CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

sábado, 19 de marzo de 2011

EL ENCOFRADO DE HENRY

VENEZUELA/

«El silencio se extendió largos segundos. Y Canache entendió en un instante, que el partido había agotado su doctrina y hasta medio cumplido sus arcanas promesas.

Entonces dijo:

—Señores. Yo propongo que disolvamos esta vaina.

Y hasta ahí llegó la historia de Acción Democrática.»

El País según Cabrujas. Monte Ávila. 1.992. Pág. 43-49

Leo y releo la polémica del señor secretario general del partido del pueblo, el diputado al Parlamento Latinoamericano Henry Ramos Allup con el señor Pedro Carmona Estanga, presidente por horas del país en aquellos días después del 11 de abril de 2.002 y me es inevitable irme al excelente articulo de José Ignacio Cabrujas titulado El Encofrado (El país según Cabrujas, Caracas: Monte Ávila, 1992, p. 43-49.); para los internautas que no disponen del libro el articulo lo pueden ubicar en la web en el siguiente enlace (http://www.analitica.com/bitblio/cabrujas/encofrado.asp) y gozarán una bola.

Siento en la refriega del diputado una fuerza inútil y desperdiciada cuando el objetivo es Chávez. El momento en que la tarea debe orientarse hacia Chávez y las líneas políticas y estratégicas deben apuntar completas hacia Chávez, cualquier vigor político en otra dirección es estéril. Cuando los esfuerzos se orientan para confrontar hacia venezolanos que tienen los mismos objetivos, similares misiones e identidad de funciones, realmente quienes le hacemos el caldo gordo a Hugo, somos nosotros mismos.

La tarea fuera distinta si Carmona u otro sector político del país estuvieran haciéndole el caldo gordo a Chávez porque allí si es válida la energía. Pero no es así.

Me llaman poderosamente la atención de la carta del 15 de marzo del corriente con que concluye la escaramuza, algunos párrafos en particular, que permiten remitirme a la sabrosa crónica de Cabrujas. En primer lugar “AD no respaldó salidas inconstitucionales entonces ni ahora” esto lo señala el diputado para referirse a los hechos del 11 de abril de 2.002 y lo abunda más aún cuando en unas declaraciones 12 días antes expresó que estaba en “proceso un golpe de sectores plutocráticos y militares gorilas”. Este es el punto donde uno no sabe a qué atenerse políticamente en esta coyuntura en torno a la definición de los aliados y los adversarios para enfrentar ese gran peligro a la nación que representa Hugo Chávez.

Ni el diputado Ramos ni su partido, forzaron antes de los eventos del 11 de abril de 2.002, algún tipo de iniciativa para impedir la llegada al poder de Pedro Carmona Estanga y los otros dos miembros del triunvirato de la Junta Cívico Militar, prevista para reemplazar el régimen de Hugo Chávez y constituirse como gobierno de transición. Eso lo conocía completo el Diputado Ramos.

Eso de por si pone al diputado Ramos como un gran mentiroso frente al país. Para remachar esta expresión, después del 11 de abril de 2.002, su partido defendió en la Asamblea Nacional la tesis del vacío de poder. Para confirmar esto, solo hay que irse al Informe levantado por la Comisión designada dentro del Parlamento para investigar los hechos, presidida por un miembro de… Acción Democrática.

El diputado Ramos debería abundar más en detalles de lo que representa para él, en su condición de Secretario General de Acción Democráticaun golpe de sectores plutocráticos y militares gorilas”. Es bueno establecer las diferencias entre la maldad de un golpe de esta naturaleza para solucionar un problema político del país (11 de abril de 2.002) y la bondad de otro alentado por sectores pobres y populares con militares revolucionarios (18 de octubre de 1.945 y 4 de febrero de 1.992). Volvemos a caer en los predios de que hay golpes buenos y golpes malos, dictadores buenos y dictadores malos. Y ese es el discurso de Hugo Chávez.

Cuando el señor Secretario General del partido del pueblo reseña que sus declaraciones por criticar la carmonada no favorecen al gobierno, eso está afectado de un profundo relativismo. Lo más importante en este momento es el llamado que se hace a todas las fuerzas del país, a la unidad. Este concepto que esta nucleado en torno a la definición de un ente que esta magistralmente dirigido desde la gran batalla del 26 de septiembre de 2010, por ese factor unitario que lo es Ramón Guillermo Aveledo está haciendo una gran carrera a contravía de los esfuerzos no tan ingenuos del diputado Ramos; la Mesa Unitaria Democrática (MUD).

Si el diseño político es para unir a todos los venezolanos contra el régimen de Chávez, todos significa todos sin algún tipo de exclusión; los adecos, los copeyanos, los masistas, los causaerristas, los justicieros, los rosalistas, los mayameros, los peruanos, los exiliados, los presos políticos, los ticos, los pepetistas, los demócratas, los golpistas, los magnicidas, los estudiantes, los militares institucionales, los gorilas y los revolucionarios, los vecinos, los productores, las amas de casa; en general a todos los venezolanos que se sienten identificados con solucionar el problema del presente político, pero que son una gran mayoría en eso de no regresar al pasado.

Entonces la primera pregunta que surge es la siguiente ¿Contribuye a la unidad del país contra Chávez, esta polémica avivada artificialmente por el diputado Ramos?

Cuando el honorable diputado Henry Ramos Allup se desmarca de los golpistas ¿De quién lo hace? ¿De nuestros golpistas? ¿De sus golpistas? ¿O de los golpistas que están en el gobierno?

Yo recuerdo los días previos a las elecciones para la Asamblea Nacional del 4 de diciembre de 2.005 el discurso encendido del señor Secretario General llamando a todos los venezolanos a la abstención ¿Fue un error? ¡Es posible! El tiempo se encargó de colocar la jugada de aquel entonces como un gran yerro, pero el compañero Ramos sabe hacia lo interno que no lo fue en el diseño planificacional.

Me arrecha sobremanera de esta peleíta que cazó Ramos con Carmona, la alusión que hace de la aparición del “señor Carmona Estanga por televisión en Fuerte Tiuna formando gobierno con un puñado de militares sin tropa”. Aquí si es verdad que termino de cagarla políticamente de manera completa el honorable diputado y le hace el juego a lo que sistemáticamente ha venido induciendo el régimen hacia lo interno de los cuarteles, para desprestigiar eso que se llama la institucionalidad y a la cual frecuentemente se apela desde la oposición para obligar a la Fuerza Armada Nacional, al cumplimiento del artículo 328 de la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela.

Con la purga que inició desde el mismo momento de su llegada al poder, el Teniente Coronel Hugo Rafael Chávez Frías, puso la mira en desplazar de los cargos de comando de tropa a quienes no respaldaran abiertamente la revolución. Los militares demócratas, los uniformados con criterio constitucional, los oficiales ganados para la democracia, la paz, la libertad, la independencia, la soberanía, la constitución, los derechos humanos y la unidad de la familia, la sociedad y la nación fueron desplazados y en su lugar fueron colocados siguises al servicio de la dictadura y la autocracia.

Aquellos oficiales que fueron desplazados y que hoy están exiliados en Colombia, Perú, Estados Unidos, Costa Rica, España, México y otros lugares del mundo o que vegetan injustamente en las cárceles del régimen arrinconados por la justicia roja rojita; o que simplemente fueron segregados para que pasen a una situación de indigencia en la que se encuentran la gran mayoría de los 45.000 profesionales militares en la no tan honrosa situación de retiro, son a los que usted se refiere, señor secretario general del partido del pueblo, como militares gorilas o simplemente militares sin tropas, con un parecido en la expresión a Hugo Chávez, que ya no sé dónde está el enemigo.

¿Quién le está haciendo el caldo gordo a quién? Creo que está reeditando completo el año 2.005 cuando cometió un gran error político - en esta oportunidad se equivocó de pe a pa - y le sigue tirando carne de la gorda a la sopa revolucionaria. En materia de caldo gordo, esa si fue una gran fabada asturiana que le sirvió cómodamente la mano del ejecutivo del partido del pueblo, al gobierno. A veces el salivazo que tiramos hacia los vientos, nos tapa un ojo o ambos.

La historia menuda habla del presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt replicándole a alguien que le censuraba por el apoyo que el gobierno de Estados Unidos le daba al dictador nicaragüense Anastasio Somoza y lo calificaba como un “hijo de puta”. Roosevelt en esa ocasión le señaló “Si… Somoza es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”. En términos de la unidad actual, de las alianzas políticas, de identificación de los objetivos comunes y de los caminos políticos de la coyuntura usted, señor secretario general, no está claro.

La gran mayoría del país que transita el duro camino de la construcción del futuro y la recuperación de la democracia; para justificar en este momento, los compañeros de viaje disímiles políticos y opuestos en los arquetipos doctrinarios y conceptuales en la ruta de la unidad, siempre se solazan en la expresión dura del presidente Roosevelt. La unidad hay que construirla, así sea con un gancho de ropa en la nariz. La coyuntura lo exige. Mis compañeros de viaje político pueden ser unos hijos de puta, pero son mis compañeros de viaje.

Si lo voy a remitir a alguna lectura, la que mejor lo ilustrará es el informe presentado por la Asamblea Nacional en la comisión que presidió su propio compañero de partido el diputado Edgar Zambrano y la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia de fecha 14 de agosto de 2.002, dictada en Sala Plena con 11 votos a favor y 9 en contra, en la ponencia elaborada por el ex Primer Vicepresidente del máximo tribunal, Franklin Arrieche.

En política, señor secretario general, las alianzas y las solidaridades se mantienen; y la unidad se sostiene en torno a grandes temas y adversarios. Y eso lo digo en el entendido que usted considera a Hugo Chávez como su adversario político.

Porque de otra manera está poniendo a los compañeritos a hacerle el caldo gordo a Hugo.

Ojo, no estoy defendiendo a Carmona. Las emociones y los bríos de los venezolanos que salieron a marchar el 11 de abril de 2.002 y lograron sacar a Chávez por breve tiempo del poder han ido engranando pieza a pieza el rompecabezas de las responsabilidades de cada quien.

Hasta el día 12 a las 6 de la mañana formé parte de ese grueso contingente que encaramó su esperanza en un grupo de civiles y militares que izaron la bandera de la reivindicación de la democracia. A partir de allí es otra historia que escribieron también civiles y militares. El tiempo se encargará de colocar en su verdadera ubicación, la verdad de lo que ocurrió el 11 de abril de 2.002 así como lo hizo con el 18 de octubre de 1.945 en el golpe de estado contra el Presidente Medina Angarita.

Mientras escribo esta crónica de descargo, sobre todo por la parte que me atañe, oigo a lo lejos en la casa de Acción Democrática de la Calle Las Flores en Zaraza los compases susurrados de …”Adelante a luchar milicianos, a la voz de la revolución…” y me acuerdo de Cabrujas y su encofrado.

miércoles, 16 de marzo de 2011

EL DEL BATE

ariasgallinatf2

En las elecciones presidenciales del año 2.000 entre Hugo Chávez Frías y Francisco Arias Cárdenas, es histórico el debate que convocó este contra el presidente, y ante la ausencia de Chávez en la brega televisada, todos vimos una gallina blanca ocupar su lugar.

Arias discurseó solo ante las cámaras de televisión con una silla ocupada por una nerviosa ave de corral, queriendo endosarle al invitado ausente la coloquial característica de las gallinas que huyen ante el escobazo aleve. La cobardía.

Chávez ganó ampliamente las elecciones de esa oportunidad y los venezolanos no tuvimos el chance de observar la confrontación dialéctica del planteamiento de dos enfoques, que al final en el tiempo, resultaron ser uno solo. Años después el tiempo se encargó de demostrar donde estaba ubicada la cobardía con el retorno al redil rojo rojito, de Arias con el rabo entre las piernas. El debate del año 2.000 fue una pelea entre un perro juguetón y taimado ladrándole a una gallina clueca que se devuelve y coloca en desbandada a su antiguo perseguidor.

Los debates políticos en televisión sirven para medir las ideas de gobierno, evaluar los planteamientos para enfrentar las coyunturas sociales y confrontar los enfoques de los ciudadanos ante una determinada circunstancia. A diario observamos en los programas matutinos debates ante una determinada contingencia de naturaleza política, económica, social, cultural, militar de nivel local, regional, nacional o internacional. El televidente al final, se forma el juicio de valor correspondiente y asume una conclusión personal.

El debate del año 1983 entre los candidatos presidenciales Jaime Lusinchi y Rafael Caldera, terminó de voltear la torta de la opinión pública en la tendencia del voto a favor del médico adeco ante la soberbia e impertinente exigencia de Caldera para que aquel le respondiera una famosa carta, de la cual la gran mayoría desconocía sus contenidos. La gente terminó arropándose con la bonhomía que se desprendía de aquel jodedor y cordial contrincante del debate, que eludía hábil, sarcástica y juguetonamente las filípicas retoricas y académicas del Júpiter copeyano. ¡Jaime es como tú! Lusinchi le dio una sublime paliza electoral a Caldera y lo mando a jugar desde las Grandes Ligas hasta la liga Triple A de las candidaturas. En algo debe haber contribuido ese debate.

Esta parrafada sirve de antesala, para argumentar la importancia de un debate. Venimos saliendo de un gran debate televisado en vivo y en directo, con todas las condiciones en contra, donde los parlamentarios de la oposición se enfrentaron a los miembros del gabinete ejecutivo que fueron a ser interpelados en la gestión. Esos cinco minutos de intervención de los diputados de oposición contra la discreción en exposiciones de los ministros fue suficiente para desnudar la realidad del régimen. Ese debate, con todas las condiciones en contra le dio una gran puntuación a las fuerzas democráticas.

El otro debate que mantenemos, también con todas las reglas a favor del gobierno, es al que nos enfrentamos en los shows dominicales del comandante con su Alo Presidente. El tiempo se ha encargado de desmontar en toda su intensidad la verdad. El discurso de la mentira se enfrenta semanalmente con las cifras de la verdad. Ese debate lo ganó la inmensa mayoría de la opinión pública hace mucho tiempo con los índices que se reflejan en la inseguridad, el desabastecimiento, el bajo poder adquisitivo, la corrupción, la baja calidad de los servicios, los sistemas de salud, la vialidad y las demandas laborales. Ese debate se ganó hace muchos domingos. El mes de diciembre de 2.012 se encargará de adjudicar completamente los resultados.

¿Era conveniente que los estudiantes de la democracia acudieran al debate orquestado en Televen el día 15 de marzo de 2.011? ¡Pero por supuesto¡ La ausencia fue un grave error que va a explotar el régimen con su inmensa y pulida maquinaria de propaganda.

Todos los argumentos esgrimidos para la ausencia se caen por su propio peso, incluso chocan de frente contra otras líneas estratégicas que han servido de soporte para descargar otras iniciativas políticas que se han estigmatizado como pifias políticas.

La línea de la abstención de las elecciones de diciembre de 2.005 para la Asamblea Nacional ha sido rebatida con la tesis de la ocupación de los espacios y la participación.

Esa misma línea de descargo ha sido utilizada para empujar la participación en todas las elecciones organizadas por el actual Consejo Nacional Electoral, a pesar del conocimiento que tenemos de disponer el régimen de todas las condiciones completamente ventajosas a su línea electoral.

El argumento de la planificación de la marcha convocada para ese día no tiene el suficiente asidero. Las marchas han ido perdiendo el poder de convocatoria desde los históricos días del año 2.002. La relación en el costo político de las marchas y los beneficios de las convocatorias, son sobremanera negativos en el tiempo.

La oposición debe tener la capacidad de enfrentar los compromisos políticos en los distintos y múltiples frentes que se activen. El gobierno retiene en este momento la iniciativa. Es nuestro deber activar líneas políticas y estratégicas para recuperar la libertad de acción y la maniobra. Mientras no sea así, nuestra dinámica será de la reacción y allí el régimen tiene sus favores.

He insistido que nuestros estudiantes son la bala de plata política en esta coyuntura. Los últimos yerros encarnados en la suspensión de la primera huelga de hambre en la sede la OEA y el establecimiento de una negociación con el régimen, a todas luces desventajosa y marrullera erosionó y deslegitimó en su originalidad este mecanismo de lucha que históricamente ha tenido niveles heroicos por la prenda que se coloca en la balanza del riesgo… la vida.

Insisto, la ausencia de los estudiantes democráticos en el debate de Televen fue una gran equivocación. Quienes tuvimos la oportunidad de observar la calidad de las exposiciones revolucionarias, la profundidad de los planteamientos de los estudiantes oficialistas, la chuleta de sus disertaciones y el caletre de la oratoria roja rojita, concluimos con el soporte de haber perdido una gran oportunidad de una cadena nacional para contrastar las disertaciones de nuestros estudiantes, que se levantan sobre la base de la recuperación de una educación inducida hacia la libertad, la paz, la democracia, la constitución, los derechos humanos y la unidad de la nación.

Ese nuevo error de la ausencia en el debate de los estudiantes de la democracia contra los hombres nuevos de la revolución, le dio la oportunidad nuevamente al régimen, de darnos con el bate.

lunes, 14 de marzo de 2011

ANALISIS DE COYUNTURA PARA EL MUNICIPIO PEDRO ZARAZA

Analisis de coyuntura politica en Pedro Zaraza

jueves, 3 de marzo de 2011

ZAMURO CUIDANDO CARNE

La solicitud de la activación de una comisión de paz para la solución del problema interno libio, que ha sido expuesta públicamente por el Presidente de la Republica Hugo Chávez es una de sus jugadas en el mejor estilo castrense, a que nos tiene acostumbrados en la política interna de Venezuela cuando se le ponen las cosas chiquiticas.

Militar de origen profesional, el Teniente Coronel esta utilizando su acostumbrada Acción Retardatriz mediante la cual cede terreno para ganar tiempo, que tan buenos resultados le ha logrado para ganar oxigeno político en todas las crisis que sorteado desde hace doce años de Revolución Bolivariana y Socialismo del siglo XXI. El mejor ejemplo interno a la mano, el tratamiento que le dio a la reciente huelga de hambre de los jóvenes de JAVU y los resultados que se labró sobre la base de la ingenuidad y el candor de sus adversarios.

El Presidente esta ganando tiempo con esta solicitud que hace de una comisión de paz para atender el caso de Libia. Con ella, Hugo Chávez quiere poner a Muammar Al Gaddafi a ganar tiempo para negociar alternativas y opciones, abrir espacios para manejar otros caminos pacíficos, reorganizar su fuerza publica diezmada en la mayoría de las poblaciones ocupadas por las fuerzas rebeldes, retomar sus contactos internacionales para garantizar un cabildeo que le permita salir bien de la crisis. Eso le da el suficiente espacio para que las fuerzas libias leales se reagrupen  y sus aliados internacionales reaccionen y le abran el camino de otras mecanismos que le permitan salir bien librado de su peor crisis en 42 años de régimen.

Ni el misil que le envió Ronald Reagan en 1.986, que le mató a su hija Jana lo dejó tan postrado políticamente como esta rebelión interna de su pueblo que dice que “lo ama” y es capaz de dar la vida por él.

La propuesta además, expone a Chávez y a sus secuaces del ALBA para que se laven la cara como demócratas y  pacifistas porque ya vendrán pronunciamientos ingenuos y candorosos a favor, en los cuales se incorporaran factores internos y externos, no alineados con la pauta belicista de “la invasión del imperio y sus aliados”. Ya en el plano interno hay posturas cándidas e ingenuas que mordieron el peine de la solidaridad por vías interpuestas.

Esta carrera implícita en la propuesta de la mediación es contra la opinión publica mundial mayoritaria sobre el carácter genocida del régimen de Muammar Al Gaddafi, contra los portaaviones norteamericanos full de marines y las presiones de los países que votaron en la ONU a favor de las sanciones en contra del dictador libio, entre las cuales pudiera arribar la intervención militar y entrañan de manera encubierta para colocar ahora del lado bueno a Fidel Castro, Daniel Ortega y a Hugo Chávez, únicos mandatarios que se abrazaron con Gaddafi en la idea de hacer frente a su guerra civil con la inevitable carga de muerte y destrucción que deriva de ello. Pero además les abre la posibilidad de levantar una bandera de paz en medio de lo inevitable de la invasión de los marines. Ya saldrá alguno de esos jalabolas internos o tarifados internacionales al estilo Ignacio Ramonet, a proponer a Hugo Chávez para el Premio Nobel de la Paz.

Hugo Chávez se olvida con este planteamiento que el punto de negociación principal de los rebeldes libios y la comunidad internacional pasa por la salida del poder de su hermano el Coronel Muammar Al Gaddafi, quien durante 42 años ha instalado en Libia una dictadura personalista que ha servido de plataforma al terrorismo internacional y alrededor de la conformación de un nuevo régimen distinto a la Jamairiya es que debe iniciarse un proceso de negociación.

A Hugo Chávez se le olvida la poca solvencia moral para hablar de paz en una coyuntura donde el mismo se ha deslegitimado y ha llegado con un historial completamente guerrerista y de confrontaciones.

Su papel de mediador en Colombia entre el gobierno y las FARC lo encharcó con la abierta intención de abrirle caminos para la ventaja a la narcoguerrilla y ya todos conocen hasta donde llegó su papel en la crispación de las relaciones con el vecino país.

El rol que jugo durante la crisis de Honduras, por encima de arribar a una solución política, lo desnudó en sus planes de exportar la Revolución Bolivariana a contravía del planteamiento interno del pueblo hondureño.

Esos dos ejemplos, los mas actuales, mas su abierto apoyo al Coronel Gaddafi lo deslegitiman y lo presentan tendenciosamente en la propuesta de mediar hacia la paz y hacia las soluciones pacificas. Realmente todos los mentideros politicos y los analistas internacionales saben de los fines de Hugo Chávez en su intervención en el conflicto libio y todo desemboca en la prolongación hasta el máximo de la permanencia del Coronel Gaddafi en el poder. Y eso tiene su justificación.

Chávez sabe que el ejemplo libio es un referente que va a tener su impacto en la política interna de Venezuela. Con los ejemplos de Túnez y de Egipto y la inestabilidad que se ha colado en las dictaduras del medio oriente, lo que ocurra en Libia va a tener sus efectos en Nicaragua, Cuba y por supuesto en Venezuela.

La caída de Gaddafi tendrá sus repercusiones con los antecedentes de lo que se conoce en el expediente sustanciado para ejecutar las sanciones de la ONU y la comunidad internacional al régimen del Coronel. Pero creo que lo que se conocerá después, hará mayor peso para seguir enfrentando este tipo de regímenes, sobre todo en lo relacionado con la corrupción en la comercialización del petróleo y su contigüidad en la alianza con el trafico internacional de drogas y la exportación del terrorismo.

Cuando se tenga acceso a lo que no se conoce en este momento y sus vinculaciones con el régimen cubano, el nicaragüense y el venezolano, se conseguirá mucha explicación al porque de la solidaridad de Fidel, Ortega y Chávez.

Por lo demás, Chávez sabe que en política se cosecha lo que se siembra y ese es su temor. La violencia que sembró en Venezuela, como producto de calcar exactamente el modelo político de Libia en Venezuela - pensábamos que era de Cuba - con la idea de diluir su permanencia en el poder con aquello del “poder popular” es un modelo perfecto de la  Gran Jamahiriya Árabe Libia Popular Socialista.

¿Hasta donde se reflejará en Venezuela la intensidad del conflicto en Libia? La Sala Situacional de Miraflores le ha ido abriendo el camino de la respuesta a Chávez y la propuesta de la mediación de paz en Trípoli es la mas aproximada a la verdad.

La mediación de Chávez en el conflicto libio con él de protagonista o alguno de sus tarifados del petróleo, es lo mismo que zamuro cuidando carne.