CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

jueves, 14 de agosto de 2014

BORLAS Y BOLAS

Fig. 1.- Borlas y bolas tienen la obligación de cohabitar en la coyuntura politica del pais.


Respeto mucho los créditos académicos que puedan tener algunos compatriotas de los que habitualmente hacen uso de los medios de comunicación formales  (prensa escrita, radio y televisión). Igualmente a quienes periódicamente hacen uso de las redes sociales para expresar sus opiniones sobre la coyuntura política del país. Es un respeto que avanza o retrocede en la medida de la existencia de la reciprocidad. Dicho esto paso a lo mío.

A estas alturas del juego soy un firme convencido de la naturaleza del régimen. Esta convicción no está asentada en algo teórico, en inspiraciones oníricas, ni en premisas. La soporta la realidad de su desenvolvimiento durante 15 años de ejercicio de poder, pero además también apelamos al referente de su entrada en la escena política venezolana, el 4 de febrero de 1992.

Todo eso nos facilita una conclusión de entrada, que es categóricamente impepinable; la nomenclatura revolucionaria está dispuesta a todo para conservar el poder, así como lo estuvo para llegar. Es bueno que se lea muy bien la conclusión, el régimen está dispuesto a todo para mantenerse y recuperar el poder, en caso de perderlo.

Uno siente que el liderazgo opositor, que ha estado pendulando durante 15 años de régimen, desde las pifias más ingenuas de sus carencias hasta los yerros más tendenciosos de sus intereses, ha actuado sin conocer a quien confrontan. Ese desconocimiento del contrincante, presuponiendo que es un competidor formal, de naturaleza democrática y respetuoso de las reglas del juego político ha elevado el margen de riesgo para los seguidores, pero además pone lejísimo la posibilidad de la recuperación de las banderas que se han perdido en este periodo.

Conceptos como la libertad, la independencia, la soberanía, la paz, la unidad, la democracia, el estado de derecho y la vigencia de la constitución nacional son los estandartes que hay que recuperar cuando se retorne a los fueros institucionales de la Venezuela post revolucionaria. Para eso es fundamental la determinación de algo muy importante en cualquier planificación  ¿Cuáles son las posibilidades del enemigo?

El régimen ha movilizado inconstitucionalmente sus milicias en previsión de cualquier contingencia de la FAN de línea que ponga en riesgo su estabilidad y frecuentemente alude a la disposición de las Unidades de Batalla Bolivar-Chavez (UBBCH) que rondan según el último parte en 13.683 unidades que “cada cuatro UBBCH van a conformar un grupo de lucha popular, una red de luchas populares, y vamos a ser una vanguardia revolucionaria de un millón de combatientes para la revolución” según lo expresado por el camarada Diosdado cabello, presidente de la AN.

Para articular todo esto existe un Alto Mando Político Militar de la revolución bolivariana y el monitoreo permanente de cubanos asignados por el régimen de Fidel/Raul Castro, dispuestos a sostener el gobierno por encima de todo y…con todo.

Por eso insisto, con el debido respeto a la borlas de los compatriotas y a las togas de otros tanto, que nos las estrujan para argumentar que a fuerza de Bobbio, Hobbes, Tayllerand, Von Hayek, Huntington o Sartori, Nicolas Maduro y sus secuaces van a aceptar una Asamblea Nacional dominada por la oposición o a compartir alguno de los otros poderes públicos con la oposición y en el lejano horizonte una elección ganada por la oposición. Es bueno bajarnos de la nube académica, descalzarnos de las pantuflas de la toga, y poner al lado y al mismo nivel de las borlas de los logros en los paraninfos universitarios, otro tipo de colgantes biológicos y pasionales para la ocasión.

En 15 años de régimen chavista hemos tenido dos (2) victorias. El 11 de abril de 2002 Hugo Chávez estuvo fuera del poder por 36 horas, eso fue el mérito de la presión de las bolas del pueblo en #LaCalle y el soporte de los militares institucionalistas. El posterior retorno es otra historia donde las borlas privaron sobre las bolas.

La otra victoria fue el 2 de diciembre de 2007. La fuerza de #LaCalle empujada por los estudiantes a raíz del cierre de Radio Caracas Televisión el 27 de mayo, obligó al gobierno a llamar apresuradamente a un referéndum aprobatorio de un grupo de reformas constitucionales, que fue derrotado en la consulta. Acá las borlas en yunta con las bolas le provocaron a Hugo Chávez una “victoria de mierda”.

El régimen está dispuesto a todo para eternizarse en el poder, pero eso solo será así hasta que alguien ponga por delante de sus bolas sus propias borlas y le susurre al presidente “vámonos, que pescuezo no retoña”.

Borlados, biborlados, triborlados y cuatriboleados opositores pueden cohabitar y actuar para recuperar la democracia.
En esta coyuntura que se avecina todos nos necesitamos.