje personal y la visión política que imprimieron los lideres de entonces en fechas como el 19 de abril de 1.810, el 18 de octubre de 1.945 y el 23 de enero de 1.958 y otras que son referencias históricas y políticas en la construcción de la nacionalidad.

Una referencia de aventura política pudiera calificarse el periplo de Cristóbal Colon para llegar a las indias de entonces (la actual América), sin la cual el grito de tierra de Rodrigo de Triana no hubiera permitido el encuentro de los dos mundos. Para ello se necesitó de audacia personal.

Un verdadero ejemplo de atajo constitucional, lo fue la activación de una Junta Suprema Conservadora de los derechos de Fernando VII en las provincias de ultramar. Sin ese evento no se hubieran ejecutado los actos del 19 de abril de 1.810. Para eso se necesitó visión política.

La clara expresión de una aventura política y militar lo constituyo el paso de los andes. Sin él no se hubiera consolidado un movimiento militar de valor estratégico durante la Campaña Libertadora de la Nueva Granada. Para ello Simón Bolívar se arropó con el aliento de un estadista.

Un golpe de estado clásico lo constituyo la felonía de Hugo Chávez y sus secuaces militares. Lo que se materializo como una derrota militar el 4 de febrero de 1.992, se concreto como una victoria política el 6 de diciembre de 1.998.  La oportunidad política de la coyuntura amarrada con la audacia del Teniente Coronel lo llevaron al triunfo electoral.

 En los casos anteriores, ejemplos a la mano de atajos, aventuras y golpes, la victoria al final la cantaron el coraje personal, la perseverancia como azimut, el sentido de la oportunidad táctica ayuntada en el camino estratégico, el aliento del estadista y la visión política de los líderes que encabezaron esas iniciativas.

Cada vez que un dirigente de la oposición declara marcando distancia de atajos, aventuras y golpes me es inevitable asociar a las reuniones secretas de la Sociedad Patriótica para constituir el germen de la primera republica, a Bolívar cruzando el Paramo de Pisba y las dificultades de enfrentarse a las inclemencias del tiempo, y a la conspiración que devino en el 4 de febrero de 1.992 y se llevo por delante la 4ta Republica.

Mientras la declaración de los dirigentes contra los atajos, las aventuras y los golpes sea para obtener del régimen los 20 puntos en conducta, eso está bien. Si por el contrario,  se trata de exteriorizar una convicción política de nuestros líderes actuales en el estigma de los atajos constitucionales, las aventuras políticas y los golpes militares buenos/malos, se nos continuara calificando como un verdadero hatajo de pendejos a todos los venezolanos.