CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

lunes, 28 de octubre de 2013

CORONEL -OCHOA - PRIETO

He leído tres artículos en secuencia que han provocado reacciones dentro de la comunidad virtual de los militares retirados. Los voy a mencionar en la cronología de su aparición.


Los tres textos resumen mucho de lo que es la posición de la Fuerza Armada Nacional actualmente lo que será la visión de la sociedad civil en una etapa post revolucionaria, pero además describen entre líneas lo que será la actuación de aquella en el canto del cisne rojo rojito.

El texto del General Ochoa expone de plano la fe que tienen muchos en que la FAN será al final quien pondrá el punto final[1] a esta borrachera revolucionaria sobre la base de la reciente actuación de los integrantes del patrullero venezolano Yekuana de la Armada ante la incursión del “buque RV Teknik Perdana, contratado por la transnacional Anadarko, para realizar labores de exploración petrolera en la fachada Atlántica venezolana por orden de Guyana”.

Ochoa proyecta hacia el futuro y saca con pinzas lo que pudiera enarbolarse y mantenerse como la verdadera actuación de los integrantes de los uniformados ante una exigencia de soberanía, apelando a eso que llaman los valores originales de una corporación que es la reserva institucional de la nación. Asumo que allí ancló su fe el General Ochoa en una actuación a futuro de todo el componente armado. A propósito, allí también embarca su futuro un grueso contingente de venezolanos. Con el capitán del Yekuana estábamos en zafarrancho de combate muchos venezolanos, pero además ese rol de combate lo tendrán muchos a la hora de las chiquiticas. Este es el después.

El del General Prieto es la arenga cordial e institucional de un compañero de armas en sus cuarteles de invierno hacia los “Militares de la generación del futuro de la patria” para que no ocupen el “rol de una derrota que no les corresponde” reasuman su conciencia de hombres útiles a la patria y no de tontos útiles a la revolución. Así ha sido el bacalao que se ha tirado a la espalda, la actuación de las fuerzas armadas, tanto las venezolanas como el resto de las latinoamericanas a la hora de su actuación política, ya sea unilateralmente como en Chile y Argentina o en comandita con políticos inescrupulosos como esta payasada de régimen bolivariano. A la hora de las chiquiticas la factura es para la institución. 


Prieto hace una cordial jalada de orejas y ojalá sirva de corrientazo para la actuación en el momento oportuno ¿Cuándo, cuál, donde y como es el momento oportuno? Eso está escrito en los planes que reposan en los archivadores de todo comando. En algún momento las arenas movedizas de la economía terminarán de asfixiar a Nicolás Maduro y su claque roja rojita. La gente saldrá a las calles en algún momento a exigir por la presión del estomago,  la soledad del bolsillo, el avance del narcotráfico y la grosera impunidad de los corruptos de toda laya que parasitan en el régimen. Cuando eso ocurra, sea quien sea el ministro, el jefe del CEO, el Comandante General del Ejército, etc. le dirán al cucuteño “vámonos Nicolás que pescuezo no retoña”. Este es el durante.

En tanto que el escrito de Coronel es de análisis de la nefasta participación del componente armado en los 15 años de revolución bolivariana y los diez de dictadura perezjimenista, ambos de ingrato recordatorio en la reseña histórica democrática de la Venezuela de avanzada y se obvian los 40 años de construcción democrática desde el 23 de enero de 1.958, en eso que construyó para una audiencia Opsic la revolución bolivariana como Cuarta Republica.

Es lógica y comprensible la arrechera de Coronel ante el papelón que han venido haciendo los generales y almirantes de la nomenclatura del régimen de exprimir hasta el bagazo las prebendas inherentes a los cargos y representaciones asumidas. 

Como Coronel hay un grueso contingente de venezolanos que descargan en los militares la responsabilidad de todos los males de la actual república. Y con toda la razón. En la Fuerza Armada Nacional descargó el de cujus las soluciones a los males de la sociedad y su albacea es un prisionero político de un grupo de generales. Los resultados que presentan civiles y militares de su gestión son pésimos y han puesto en peligro el futuro de las nuevas generaciones. Este es el antes.

Lo veamos como lo veamos, es inevitable la participación protagónica de la Fuerza Armada Nacional en el desenlace de esta mala novela de la historia venezolana. Esa es la verdad.






[1] Hablamos de punto final como una fuerte postura ceñida a la Constitución Nacional.