CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

sábado, 31 de octubre de 2009

CAPITULO – SEDE DE PDVSA – HISTORIAS DEL 4 DE FEBRERO DE 1.992

Abril de 1.976

 

-Lo felicito, mi general, espero que los mismos éxitos de Guayana se trasladen hasta acá. El país requiere que la renta petrolera se oriente hacia la educación en prioridad. La siembra del petróleo, me imagino, en sus manos se va a convertir en una realidad. Venezuela requiere de ciudadanos capaces y educados, sino vamos a andar todavía con el guayuco en el cerebro. El General Olavarría a manera de saludo introductoria le expresó un larga felicitación a su primo, el General Rafael Alfonso Ravard.

 

El General Rafael Alfonso Ravard acababa de ser designado por el Presidente de la Republica como Presidente de la petrolera estatal, que acababa de ser nacionalizada. Venia precedido de una brillante hoja de servicios militares y una impecable gestión de casi veinte años al frente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG). Era uno de los venezolanos que más hizo por la nación durante la segunda mitad del siglo XX. Una trayectoria gerencial como pocas en el país y una hoja de vida intachable le servían de aval a la personalidad de este visionario del aprovechamiento hidroeléctrico del caudaloso río Caroní, del desarrollo de Guayana y por ende del país. Tuvo una formación como militar e ingeniero en países como Italia, Francia y Venezuela. A comienzos de los años 50, Rafael Alfonso Ravard recibió por parte del Gobierno venezolano, la misión y gran tarea de iniciar en el estado Bolívar un ambicioso proyecto de desarrollo integral. Sus compañeros de trabajo de aquellos años lo recuerdan como ponderado, amable y un gran caballero, apenas tres de las cualidades que lo rodean. Durante sus años en Guayana, quienes le conocieron, sin excepción, guardan los mejores recuerdos del General. Alfonso. Fue un oficial que se graduó con máximos honores.

 

Tenía la visión de mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Quería construir una ciudad armónica en Guayana, digna de su gente. La trayectoria del General Rafael Alfonso Ravard incluye, para la década del 50, la Presidencia de la Comisión de Estudios para la Electrificación del Caroní, el Instituto del Hierro y del Acero, la Corporación Venezolana de Fomento (1958) y la Corporación Venezolana de Guayana, a partir de su creación, en 1960 y hasta 1974. Fue, además, fundador de la Compañía Anónima de Electrificación y Fomento Eléctrico (CADAFE) en 1958. Presidió el Consejo Mundial de la Energía en 1954, fecha a partir de la cual, Venezuela, primero a través de la Comisión de Estudios y luego de CVG Edelca, se hizo miembro permanente. En 1968 es promotor principal de la unificación de la Frecuencia Nacional (Cafreca) y de la interconexión del Sistema Eléctrico del país; y en 1969, la siembra de 750 hectáreas de pino caribe, en Uverito al sur del estado Monagas. En síntesis, el General Alfonso Ravard era la materialización de un Gerente formado en las mejores aulas y surgido de las aulas de los valores y principios que se reúnen en un efectivo castrense. El General era la materialización del lema "La Escuela Militar de Venezuela forma hombres dignos y utíles a la patria". Un venezolano surgido de las filas castrenses dando lo mejor de su conocimiento para el engrandecimiento del país. El General Alfonzo era considerado un técnico dentro de la nomenclatura de comando de las Fuerzas Armadas Nacionales, un gerente capaz de manejar cualquier empresa o conglomerado, pero que no calificaba para liderizar alguna de las unidades operativas. Los troperos de las Fuerzas Armadas Nacionales, con un gran contrasentido, lo calificaban como excelente para la Presidencia de la Republica, pero pésimo para el combate y las operaciones.

 

-Dios te oiga y Gracias, José Antonio, yo solo espero que me den el tiempo suficiente para estructurar gestión. Con este gobierno yo no se a que atenerme. Yo puedo trasladar los resultados de mi pasaje por la CVG, solo si tengo el tiempo para hacer gestión en esta industria y me dan la amplitud, la libertad y la autonomía libres de la política, que disfruté por allá. Hubiera preferido quedarme allá y ver concluidas las obras.

-Todo cambio es bueno Rafael. Tienes que darle paso a otra gerencia, de todas maneras ya eso esta bien encaminado y hace falta un verdadero genio de la destrucción para que de al traste el camino, que tu casi terminaste.

-Ese tipo de persona existe, José Antonio. La fabula de la cigarra y la hormiga se edita en estos tiempos de inicios democráticos en Venezuela. Alguien sin escrúpulos y sin algún tipo de luces se montará en mi gestión y la concluirá. Eso espero, pero también puede surgir un político de esos orilleros y por tratar de agarrar una golilla, buscará encaramarse el clientelismo para financiar campañas electorales o engordar una buena cuenta en dólares y todo se vendrá abajo. Sin embargo, soy optimista. El país necesita de gente con calidad y excelencia. El Presidente me esta encargando de esta responsabilidad por mis referencias. El me dice que mis referencias y mi trayectoria como gerente son notables e impecables. Me insistió en la necesidad de hacer de este país un gran equipo de notables, para seleccionar de entre ese grupo los mejores para que se encarguen de las riendas del país. ¿Qué te parece José Antonio, tamaña tarea?

-Eso se logra con conocimiento, pero acuérdate que lo que la naturaleza no da, Salamanca no presta ¿No te parece Rafael?

-Ese es un refrán que siempre me ha parecido elitésco y clasista y estamos en otros tiempos José Antonio.

-Ojala sea así, Rafael. Ojala y tengamos la ocasión de brindar por tus éxitos al frente de este nuevo cargo, la próxima vez que nos veamos.

-Demás esta decir que estamos a tu orden, dámele saludos a la prima y cariños a los niños.

-Igual, Rafael, salúdame a Corina, estoy esperando un cargo y no se para donde me van a enviar.

-De todas maneras, para donde te envíen rodéate siempre de los mejores, estimula el conocimiento y la formación profesional. Si hay algún sector que necesita modernizarse con el conocimiento, ese es las Fuerzas Armadas Nacionales. Allí existe todo un potencial. ¿No lo crees así, José Antonio?

-Estoy de acuerdo con usted mi general.

-Allí tienes el caso de tu compañero Alférez Mayor e Ingeniero Eléctrico Guillermo Antonini, su llegada a la presidencia de Cadafe no es azarosa, es producto de su potencial como profesional y su trayectoria gerencial. Eso lo hizo la Escuela Militar. Si él pudo llegar hasta donde esta, la Escuela Militar puede sacarlos por oleadas. La clave está en los institutos de formación profesional. De allí hay que sacar puros alfereces mayores. Todos los profesionales egresados de la actual Academia Militar deben ser un número uno cuando salgan a enfrentarse a la vida civil.

-La gerencia moderna nació en la sala de operaciones de un vivac táctico, eso es lo que los troperos aún no han descubierto.

 

Olavarria abordó su carro protocolar y se enrumbo hacía el Country Club, su lugar de residencia. Mientras el automóvil se comía literalmente la autopista del Este, los pensamientos del Coronel se remontaban a Palo Alto, California; donde estaba en ese momento su esposa Lucia, visitando a uno de sus hijos que cursaba estudios de ingenieria fuera del país. Estaba de acuerdo con el general Alfonzo en lo relacionado a la calidad y la excelencia de los profesionales militares que egresaran de la Academia Militar. El instituto se preocupaba por identificar al Numero Uno de cada promoción y todo lo que orbitaba en torno a ese. El resto de los integrantes de una promoción que no calzaban los puntos para graduarse como alférez mayor, alférez auxiliar y dentro de los primeros diez del orden de merito se diluían entre la generalización y la rutina profesional. Solo un accidente institucional o una azarienta circunstancia permitía que alguno del montón promocional se colara y ocupara los primeros puestos. Luego estaba el caso de que la Academia Militar no hacia seguimiento y valoración al egresado. El instituto los graduaba y se desprendía de toda responsabilidad del egresado.

 

Una visión de un compañero de promoción del General Alfonzo, el Teniente en situación de retiro Manuel Raúl Oviedo Rojas le vino a la mente y lo asaltó fugazmente. Este le había comentado la posibilidad de escribir una crónica sobre El Libertador Simón Bolívar, en una suerte de aparición en la Escuela Militar de Venezuela, específicamente en el Gran Hall y frente a las placas de todas las promociones egresadas del Alma Mater, en un turno de servicio, mandando oído y despertando a todos los cadetes y oficiales de planta, ordenando formación contando diez, en el Patio de Ejercicios.

 

La arenga de este Bolívar original, moreno, de pelo ensortijado, bembón y de rasgos aindiados, con poncho, alpargatas y sombrero de paja, era para recriminar su peregrinar kármico en todos los pasillos de los cuarteles y fuertes militares desde el 17 de diciembre de 1.830, porque hasta el momento, ninguno de los integrantes del Ejercito Venezolano, forjador de libertades, había empuñado la espada de la libertad para que cesaran los partidos y se consolidara la unión.

En el sueño de Manuel Raúl, El Libertador le había pegado un plantón durante toda la noche a todos los alfereces mayores de las promociones egresadas del Alma Mater y les había ordenado que tomaran las riendas del país y metieran presos a todos los políticos y militares traidores a la causa de la libertad y de Venezuela. Un eufórico Manuel Raúl, lo había atajado antes de encaminarse hacia la oficina del general Alfonzo para empaparlo de su visión astral y mediumnica.

No consideró conveniente hacerle el comentario a su compañero. Manuel Raúl era un historiador y cronista militar convencido de que Bolívar reencarnaría en cualquier momento, en alguno de los cadetes de la Escuela Militar y permitiría que Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios, El Libertador, bajara tranquilo al sepulcro. Mañana llamaría a otro gran amigo, historiador, bolivariano, subalterno y Coronel, Jacinto Pérez Arcay para hacerle el comentario y conversar sobre la posibilidad de conseguirle a Manuel Raúl la publicación de su visión.

 

¡Las cosas que se le ocurren a Manuel Raúl!

miércoles, 28 de octubre de 2009

HUGO GOBIERNO, HUGO ESTADO, HUGO NACION

La posición de embajador de buena voluntad de la Revolución Bolivariana y del Socialismo del Siglo XXI, que ha asumido Antonio Ledezma ante la Comisión de Exteriores del Senado de Brasil, para torcer una posición a favor del ingreso de Venezuela a Mercosur es una actitud que deja en el aire muchas interrogantes, difíciles de argumentar y explicar en primer lugar para el mismo Antonio Ledezma, en segundo lugar para su partido Alianza Bravo Pueblo, en tercer lugar para la Mesa Unitaria y por ultimo para la Sociedad Civil en general.

El Alcalde del Distrito Metropolitano esgrime como buena para mediar entre los senadores brasileños y Venezuela una razón candorosa e ingenua. El ingreso atiende a razones del estado venezolano y a las enormes ventajas que derivan para el estado venezolano su vinculación con el Mercado del Sur. En contrario se apela, que un aislamiento del estado de Venezuela operaría en beneficio de la Revolución y para ello se enarbola el Caso de Cuba y el embargo norteamericano.

Las victorias diplomáticas que están obteniendo los cubanos en este momento en la ONU, con el auxilio de esta cándida síntesis, sirven de base para exponer en el caso venezolano que después de diez años de Revolución Bolivariana y de Socialismo del Siglo XXI, aún nos empeñamos en la oposición, de reeditar los episodios de la Patria Boba de la Primera y Segunda República.

El 28 de octubre de 1.980 fui testigo de excepción de la diferencia que existe entre el gobierno y el estado. En una reunión sostenida con los oficiales de la Guarnición Militar de Caracas en el Teatro de la Academia Militar de Venezuela, el gobierno democrático del Presidente Luis Herrera Campins presentó por boca del entonces Canciller Luis Alberto Zambrano Velasco, el resultado de las negociaciones de su gobierno con Colombia en la propuesta conocida históricamente como Hipótesis de Caraballeda para arribar a un acuerdo en la delimitación de las aguas marinas y submarinas en el Golfo de Venezuela.

La posición casi unánime de las Fuerzas Armadas Nacionales en esa asamblea fue de un rotundo rechazo al planteamiento del gobierno en un tema de estado, tan delicado como lo es la delimitación de sus fronteras. La institución armada, como un ente al servicio del estado reaccionó y al gobierno no le quedó más remedio que engavetar la propuesta hasta nuestros actuales días. Una experiencia como esa en la actual revolución es imposible reeditar. La línea entre gobierno y estado simplemente no existe y se diluye en torno a la figura de Hugo Chávez, el líder, el único, el caudillo. El estado es el gobierno, y el gobierno es el Fuhrer de Sabaneta.

Ese solo ejemplo basta para echar por la borda todo el argumento de la defensa del ingreso, en este momento, de Venezuela al inmenso Mercado del Sur. Cualquier auxilio y cabildeo de Venezuela ante la comunidad internacional es la tutela y el amparo para Hugo Chávez.

Bajo el argumento inocente de Ledezma podemos justificar y patrocinar el acceso de Venezuela al exclusivo y candente club de la energía nuclear y montarnos con el mismo celo rojo rojito de cubrirlo como un asunto del estado venezolano y no del gobierno de Hugo Chávez. Los beneficios de la energía nuclear serían para nuestro territorio, para nuestra población y para ello estamos ejerciendo los venezolanos plena soberanía en nuestras decisiones.

Razonamiento idéntico podemos apelar para justificar la dotación, el equipamiento y el adoctrinamiento de nuestra Fuerza Armada Nacional, como una institución del estado venezolano esencialmente profesional, sin militancia política, organizada por el Estado para garantizar la independencia y soberanía de La Nación y asegurar la integridad del espacio geográfico, mediante la defensa militar, la cooperación en el mantenimiento del orden interno y la participación activa en el desarrollo nacional. Eso constitucionalmente es inobjetable… ¿Pero en la realidad política actual, es así?

El armamentismo abierto en que nos hemos embarcado los venezolanos en este momento, pudiera servir para disponer de suficientes recursos y créditos sobremanera de estado para defender la millonada en dólares que hemos invertido en Rusia, España, Bielorrusia y China para dotar a la institución armada. La defensa y la integridad territorial así lo demandan; pero todos sabemos y así lo ha justificado el propio Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional, que ese parque comprado es para usarlo contra un enemigo externo (El Imperio y Colombia) y en prioridad con el frente interno (La oposición política). Entonces, es un asunto encubierto de estado, pero con la más palmaria manifestación de usarlo a nivel de gobierno.

Igual razón pudiéramos esgrimir para alegar las alianzas políticas, económicas y militares de Venezuela con otros estados, distintos a nuestro tradicional desenvolvimiento como país; cuando todo el mundo mantiene como una verdad irrefutable que el gobierno rojo rojito de Hugo Chávez está exportando su Revolución Bolivariana y el Socialismo del Siglo XXI. La soberanía del estado venezolano se ha replegado y ha dejado el paso a Hugo Chávez y su delirio de poder global. L'etat cest moit.

¿Qué gana Venezuela con el ingreso al gigante mercado del sur? ¡Mucho! ¿Cuál es el beneficio político para Hugo Chávez y su revolución la aprobación de la afiliación de Venezuela a Mercosur? ¡Mucho más que los beneficios económicos del estado venezolano! Con la incorporación de Venezuela a Mercosur se le está expidiendo un certificado de buena conducta a los diez años de la revolución bolivariana y se le abre expedito el camino de consolidarse en el régimen del Socialismo del Siglo XXI en la sub región hasta mas allá del 2.021; no hay que olvidar que los grandes mercados que hacen vida en el Tratado de Asunción son los compinches políticos más importantes de Latinoamérica.

El uso político del petróleo como arma de negociación le ha rendido excelentes dividendos al Presidente Chávez y su revolución; eso y la "aparente" ingenuidad política de nuestros líderes de oposición desde los duros años del 2.002, le han expedido un certificado de permanencia al régimen, que tal cuál como se proyectan los números del liderazgo opositor en las recientes encuestas, la vitalidad del Socialismo del Siglo XXI va mas allá del 2.012.

La relación comercial con Colombia y con Estados Unidos (El odiado imperio) también es un asunto de estado que trasciende y trascenderá mas allá de la Revolución Bolivariana y la gestión de Hugo Chávez; la permanencia de Venezuela en la Comunidad Andina de Naciones (CAN) también atiende a razones de estado; la terrible sospecha de la vinculación de la revolución con la narcoguerrilla colombiana es otro asunto de estado; las alianzas con gobiernos vinculados al terrorismo internacional pone en peligro la existencia misma del estado venezolano incluso mas allá, es un asunto de la seguridad de la nación; y en ningún momento hemos visto trazar al liderazgo de la oposición una línea estratégica para denunciar y enfrentar con visión de estado, estas amenazas. Creo sinceramente, que esta actitud de Antonio Ledezma de cabildear para Hugo Chávez en Brasil deja en el aire muchas inquietudes y bastantes preguntas que lo afectarán políticamente en el corto y mediano plazo.

Las preguntas que derivan en contrapeso al ingreso de Venezuela al Mercosur con sus ventajas son entre otras ¿Qué gana Hugo Chávez? ¿Cuál es el beneficio para la oposición? ¿Cuál es la posición de la Mesa Unitaria con esta actitud de Ledezma? ¿Cuál es la garantía de que Hugo Chávez se va a portar bien políticamente a partir del ingreso de Venezuela al Mercosur? ¿La posición de Antonio Ledezma es una actitud unilateral o atiende a qué? ¿Qué gana Antonio Ledezma? ¿Cuál es la opinión de otros líderes fundamentales de la Mesa Unitaria en relación a la actitud del Alcalde del Distrito Capital? ¿Qué piensa Leopoldo López? ¿Qué piensa Julio Borges? ¿Cuál es la postura de Henry Ramos Allup? ¿Qué dice Luis Ignacio Planas? ¿Está jugando posición adelantada Antonio Ledezma? ¿Y la Sociedad Civil, ese segmento que está en el orden del 54% en las encuestas, que opina? ¿Es este un nuevo episodio de Patria Boba que estamos reeditando? ¿

Mientras la oposición política juegue con Hugo Chávez a suma variable, no tenga una visión de estado, no tenga consolidada una propuesta para garantizar la seguridad de la nación en el tiempo, carezca de una línea política más alá de la visión partidista y no se deslastre de la carrera presidencial para el año 2.012, la vitalidad del régimen no se verá afectada.

Hugo Chávez seguirá jugando a suma cero, con una visión política de largo alcance para consolidar su revolución Bolivariana más allá de las fronteras y un proyecto político nucleado en torno a los vaivenes de la chequera petrolera y la ingenuidad política de sus adversarios internos.

Personalmente pienso además, que Antonio Ledezma hizo una salida en falso con el lobby que está desarrollando en Brasil a favor de Hugo Chávez y no del estado venezolano. A no ser que ya esté siendo afectado por el Síndrome de Estocolmo.

lunes, 26 de octubre de 2009

EL RETO

miércoles, 21 de octubre de 2009

EL TERCER REI…

¡Si! Lo estamos escribiendo con la "i" latina para poder establecer la analogía que a ustedes se les pudiera originar y la que les venga en gana, pero adonde hay que arribar inevitablemente es que este Tercer Rei se parece como dos gotas de agua al Tercer Reich. El único parangón que es dable, visto el actual estado de cosas desde hace diez años y con la óptica de los análisis de contenido de estos momentos y los enjundiosos análisis que pudieran ocurrírsele a cualquier científico social. ¡El Tercer Reich de Adolfo Hitler es aparejable con el Tercer Rei encarnado en la figura de semideidad de Hugo Chávez!

El Primer Rei de la provincia de Venezuela lo hubo con Miguel de Buría. Desde 1.553, fecha en la cual el Negro Miguel del Barrio inicia una rebelión en las minas de Oro de Buría entre la actual Barquisimeto y San Felipe.

El Negro Miguel, esclavo de Pedro del Barrio, era un negro ladino y resabiado que se alzó contra su amo porque éste intentó amarrarlo para azotarlo, pero el Negro Miguel le ganó a su amo (Los Altos Mandos de la Cuarta República) en velocidad y de un fuerte arrebatón (El 4F) le quitó la espada, y en medio del alboroto logró huir a las montañas (Bajo cualquier repunte imaginativo la comparación de la felonía del 4 de febrero y este lance tiene todo género de sintonía). Por las noches salía a convencer a los demás negros e indios para que se unieran a él y escaparan de la explotación y los castigos (Este fue un episodio exacto de Patria Boba) a que estaban sometidos en las minas de Buría de San Felipe (¿Se acuerdan de la campaña de las elecciones de 1.998 con la que convencieron a media Venezuela apendejeada?). Con su insistencia logró que le siguieran 20 personas entre negros e indios, con ellos dio muerte a varios mineros españoles (Demás está decir que esto se refiere al imperio… al imperio mesmo)y otros los mantuvo prisioneros haciéndoles torturar, luego los liberó y les indicó que comunicaran a los blancos de Nueva Segovia (Barquisimeto) que estuvieran preparados porque él se iba a vengar de los maltratos causados a su gente (Yo me imagino que desde acá arranca eso de los escuálidos…ustedes saben), y que el Negro Miguel (De esos tiempos era la Campaña Mediática) no era tan malo, puesto que les estaba avisando (Yo asumo que este es el origen de Alo Presidente).

La fama del Negro Miguel se extendió por toda la comarca (Telesur de aquella oportunidad también se puso los pantalones), lo que le permitió que se agregaran más de 180 trabajadores de las minas, con los cuales se internó montaña dentro. Entre empalizadas y trincheras formó su monarquía, se hizo aclamar como Rey y congregó un vasallaje de indios y negros en torno a su trono (Lo de echarle vaina a los blanquitos e hijos de papá no es de ahorita). Nombró Reina a una negra que era su concubina, de nombre Guiomar, y con la cual había procreado un hijo a quien nombró heredero del trono (Cualquier parecido con la realidad, es simple analogía histórica). En medio de aplausos designó a sus oficiales y ministros (Algo así como actualmente se está designado a los generales y almirantes; y a quienes van a integrar el Alto Mando Militar) y hasta un obispo, escogido entre los negros de mayor prestigio y conducta intachable (Me imagino que sería un moreno nacido en Morón...ta listo y ahí mismo).

Así creó el Negro Miguel su reinado, pero quiso engrandecer sus dominios y se decidió a atacar a Nueva Segovia (Ustedes pueden reemplazar a Nueva Segovia por Colombia y calza completica o en todo caso lo que ocurrió hace 60 años cuando Adolfo Hitler y su Tercer Reich invadió a Polonia el 1ero. De septiembre de 1.939). Acompañado de su gente y armados de arcos, flechas, lanzas y algunas espadas (Reemplacen todo este arsenal de la época por aviones Sukhoi, helicópteros MI-35, Fusiles AK-47, Fusiles Dragunov, Submarinos Rusos, una que otra bomba nuclear sucia, etc.), cayeron al poblado por la noche, pegándole fuego a las casas y matando a varios ocupantes, entre ellos un sacerdote de nombre Toribio Ruiz. Pero algunos habitantes que estaban prevenidos le hicieron frente al Negro Miguel y en un número considerable lo hicieron retroceder hasta una montaña cercana. Al día siguiente, los españoles (El Imperio mesmo que es maluco y todos lo saben) se organizaron y salió una expedición comandada por Diego de Lozada en busca del Negro Miguel. Fue encontrado y después de una encarnizada lucha de los negros, cae abatido el Rey Miguel y los negros restantes huyen al ver a su jefe muerto.

Miguel de Buría, montado sobre las minas de Oro amarillo de su época, montó su propio reinado y terminó mal. El Primer Rei lo vemos aún en su trono de las montañas de Sorte o de Quibayo.

La Revolución Bolivariana se tomó para sí, la historia de Miguel de Buría y la ha transformado en parte de sus orígenes, en una justificación de su lucha social.

Doscientos años después de la rebelión de Miguel de Buría y su trono singular, en 1.730 ocurrió la insurgencia de Juan Andrés López del Rosario, mejor conocido como Andresote o Bemba e' Trueno, Boca e' Jarro, Cara e' Susto, Pata pal' Monte, Tribilín, Mentira Fresca, (Perdón estos corresponden a Hugo Chávez) etc. Esta rebelión recogía el sufrimiento del negro, del zambo del indio para enfrentar la explotación y el monopolio de la Compañía Guipuzcoana (Por supuesto, el imperio mesmo). Andresote se había leído para ese momento "Las venas abiertas de América Latina" en alguna de las reencarnaciones de la época de Eduardo Galeano.

Andresote era nativo de Valencia, allá era esclavo de un blanco oligarca y godo residenciado en el este de la ciudad, pero siempre sostenía: que los esclavos deberían ser libres como sus abuelos de Guinea. Era alto, robusto, con pelo churrusco y achicharronado. Usaba carabina, trabuco, machete terciado. Sólo creía en los milagros de los santos negros (De allí viene la lucha de clases iniciada por el Camarada Andresote). San Benito, San Juan y San Pascual Bailón eran sus patronos y a lo mejor sus amigos (Se dan cuenta, de allá viene la vaina de los babalawos y los santeros).

La sublevación de Andresote estuvo estimulada y apoyada por los contrabandistas (narcotraficantes cubanos y de las FARC) holandeses (Los cubanos) que usufructuaban las bocas de los ríos Aroa y Yaracuy (Acá pueden reemplazar toda la frontera colombo-venezolana usada por los narcotraficantes) para sacar productos agrícolas (Por supuesto cocaína) de tierra adentro del occidente de Venezuela para destinarlos a la isla de Curazao (Aquí calza completico el imperio mesmo o sea USA y Europa)

La rebelión de Andresote puso en jaque durante bastante tiempo a la corona y sus intereses comerciales representados por la Compañía Guipuzcoana; apoyado por un gran número de indios y negros cimarrones, dotados de flechas y armas de fuego (Recuerden reemplazar acá con los AK-47, etc.) para insultar, robar, asesinar y continuar el comercio furtivo del cacao, con la ayuda de holandeses armados (Esto se puede reemplazar muy bien por la FARC y el cacao ya saben por qué van a reemplazarlo). El río Yaracuy se convirtió en el principal escenario de la rebelión, ya que Andrés era gran conocedor de esta vía fluvial. (Recuerden a Hugo y sus correrías en la frontera colombo-venezolana en la época de Mayor).

Con la misteriosa desaparición de Andresote de Yaracuy, finalizó el Segundo Rei que se había montado sobre el Oro vegetal en el trono del Cacao en la zona.

Cuatrocientos años después de Miguel de Buría y doscientos después de Andresote de Yaracuy, exactamente el 4 de febrero de 1.992 se ejecutó la rebelión de Hugo de Sabaneta para instalar el Tercer Rei, en los predios de la Venezuela de salida del segundo milenio y entrada del tercero. Con la bandera de la lucha de clases y una profunda división social alentada hasta los abismos de la Guerra Civil, Hugo de Sabaneta como Miguel de Buría y Andresote de Yaracuy, ha logrado copar el apoyo demagógico y populista de pobres, indígenas y se ha asentado sobre un profundo resentimiento social, muy parecido a lo ocurrido hace cuatrocientos y doscientos años, respectivamente.

Pero no nos vayamos muy lejos, hace 60 años, un cabo de tropas, devenido en Jefe absoluto de Alemania, con las mismas banderas de Hugo Chávez llevó al mundo a una guerra de más de sesenta millones de muertes, la mayoría de ellas civiles inocentes.

Encaramado en el trono del Oro negro del petróleo Hugo como Adolfo, ha construido para los "jodios" venezolanos su propio holocausto y sus propios ghettos.

La historia del Tercer Rei en Venezuela, la estamos viviendo en este momento como la vivieron los alemanes en el Tercer Reich.

¿Hay que echar la historia de estos últimos diez años, para comprender que es exactamente igual? Ahora, si quieren saber como va a ser el desenlace de este Tercer Rei…leánse la historia de la Segunda Guerra Mundial.

 

miércoles, 14 de octubre de 2009

EL PODER RELATIVO

Antes de tomar una decisión para un enfrentamiento, hay que establecer una serie de valoraciones comparativas entre los oponentes, para precisar las potencialidades de ambos. Esa visión permite determinar las estrategias, los medios, las condiciones, la logística y las lineas operativas que puedan abrir caminos para una victoria. Nadie va a al combate sin conocer el enemigo. De alli depende la victoria o la derrota.

No es el animo de esta conferencia, que tiene valor únicamente académico, resaltar las debilidades de la oposición, ni intensificar las virtudes del gobierno; es un análisis objetivo de una coyuntura, que puede servir de referencia para un proceso de toma de decisiones.

Alli están los hechos y las realidades. No hay que matar al mensajero.

lunes, 12 de octubre de 2009

LOS ESCENARIOS

Este es un video de naturaleza académica y aspiramos que sus consecuencias sean tambien, de naturaleza académica. Es un análisis politico derivado de la realidad económica, politica, social y militar del pais.

El origen está asentado sobre las realidades venezolanas y su destino es meramente especulativo y prospectivo. Lo estamos posteando en el Blog del autor con el objeto de generar una discusión y un intercambio que pueda enriquecer el proceso de toma de decisiones de los sectores involucrados. Hacia allá encaminamos nuestros esfuerzos. Esperamos recibir la mayor cantidad de feed back.

La historia del mismo, es una conferencia estructurada para un grupo de análisis que a ultima hora se arrepintió y me dejó el esfuerzo servido en la mesa y caliente. Quise compartir la labor con la Web 2.0 en una suerte de aula virtual.

miércoles, 7 de octubre de 2009

LA QUIMERA DE LA UNIDAD

El problema interno de la oposición a Hugo Chávez es que los desacuerdos los calificamos automáticamente de colaboracionismo, infiltración, tarifa, sapos, renegados, traición, golpistas, trescincuenteros (Por el artículo 350 de la Constitución Nacional), militares, milicos y cualquier cognomento que pase por diferenciarnos abiertamente de nuestros compañeros de ruta, no importa cuánto nos parezcamos a lo que estamos combatiendo; a saber, la intolerancia, la exclusión, la barbarie, el fanatismo, la intransigencia y el sectarismo.

Quien no esté afiliado a nuestra idea de sacar a Hugo Chávez del poder, sin pasar por los tiempos entra en un estado general de sospecha, como lo decía ese filósofo de revólver al cinto, llamado Eliecer Otayza.

¡Eres sospechoso y punto! A partir de allí empieza el calvario político para quien estaba animado de participar en eso de la disidencia.

La calificación de enemigo viene por añadidura. Cada vez que hacemos esto, el salivazo nos cae completo en la cara a nosotros mismos. En particular a esa utopía que se llama la unidad de la oposición.

Tenemos desacuerdos dentro de la oposición, característicos de la democracia que queremos recuperar; pero el comportamiento para desplazar al adversario supera en rendimiento a los métodos del Socialismo del Siglo XXI y en precisión a los estilos de la Revolución Bolivariana. Los muchachos del G-2 quedan en pañales ante nuestra política de segregación.

Basta que alguien mencione la bandera de la abstención, para que automáticamente los partidarios de la oferta electoral del 2.010 le hagan el fo de la exclusión a todo género de debates y discusión.

Quienes sueñan con la salida militar, ipso facto se les pega con pintura amarillo tránsito terrestre, un letrero de golpista o milico y a quienes se van por vías menos ortodoxas se les tatúa terrorista en los brazos con numeración incluida. Demás está decir que el apartheid de la comunicación se le impone desde ese mismo momento y se le execra de todo tipo de foros y aparición pública. Son en este momento una suerte de leprosos políticos y sidosos de la coyuntura. Pero ustedes no se imaginan, cuanta gente hay, que sueña con esta vía del fast track.

Los partidarios de la vía electoral son los colaboracionistas del régimen, según el control de calidad de la disidencia. Es la oposición oficial que recibe las bendiciones del régimen y le hace el caldo gordo a las pretensiones de Hugo Chávez de eternizarse en el poder, mientras se ocupan una que otra gobernación, un puñito de alcaldías, una mascada de concejales y un pírrico 30% de diputados a la Asamblea Nacional, en una suerte de cohabitación con el régimen. Son esos a quienes la imaginación y la realidad ven entrar entre gallos y medianoche, a La Viñeta o a Miraflores, a conversar con Hugo Chávez de la distribución de los cargos en la Asamblea Nacional o el numero de gobernaciones y alcaldías o en todo caso el musculo político que normalmente los mueve; la distribución de las tajadas de los contratos oficiales. Estos realmente sueñan con la reactivación de un nuevo Pacto de Punto Fijo rojo rojito.

Luego están los tresciencuenteros, ese grupo que fantasea con la aplicación del artículo 350 de la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, pero que choca más con la oposición que con el mismo régimen, en la presentación de su oferta política. Asisten a todo tipo de marchas e idealizan con que esta escale lo suficientemente como para llevarse por delante todo tipo de barreras y colgar sus chinchorros en las rejas del Palacio de Miraflores.

En torno a estos cuatro toletes orbita todo género de figuras con sus combos, sus agendas, sus reuniones excluyentes y sus laboratorios de guerra sucia para descalificar a los otros. Es de allí desde donde surgen las clasificaciones de traidores, radicales, colaboracionistas, tarifados, sapos, renegados, traidores, infiltrados, golpistas, tresciencuenteros, milicos, saboteadores, vendidos y cualquier otro título que desplace al adversario y que dejan como niños de pecho a los cubanos del G-2 que están en la Sala Situacional del Palacio de Miraflores a dedicación exclusiva para eso; pero que la misma oposición los ha dejado ociosos.

En materia de Opsic (Operaciones Sicológicas) la misma disidencia ha seleccionado su audiencia objetivo, ha estructurado su mensaje y ha sabido seleccionar sus medios de difusión con una precisión exageradamente rigurosa, lo que le ha permitido alcanzar unos resultados sobremanera eficientes. Los partidos políticos no llegan al 12% en las encuestas y la gran mayoría se matiza en los Ni Ni. Nadie cree en nadie.

Cualquier duda de este desarrollo la aclaramos con nuestro desempeño en la web. Muy pocos aceptan como amigos a chavistas en Facebook, quienes disienten de nuestra línea política opositora son bloqueados en Twitter, la #listasanchez, #listaromero y #listacifras circularon abiertamente y dejaron una pésima referencia del desenvolvimiento intraopositor. Nuestros correos no tienen como destinatarios en la mayoría de las veces a rojos rojitos y nos encanta poner a circular dicterios y calumnias del liderazgo opositor. Aquí entre nos, algunas veces son verdades del tamaño del Ávila.

Nuestros GI – Joe (Guerreros de Internet – Jacobinos, Opositores, Escuálidos) a veces aprietan la tecla de la descalificación como si Ahmadinejead estuviera puyando el botón de la bomba atómica para desaparecer a Israel; y si son nuestras GI-Jane (Guerreras de Internet – Jacobinas, Arrechas, Nacionalistas, Escuálidas) esas manejan la Katana del suprimir en el teclado con las mismas destrezas de Uma Thurman en Kill Bill, cuando atisban una desviación opositora.

Dicho así, la ruta de la unidad ha sido y continuará siendo tortuosa; mientras no identifiquemos nuestras diferencias y nuestras coincidencias. Lo inteligente es resaltar estas últimas y tratar de minimizar aquellas.

Mientras tanto golpistas, tresciencuenteros, oposición oficial y abstencionistas continuaremos tratando de coincidir en un camino sembrado de las minas de la traición, la delación, la infiltración, el colaboracionismo, la tarifa, el oportunismo, los renegados, los saboteadores, los vendidos, los radicales, los sapos y los milicos; sembradas por el harakiri de nuestra propia operación sicológica.

La unidad así, parece una quimera. ¿No creen ustedes?

¿Será que somos masoquistas?

 

 

 

lunes, 5 de octubre de 2009

VUELO DE MAIQUETIA A MARGARITA – Historias del 4 de Febrero de 1.992

Conversación a bordo del Avión King 200 ejecutivo, asignado para el Comandante General del Ejercito

Vuelo desde Maiquetia hasta Porlamar

Mayo 1.985

 

El tema central de la conversación era el próximo director de la Academia Militar de Venezuela; había que reemplazar al General de Brigada (Ej.) Carlos Julio Peñaloza Zambrano el próximo año y no había algún general de Brigada del Ejercito en el panorama inmediato que calzara los puntos, ocupando el numero uno en el orden de merito que pudiese reemplazarlo. Lo que es peor, no se había previsto el relevo de Orozco Graterol, con alguien que conociera de la estrategia notable, del plan de la excelencia, de la política de la calidad en el numero 1 que ya venia desarrollándose en el perfil del egresado de la Academia Militar de Venezuela, desde el año 1.981. El Plan Andrés Bello original había sido modificado por otro con el mismo nombre, a 10 años de plazo.

En el año 1.991 el nuevo Plan Andrés Bello debería empezar a dar sus frutos. Como decía el General Olavarría, el nuevo oficial debía ser un profesional de las armas con una capacidad, una actitud ética y una aptitud. Los conocimientos, fundamentalmente, los que les pueden permitir el desarrollo eficiente dentro de la organización militar, y eso es, conocer la historia, la geografía, las relaciones internacionales, por una parte, el derecho constitucional, economía, eso es una parte, después tiene la parte científica, donde está la matemática, la geografía, la física, la química, la electrónica, y después están las ciencias humanas, porque la materia prima del Oficial es el soldado, el hombre, y tiene que conocerlo. Luego estaba la psicología, la sociología, el lenguaje, la pedagogía; en la parte ética estaban los valores: El honor, la honestidad, la justicia, la lealtad fundamentales en ese concepto de la formación del Oficial. En síntesis, el profesional egresado de la Academia Militar de Venezuela debía ser un líder integral, alguien capaz de poder influir en hombres y mujeres y hacerse seguir para enfrentar las contingencias derivadas de la organización militar.

Fue el momento en que "los troperos" observaron con ignorancia académica y sorpresa institucional, una cancha no ortodoxa que se construyó en exclusividad para los cadetes de la Academia Militar de Venezuela detrás del instituto en los terrenos contiguos a la antigua Cancha de Polo, diagonal a donde hoy funciona la Escuela de Educación Física y Deportes; la Cancha de Liderazgo. Unas instalaciones donde se le exigía al cadete a enfrentarse a un proceso de toma de decisiones con presión y a asumir las responsabilidades propias del liderazgo. Eso fue complementado con los famosos seminarios de liderazgo que se dictaron en todas las guarniciones militares donde hubiera unidades del Ejercito, precisamente durante la gestión al frente del Comando General del Ejercito, del General de División José Antonio Olavarria.

Precisamente esa era la decisión a la que se enfrentaba el nuevo Comandante General del Ejército. La designación del nuevo Director de la Academia Militar de Venezuela. Carlos Rodolfo Santiago Ramírez que era quien seguía en la promoción del año 1.962 y ya tenía misiones claramente definidas; Juan Antonio Torres Serrano (El Neco), también de 1.962 ya estaba proyectado como Presidente de la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (CAVIM); Pedro Remigio Rangel Rojas no tenía visión política y era un infante acartonado y afectado con aires de divo devaluado; Oscar Esdraas González Beltrán de la Promoción Juan José Flores del año 1.964 no tenía el perfil integral del líder del futuro. Con las promociones "chucutas" del año 1.65 (Diego Ibarra y Francisco Esteban Gómez) no se contaba y había que prepararse hasta el año en que Moises Orozco Graterol ascendiera a General de Brigada.

Mientras eso ocurria, Orozco Graterol desde el Comando del Cuerpo de Cadetes primero y luego la sub dirección, iría allanando el camino para asumir la dirección. En el ínterin él asumiría los roles de preparar los numero uno de la Academia Militar de Venezuela; pero había que designar un director figurín, con postura de petimetre, modales de lechuguino y cerebro completamente civil.

La sucesión en el Ejército no se presentaba favorable para la causa, ninguno de los candidatos en el plano inmediato garantizaba la línea de continuidad de las políticas del Numero Uno en la Academia Militar y luego en el ejercicio de la carrera. Ya se había tenido reportes del los encontronazos del nuevo oficial egresado bajo la égida del nuevo Plan Andrés Bello con la vieja oficialidad; incluso con las siete promociones del Plan original.

El Numero Uno era considerado demasiado crítico, exageradamente contestario y sobremanera indisciplinado. Eso había que mantenerlo y consolidarlo para poder obtener resultados en el mediano plazo, de acuerdo a las metas establecidas. Para ello había que establecer una base intermedia entre coroneles, teniente coroneles, mayores, capitanes, tenientes ganados para la causa; independientemente de quien asumiera el cargo de Comandante General del Ejercito; mientras los cuadros intermedios hicieran la tarea del liderazgo, ampliaran la base para ampliar la calidad y la excelencia en el producto final y estimularan la maquinaria con los seminarios de liderazgo a nivel nacional, el perfil de egreso y la llegada estaba garantizada.

 

Huevos con tocineta, pan tostado, mermelada de guayaba, jugo de naranja recién exprimido, café con leche o negro, según el gusto del pasajero, fue el desayuno servido a bordo del avión King 200, ejecutivo, con autonomía de seis horas de vuelo, de asignación oficial al Comandante General del Ejercito, cuando la aeronave se estabilizó y se apagaron los avisos luminosos de amarrarse el cinturón y las limitaciones de fumar, el avión agarró velocidad de crucero y cogió rumbo fijo hacia Porlamar. El avión se estabilizó y abrió camino para la conversación. Se distendieron las posiciones normales antes del despegue.

El Mayor Luís Zambrano Vargas salió de la cabina del piloto con sus largos bigotes de mostacho, con una amplia sonrisa y tratando de mostrarse amable le informó al general Olavarria el tiempo de vuelo, la altitud y las condiciones del tiempo; dio algunas instrucciones al Mecánico el Sargento Técnico King y se dedicó de lleno a sus responsabilidades de cabina durante el resto del vuelo en compañía del Capitán Tomas Contreras Villalobos, copiloto.

.-Honestamente no tengo a nadie en el horizonte que me pueda reemplazar, mi general. Le decía el general Peñaloza al general Olavarria.

.-No tengo un nombre a la mano en las promociones del 63, 64, 65 que puedan cumplir la misión. Le enfatizaba Peñaloza.

.-¿Y Rangel Rojas? ¿Tú confías en él? ¿Por qué no lo consideras? Le ripostó el general Olavarria.

.-No tiene nada en la cabeza. Es muy formal y no ve más allá de sus ambiciones personales de ser Comandante General del Ejército y luego Ministro. Le falta burdel político. De política sabe únicamente lo que oyó cuando fue edecán del presidente. Es un hombre bueno para estar detrás, pero para enfrentar no sirve.

.-¡Acuérdate que tu estas allí porque quieres ser Comandante General y luego Ministro, también! Eso no lo descalifica.

.-Si mi general, pero la diferencia entre él y yo o el resto del grupo, es la maniobra. Ese tipo de cosas que no están el librito.

.-Ok, Carlos Julio, entonces ¿a quien? ¿Cuál es el candidato? La Academia Militar es la fuente de la creación del nuevo oficial, del numero uno como ciudadano y como militar, hay que designar a alguien y hacerle la cama con el Presidente de la Republica y el Alto Mando Militar para que le oficialicen la designación; alguien que garantice la pauta que ha venido cumpliéndose.

.-De todas maneras, mi general, a estas alturas, el director no importa, porque en los niveles de la estructura del instituto y con los diseños curriculares y los pensa, lo que garantiza el producto que se ha venido graduando son los engranajes intermedios. El director va a ser en este momento un continuador de la línea estratégica. Hay que designar a alguien que sea lo suficientemente gris como para que no estorbe y lo suficientemente inteligente como para que colabore.

.-Esta bien, entiendo que quieres venderme un nombre y yo te lo voy a refutar. ¿Es eso correcto? Le enfatizó alzando un poco la voz el general Olavarria, algo inusual en él.

.-Eso es correcto, mi general, creo que el hombre indicado para relevarme, dada la coyuntura, es el General de Brigada Hernán José Vasquez Peña. Le deslizó sutilmente la propuesta Peñaloza.

.-¿Te volviste loco? ¿La Muñeca? Esa propuesta no me cuadra. Ya sabes que no me gusta, pero justifícamelo.

.-Ok mi general. Estoy consciente que Vásquez Peña no tiene el perfil para ser director de la Academia Militar de Venezuela en este momento. Es fatuo, petulante y jactancioso. No sabe donde estará parado y se dedicará en exclusividad a la vida social. Lo veremos más en las páginas de sociales de los periódicos que en las fotos de los periodos de campo o las canchas de instrucción. Puede estar usted seguro que se dedicará en prioridad a las actividades extramuros de la Academia que a su responsabilidad interna de director. Mientras eso sea así, el Coronel Orozco Graterol hará todo el trabajo, inicialmente como Comandante del Cuerpo de Cadetes y luego como Sub Director; cuando llegue el momento, Orozco Graterol asume la dirección de la Academia y los insumos, el proceso y el producto que esperamos de nuestro Renny Ottolina, nuestro numero uno en la organización, estará garantizado.

.-No se, no me gusta la idea de Vásquez Peña. No hay nada más obstaculizante que un bruto con iniciativa.

.-Vásquez Peña no es bruto, mi general. Es un hombre que sabe lo que quiere. Su orientación en este momento de su trayectoria profesional es la cámara, los flashes, las paginas sociales, encajar en la sociedad y en el jet set. Ese va a organizar perfecto la elección de la reina de la Academia Militar y las fiestas de los cadetes. No se va a meter con los contenidos, los pensa y los diseños curriculares y le va a dejar el trabajo del Plan Andrés Bello a Orozco Graterol. ¡Vamos a hacer el ensayo, mi general!

.-Coincido contigo en lo que dices de Vásquez Peña y de la estructura, pero aún mantengo mis dudas. Dicho esto el general Olavarria se entregó a sus cavilaciones internas

 

Las luces de amarrarse los cinturón se encendieron nuevamente y el silencio de la cabina del avión ejecutivo cubrió todo el trayecto entre el aterrizaje de la aeronave y la salida hacía el hotel en Porlamar.

jueves, 1 de octubre de 2009

NUESTRA BALA DE PLATA

Nada que se active dentro de la oposición al régimen de la Revolución Bolivariana y el Socialismo del Siglo XXI del Presidente Hugo Chávez escapa a la polarización que acogota en este momento a la sociedad venezolana, según "el proceso de cambios" iniciado hace diez años.

Bajo ese criterio, disiento de quienes declaran unilateralmente que los estudiantes activaron la huelga de hambre y es la responsabilidad de ellos, levantarla sin que a los demás le corresponda hacer las evaluaciones en las que va implícita la critica correspondiente.

Hugo Chávez no da puntada sin dedal. Nada sale de los cenáculos de la Sala Situacional del Palacio de Miraflores, que no atienda a la línea de consolidar la revolución y extender su poder, más allá de las posibilidades constitucionales. Ya tiene abierto el camino en ese sentido y la vereda de sus violaciones se ampliará en la medida que la oposición continúe errando en sus políticas, desviándose de las estrategias (Si existen), ausente de un liderazgo único y contribuyendo a fortalecer la atomización actual.

En diez años de oposición hemos cometido cualquier cantidad de errores que deberían de haber originado algunas enseñanzas. La reincidencia en los mismos, la reedición de las pifias y la terquedad en poner en acción los mismos escenarios, esta vez con actores abiertos distintos; nos encaminan a dar vueltas en círculo y con grupos adversos entre sí. Mientras tanto Hugo Chávez consolida su proyecto político y avanza a paso de vencedores. ¿Será difícil aceptar una realidad que está a la mano?

En el gobierno de Chávez, hemos probado toda suerte de soluciones para confrontar el problema político de Venezuela, que está definido y concentrado en torno a la figura del Teniente Coronel Hugo Rafael Chávez Frías. Desde las ortodoxas hasta las menos ortodoxas posibles. Las extremas se han circunscrito a la aplicación del artículo 350 de la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela. Si, esa norma expresamente señalada en el texto constitucional y a la que el gobierno quiere tapar convenientemente; y a la que algunos factores de la oposición ni siquiera aluden por razones convenientemente electoreras y de cohabitación gobiernera.

Resulta que en la única oportunidad que ha habido una victoria contundente, incluso con la salida breve de Hugo Chávez del poder – ha sido por la conjunción cívico militar del 11 de abril de 2.002, en una suerte de aplicación del artículo 350 de la Constitución Nacional. Los errores de esa ocasión son validos en el comentario, porque su reedición en las experiencias posteriores le ha sumado a la oposición cualquier cantidad de decepciones y peores consecuencias. La desmovilización es una de sus secuelas.

La otra victoria lo fue el llamado abstencionista del 4 de diciembre de 2.005. La respuesta fue contundente y abrumadora en los resultados numéricos hasta esa fecha. Cosa distinta fue la ausencia de un plan adicional que complementara con movilizaciones de calle y activismo político de cara a la confrontación con el gobierno, que permitiera ejercer suficiente presión al régimen, para obligarlo a negociar. Eso no existió y la victoria de la abstención se diluyó en inacción, omisión y aceite para una maquinaria electoral que se estrelló de frente con la candidatura presidencial de Manuel Rosales, quien no cobró, perdió y se llevó las esperanzas de la oposición hasta Lima, Perú.

Luego, el mismo régimen nos abrió el frente de combate con el cierre de Radio Caracas Televisión, eso activó al movimiento estudiantil en la calle y el oficialismo trató de sacar un trapo rojo con el llamado a una reforma constitucional que fracasó y coronó pírricamente el 2 de diciembre de 2.007 la oposición.

Nuestras victorias han sido contraatacadas con resultados favorables al gobierno. El 11 de abril de 2.002 (Movimiento cívico – militar) originó la reacción exitosa del 13 de abril; el 4 de diciembre de 2.005 (Estrategia de la abstención) desembocó en el descalabro de Manuel Rosales el 6 de diciembre de 2.006 (Elecciones Presidenciales); y el 2 de diciembre de 2.007 (Referéndum de la Reforma) provocó los resultados favorables al régimen del 23 de noviembre de 2.008 (Elecciones Regionales) y estos fueron rematados el 15 de febrero de 2.009 (Referéndum de la Enmienda). No creo que haga falta abundar en los detalles.

Los otros reveses han sido balas de plata que hemos usado a destiempo, sin criterio, sin planificación, con ausencia de coordinación y sin proporción política e histórica. La jornada de la Plaza Altamira, el Paro de diciembre de 2.002, las movilizaciones de febrero y marzo de 2.004 (La Guarimba) y el referendo revocatorio fueron estacas que dejamos de clavar al régimen en el corazón. Si se pudiera resumir en una sola línea, el camión de errores, es inevitable subrayarlo; liderazgo.

Hemos sido incapaces de iniciar una explotación del éxito y desarrollar una persecución para ampliar nuestros márgenes de victoria, en los pocos eventos exitosos que hemos tenido en diez años, porque hemos exteriorizado una incapacidad de engranar sinergeticamente el archipiélago de liderazgos dentro de la disidencia. Las agendas unilaterales chocan abiertamente, dejando poco margen para los encuentros y las coincidencias, y si resaltando las diferencias; y habitualmente eso facilita la labor del régimen, que atiende a un solo liderazgo, una sola política, una sola estrategia canalizada hacia una sola fuerza. En la oposición orbita todo género de constelaciones de distintas magnitudes. ¿Es difícil aceptar esta realidad?

En este momento, dentro de la oposición orbitan varias fuerzas. La oposición ortodoxa esta a dedicación exclusiva al engranaje de su maquinaria organizacional, para las elecciones del año 2.010. La contumacia de la salida electoral para enfrentar un régimen que ha copado todos los espacios del poder público, es una insistencia que se viene estrellando contra la realidad de un Consejo Nacional Electoral al servicio de la revolución y que focaliza todas sus decisiones con, para, por,en y desde el Palacio de Miraflores. ¿Hace falta evidencias?

Luego esta otro tolete que ha venido engrosando paulatinamente a la abstención histórica del país. Ese grueso porcentaje que se ha ido desmovilizando con las persistentes derrotas electorales y la ausencia de unidad dentro del liderazgo opositor. Ese indicativo señalado con las respuestas No sabe/No contesta y Ninguno en las encuestas, sigue nadando en el medio de la borrasca, esperando el auxilio de un liderazgo, una propuesta, una alternativa que vaya más allá de la opción electoral. Eso no lo han querido entender los líderes de los partidos políticos; pero también las cabezas visibles de gremios, universidades, sindicatos, estudiantes, empresarios.

La reactivación de las gigantescas movilizaciones del 22 de agosto de 2.009 y del 5 de septiembre de 2.009, son unas lecturas erróneamente interpretadas por la dirigencia de los partidos políticos. El mensaje no fue lo suficientemente descifrado y las desgraciadas conclusiones del liderazgo han contribuido a erosionar el ánimo opositor, la voluntad de combatir de la disidencia, el entusiasmo de los demócratas y el interés de participación que se había repuesto en las fuerzas de la oposición, a partir de esas marchas. Los venezolanos quieren soluciones al problema político.

Nada había turbado la calma chicha del régimen, hasta que él mismo incurrió en el error de arreciar con la represión y tratar de arrinconar nuevamente. Encanó al Prefecto de Caracas, Richard Blanco; enjauló al estudiante Julio Cesar Rivas Castillo y puso a correr a Oscar Pérez. Tres representantes de tres sectores abiertamente adversos al régimen. Estudiantes, políticos y gobiernos de oposición. Con ello quiso enviar un mensaje con destinatario definido. El mensaje llegó y recibió una respuesta inesperada. Una huelga de hambre originada desde el interior por estudiantes, que ha venido incrementándose para temor del régimen. ¿Cuál es la preocupación?

La bala de plata de la oposición que está consciente de la solución al problema político del país, la encarna los estudiantes y sus acciones potenciales. Las acciones potenciales de los estudiantes son las marchas y ahora que han incorporado la huelga de hambre como mecanismo de presión, con excelentes resultados en otras experiencias.

El riesgo de la huelga de hambre es el pliego de solicitudes que vayan a hacer al gobierno nacional. Debe haber claridad que nuestro antagonista no es la OEA, ni la ONU, ni Brasil, ni Estados Unidos. Nuestro oponente es el régimen de Hugo Chávez y hacia allá debe dirigirse la presión que se ejerza.

Hemos hecho dos disparos anteriores con nuestra bala de plata. Los resultados del referéndum aprobatorio a la reforma constitucional del 2 de diciembre de 2.007, fueron la consecuencia de la actividad de los estudiantes en la calle, después del cierre de Radio Caracas Televisión. Fuimos incapaces de rematar y consolidar nuestra victoria y de allí la derrota electoral del 15 de febrero de 2.009.

Los estudiantes se han movilizado ahora con la novedad de esta huelga de hambre que puede arrinconar al régimen de Hugo Chávez, si se establecen objetivos claros, se activa una vocería plural, se define la estrategia única, se estructura un pliego de solicitudes viable y negociable con el gobierno (insisto…la presión es hacia el gobierno de Hugo Rafael Chávez Frías) y hay respuesta de la sociedad civil en el apoyo y la solidaridad hacia los estudiantes.

Se levanta la huelga con el grito y la alegría de haber alcanzado los objetivos ¿Cuáles? Y con la decisión unilateral de dejar por fuera a los otros sectores de la sociedad civil. ¿Qué sentido tiene solicitar el apoyo y la solidaridad del resto de la sociedad en ese compromiso, si no vas a consultar posteriormente las decisiones fundamentales?

El problema político actual es que no hay nada que se mueva políticamente, desde Castillete hasta Punta de Playa, desde la Isla de Aves hasta la Catarata de Huá que no tenga la contaminación de la polarización política.

Un régimen que no se dio por enterado de la huelga, que no sintió la presión interna de la misma, que no obligó a una movilización de su aparato represivo, comunicacional y político; es la confirmación de que la presión de la Huelga de Hambre de los estudiantes se orientó hacia otra dirección o simplemente no la hubo; en consecuencia no fue exitosa.

Aceptar como un logro la declaración del secretario general de la OEA, José Miguel Insulza y la promesa de solicitar al gobierno nacional la presencia de la CIDH para confirmar la realidad de los presos políticos y la persecución y hostigamiento a la disidencia, es una conclusión equivocada o una pésima negociación. Levantamos la huelga de hambre en plena efervescencia, a cambio de una promesa de un aliado estratégico del régimen ¿o alguien ignora hacia donde late el corazón de Insulza?

La relación del costo político de una huelga de hambre y lo que ello implica; y el beneficio de una promesa volátil de la OEA de solicitar al gobierno la presencia de la CIDH en el país, no contrapresta la bala de plata que se quedó sin percutir. Simplemente presionamos a la OEA y aún el gobierno no se ha dado por enterado. Nos montamos en el ring y todos los golpes se los lanzamos al árbitro, mientras nuestro oponente real y efectivo que es Hugo Chávez, ni siquiera se levantó del banquillo.

Si se activa una huelga de los trabajadores en el país, el resto de los sectores debe ligar a que ese conflicto escale y se coloque en niveles de presión intolerables para el régimen. Eso es válido para los educadores, los médicos, los conductores, los trabajadores petroleros, etc.

Una huelga de los estudiantes en este momento, es una huelga de todos los venezolanos que sueñan con la salida por la vía de la aplicación del mecanismo constitucional del artículo 350, del régimen de la Revolución Bolivariana. Si no es así, no tiene sentido estar solicitando el apoyo y la solidaridad de los otros sectores, justificar que "es una actividad de los muchachos", pedir el refuerzo de los medios de comunicación nacional e internacional y pujar para que se le haga un reconocimiento de la huelga.

Salió de la prisión Julio Cesar Rivas Castillo, eso fue un logro significativo de la huelga de hambre, quedan otras metas políticas por alcanzarse que se materializaran en la medida que se logre afinar la estrategia y se consolide la unidad en el liderazgo; incluso dentro del sector estudiantil.

Los estudiantes gastaron una bala de plata con la huelga de hambre, pero ya vendrán oportunidades para acertar en el mero centro de la mitad del medio.