CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

miércoles, 30 de octubre de 2013

CALLE

Fig. 1.- Por mas que que se trate de achacar "EL Caracazo" a una acción orquestada y planificada 30 años después, la misma fué una acción espontánea de los afectados por las decisiones económicas y políticas.


¿Se dieron cuenta? ¿Tomaron nota? Ayer hubo calle. La gente salió a la calle a protestar. Hubo protestas en Guarenas, Los Teques y Caracas. Incluso, la protesta de la capital fue recibida por Elias Jaua, ante quien consignaron sus reclamos.

Lo bueno de la protesta es que nadie se adjudicó la misma en términos de liderazgo y dirección. Más allá de sus legítimos y originales representantes, maestros, vecinos, usuarios, empleados, etc. los protagonistas de esas jornadas de calle fueron los afectados. La gente tiene el legítimo derecho de protestar cuando ha sido afectada.

En Los Teques los empleados regionales demandaron los compromisos asumidos desde hace un año, los cuales están represados por el poder central que representa Jaua. En tanto que en Guarenas se protestó por la falta de agua. Y en Caracas se protestó en Tazón por agua, mejoras salariales para los maestros y vialidad, en La Yaguara la gente salió por el socavamiento de la construcción de una iglesia, en la autopista Gran Mariscal de Ayacucho también  salió otro grupo a protestar. Un día movido ayer en la Gran Caracas.

Lo mejor de todo eso, haciendo abstracción y por encima de las trancas naturales que arrechan a peatones y conductores, es que se demuestra que se puede protestar sin ningún tipo de culillo.

La calle se ha convertido en un “coco” para el régimen y para el liderazgo de la oposición. Aquellos saben que una protesta por la intromisión de cubanos en los asuntos soberanos, por la ilegitimidad de Nicolás Maduro en el ejercicio presidencial, por el fraude en las elecciones del 14 de abril de 2.013, por la gran farsa urdida con motivo de la verdadera fecha de la muerte de Hugo Chávez, por las tracalerías del CNE, la inseguridad en el país y la corrupción impune, pone a temblar como bisté de a fuerte a esa trinidad roja rojita encarnada en Nicolás-Diosdado-Jaua; pero además saben que el escalamiento de una protesta obligaría a la salida de la FAN de sus cuarteles y de allí, a la escenificación de la ópera Carmen hay un ligero soplido.
 
Para el liderazgo de la oposición el problema no es la calle, el inconveniente vendrá después de la calle y luego que el torero sea ovacionado y Don José se lleve por delante a Carmen. Con la gitanilla veleidosa se van todos los líderes de la coyuntura. Así actúa Don José.

Todas esas cosas indicadas anteriormente nos afectan. Desde Castillete hasta Punta de Playa, desde la Isla de Aves hasta las cataratas de Huá los venezolanos hemos sido afectados gravemente por el ejercicio del régimen y la lenidad del liderazgo en lo más profundo de la nacionalidad.

Tenemos todo el derecho del mundo a protestar en la calle.

Bueno, como observaron…ayer hubo calle. No hubo líderes, nadie dirigió la protesta y lo más importante hasta ahora…no pasó nada.

¿Y cuando pase?