CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

jueves, 4 de septiembre de 2014

OUTSIDER ROJO ROJITO

Fig. 1.- En un ambiente de incertidumbre politica, como el venezolano, la figura del outsider es valida y viable dentro de la oposición y del regimen.


Hay opiniones divididas entre los analistas en relación a los efectos del #Sacudon del presidente Nicolás Maduro del pasado martes 2 de septiembre de 2014 en la reorganización de su gabinete, sobre el ex Ministro del Poder Popular de Petróleo y Minería y también ahora ex de PDVSA, Rafael Ramirez.

Los que se pronuncian sobre la pérdida de poder de Ramirez al desprenderlo del liderazgo de la vicepresidencia del gabinete económico apelan al poder del petróleo como generador de las rentas de la economía venezolana y sus efectos políticos y geopolíticos. En tanto que quienes  se montan precisamente sobre eso para concluir en las ventajas, señalan que exactamente su permanencia ahora en la cancillería le incrementará sobremanera el poder financiero y político acumulado durante 12 años y le abrirá otros caminos dentro del régimen hacía el poder político.

La incertidumbre actual de la política venezolana, originada por el desgaste de los liderazgos en ambos sectores de la política venezolana (Maduro y Diosdado tienen picos altos en rechazo y Capriles, Lopez, Maria Corina y Ledezma pareciera que están entrando en caída libre en las simpatías), especialmente por la atomización de la oposición oficial al régimen articulada en la #MUD lo que le da un valor exponencial a las oportunidades de otros liderazgos. Es así como han surgido los nombres de un empresario, Lorenzo Mendoza de quien ya manejamos razones en otro texto, y otros quienes en la calificación de outsiders pueden encarnarse en la esperanza de una gran mayoría de los venezolanos, desde ambas aceras de la politica actual.

Es verdad, a Rafael Ramirez le quitaron la teta de PDVSA y el liderazgo del gabinete económico, pero al mismo tiempo le están privando parcialmente de la responsabilidad del berenjenal en que se ha sumido la economía venezolana durante estos últimos 15 años, 12 de los cuales han tenido como estandarte las ejecuciones del autor del lema del “rojo rojito” bajo el liderazgo de Hugo Chávez y la dirección de Jorge Giordani.

A partir de ahora las secuelas de esa política de 3 lustros, que se expresarán en mas inflación, mas desabastecimiento, menor poder adquisitivo, menor poder del bolívar frente al dólar, mas contrabando de extracción y mayor inestabilidad política para el régimen con una alta probabilidad de un verdadero sacudón en la calle, se le endosará a Rodolfo Marcos Torres, el general de brigada vicepresidente de economía y finanzas.

En el antes y después – en eso de echar dedo para las culpas – Rafael Ramirez tiene ahora la posibilidad de descargar su responsabilidad en Jorge Giordani (en el periodo de Chávez) y ahora en Torres (en el lapso de Maduro), quien cuando reviente el sacudón de la calle pensará mas como militar que como responsable de las finanzas y la economía del país.

Mientras eso ocurre, Rafael estará consolidando las relaciones financieras y políticas del régimen a nivel global, engordando su propio capital político y puliendo su posibilidad outsider dentro de la revolución bolivariana para el momento oportuno, que en el corto plazo será en la ejecución del referendo del 2016.

Yo no creo que Ramirez esté viendo para abajo en este momento, ni para los lados, el único camino político que le queda es para arriba.
Creo que el #Sacudon del martes para Rafael Ramirez, fue más diplomático que político.
¿Outsider?