CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

martes, 30 de septiembre de 2014

SIMONOVIS ¿CRUELDAD IN EXTREMIS?

Fig. 1.- Los sistemas totalitarios tienen una refinación extrema para aplicar las torturas sicologicas a sus enemigos y reducir moralmente a sus prisioneros y allegados.

 
 
El régimen tiene una refinación exageradamente sublime en eso de aplicar la crueldad oficial. En 15 años de ejercicio se ha demostrado que los retrocesos (Repliegues, acciones retardatrices y retiradas) que ha hecho en las posiciones que había sostenido fuertemente no son más que movimientos retrógrados ejecutados con la idea de buscar mejores condiciones para pasar a la ofensiva.
El día del crucifijo del 13 de abril de 2002 por la derrota de #LaCalle que le hizo la movilización del 11 de abril de 2002 y los coñazos a la pared de Miraflores cuando la “victoria de  mierda” del 2 de diciembre de 2007 en su otro descalabro histórico del referendo aprobatorio de los 69 artículos de la Constitución Nacional,  son ejemplos viejos de esa conducta oficial. El caso Simonovis es otra demostración reciente que la revolución no da puntada política si del otro lado no hay un dedal que le reporte un rédito equivalente al que se le saca un jugoso interés.
Simonovis preso era la joya de la corona de la justicia revolucionaria, pero además era el mensaje permanente de la implacabilidad de los rojos rojitos para una potencial rebelión civil o militar, pasando por encima de cualquier género de escrúpulos con el castigo de la cárcel. Simonovis era el modelo del preso rojo rojito, el escarmiento revolucionario, el coco político para quienes se portaran mal en la oposición y el estandarte de la ergástula chavista importada del régimen cubano. Servía muy bien a los intereses de las filas revolucionarias, pero más a las de la oposición oficial. Hasta que llegó el 12 de febrero de 2014 y todo cambió.
El 12 de febrero de 2014 y toda la movilización que se desarrolló posteriormente en #LaCalle propiciando #LaSalida del régimen  con la #LaRenuncia a la presidencia de la republica de Nicolás Maduro obligó a la revolución a sacar nuevamente la bandera del #Dialogo para dividir en dos aguas el mar rojo rojito del PSUV y las aguas variopintas de la oposición.
La cárcel de Leopoldo Lopez, el desafuero contra Maria Corina Machado, la anulación oficiosa a Antonio Ledezma y las imputaciones al sector estudiantil contribuyeron a abrir más las aguas de la división dentro de la oposición con la pantomima del #Dialogo que se escenificó en Miraflores. Las condiciones de ese #Dialogo pasaban por la libertad de Ivan Simonovis y otro grupo de presos políticos donde el comisario era el banderín de las peticiones hasta que la MUD implosionó.
El reventón de la alianza opositora obligó al régimen a exhibir una prenda de su buena fe en el #Dialogo y para ello echó a #LaCalle a Simonovis con esa crueldad exquisita y en la nada sutil característica de estos sistemas de terror refinado y encubierto.
Ivan Simonovis ahora está preso en su casa compartiendo celda con su familia y los seis efectivos del Sebin a quienes se les habilitó un cuartelito para garantizar que el “prisionero rojo rojito” cumpliera con las medidas sustitutivas de libertad.
La tragedia de esto es que ahora Ramo Verde tiene una sucursal en La Ivanera, donde Simonovis comparte una celda más amplia con el resto de su familia.
Al día siguiente en que llegó a su casa, el TSJ declaró que Simonovis debería regresar de la sucursal al propio Ramo Verde una vez que recuperara su salud. Una primorosa estrategia legal y política para inducir a aquel a continuar enfermo de manera obligada y a reducir moralmente ¿mas? a una familia aporreada espiritualmente durante nueve largos años de reclusión injusta.
Fíjense el dilema familiar. Si mejora regresa a la cárcel en la sede de Ramo Verde y si continua enfermo permanece en la sucursal ahora trasladada a La Ivanera. No puedo entender que desea más la familia en este momento ¿Qué mejore? ¿Qué continúe enfermo?
¿Verdad que son tenues y vaporosos los camaradas en eso de aplicar la venganza?
¿Crueldad in extremis?


domingo, 14 de septiembre de 2014

HABLANDO DE LEALTADES

Fig. 1.- Un ex comandante en jefe de las viejas Fuerzas Armadas Nacionales decía socarronamente que los militares son leales hasta que traicionan.


En 1.999, el 22 de febrero para ser exactos entregué lo que fue mi último cargo operativo en las Fuerzas Armadas Nacionales, durante el sarao que se acostumbra para celebrar la entrega y recepción del cargo se me acercó un compañero de armas bien allegado al recién juramentado Presidente Chávez y me dice, “te manda a decir Hugo que ¿Cómo está la lealtad?”. Sin ningún tipo de extrañeza – ya sabía por dónde venían los tiros – le respondí “Dile al presidente, que la mía con mis arquetipos, mi juramento y la constitución sigue intacta”. Sentí que la conversación estaba boqueando sin morir en ese momento. Estaba seguro que la respuesta iba a llegar directa a su destinatario.

El 12 de abril de 2002, aproximadamente a las 3 am, el presidente Chávez salió del ascensor en el quinto piso de la Comandancia General del Ejército, en dirección a la Sala de Reuniones del Estado Mayor General. Los oficiales que estábamos presentes hicimos un callejón para permitir el acceso de Hugo, quien se desplazaba saludando cordialmente, uno por uno, a todos los presente. Cuando se paró frente a mí, la única pregunta que me hizo, sin saludarme  y sin ningún tipo de efusividad fue “Guevara Fernández ¿Cómo está la lealtad? La respuesta que le disparé, con toda la seriedad del mundo la tenía anudada en la lengua…“la mía con mis arquetipos, mi juramento y la constitución sigue intacta”.

Ese mismo año, el 2 de noviembre, mientras permanecía detenido en un calabozo de la Cárcel Militar de Ramo Verde, me fue a visitar un alto cargo de la revolución bolivariana y después de los saludos de rigor, bien entrada la conversación me disparó la pregunta que yo esperaba “de parte del señor presidente ¿Cómo está la lealtad ahora?” Mi respuesta no lo sorprendió “la lealtad con mis arquetipos, mi juramento y la constitución sigue intacta”. Allí si murió la conversación que habíamos iniciado el 22 de febrero de 1999.

En materia de lealtades, algunos jefes se sienten dueños absolutos de los modelos y la encarnación personal de la constitución, las instituciones, las organizaciones, los partidos, las leyes, las empresas, los equipos, las visiones y las misiones, etc. sin entrar a considerar la naturaleza personal, los sueños, los arquetipos y los ideales de los demás. En la esencia de adjudicarse los personalismos más extremos la soberbia los envanece profesionalmente, los cubre del engreimiento personal más detestable y cuando asumen un cargo, el endiosamiento político y corporativo le ofusca el raciocinio y le obscurece la realidad en la incorporación más estúpida de un Júpiter tronante. Son la idiotización más sublime de un jefe, nada que ver con un líder. Algo de eso está pasando en Venezuela.

Eso ocurrió con Chávez, con muchos de los militares integrantes de su equipo revolucionario, pero lo más grave es que eso mismo ha permeado hacia muchos de los llamados líderes de la oposición que no proceden de las filas castrenses y se ha dispersado en muchos sectores de la disidencia y la administración privada donde se han engranado militares retirados, en una categórica ratificación del texto de Norman F. DixonSobre la psicología de la incompetencia militar”.

La lealtad personal se mutualiza  cuando hay identificación en ambas partes con lo que se hace y en los postulados personales de los actores. Mientras no sea así, nadie tiene porque estar exigiendo lealtades ni calificar traiciones donde no ha habido correspondencia en el tratamiento ni identificación reciproca con las tareas. Eso es válido para todo tipo de relaciones.

Cuando termine esta borrachera revolucionaria, hay que cavar hondo en los procesos de formación profesional de la actual Fuerza Armada Nacional, hasta llegar a la raíz del modelo, que tiene mucho también de los vicios de la antigua institución armada. Eso debe pasar por estructurar bien los pensa y los contenidos académicos para reforzar en el conocimiento profesional y en la actitud personal de los nuevos oficiales el tema de la lealtad. Sería una buena manera de garantizar la consecuencia de las ideas personales, el cumplimiento del juramento militar y la vigencia permanente de la constitución.


Sigo consecuente con mis arquetipos personales, con mi juramento de militar y con la constitución.

jueves, 4 de septiembre de 2014

OUTSIDER ROJO ROJITO

Fig. 1.- En un ambiente de incertidumbre politica, como el venezolano, la figura del outsider es valida y viable dentro de la oposición y del regimen.


Hay opiniones divididas entre los analistas en relación a los efectos del #Sacudon del presidente Nicolás Maduro del pasado martes 2 de septiembre de 2014 en la reorganización de su gabinete, sobre el ex Ministro del Poder Popular de Petróleo y Minería y también ahora ex de PDVSA, Rafael Ramirez.

Los que se pronuncian sobre la pérdida de poder de Ramirez al desprenderlo del liderazgo de la vicepresidencia del gabinete económico apelan al poder del petróleo como generador de las rentas de la economía venezolana y sus efectos políticos y geopolíticos. En tanto que quienes  se montan precisamente sobre eso para concluir en las ventajas, señalan que exactamente su permanencia ahora en la cancillería le incrementará sobremanera el poder financiero y político acumulado durante 12 años y le abrirá otros caminos dentro del régimen hacía el poder político.

La incertidumbre actual de la política venezolana, originada por el desgaste de los liderazgos en ambos sectores de la política venezolana (Maduro y Diosdado tienen picos altos en rechazo y Capriles, Lopez, Maria Corina y Ledezma pareciera que están entrando en caída libre en las simpatías), especialmente por la atomización de la oposición oficial al régimen articulada en la #MUD lo que le da un valor exponencial a las oportunidades de otros liderazgos. Es así como han surgido los nombres de un empresario, Lorenzo Mendoza de quien ya manejamos razones en otro texto, y otros quienes en la calificación de outsiders pueden encarnarse en la esperanza de una gran mayoría de los venezolanos, desde ambas aceras de la politica actual.

Es verdad, a Rafael Ramirez le quitaron la teta de PDVSA y el liderazgo del gabinete económico, pero al mismo tiempo le están privando parcialmente de la responsabilidad del berenjenal en que se ha sumido la economía venezolana durante estos últimos 15 años, 12 de los cuales han tenido como estandarte las ejecuciones del autor del lema del “rojo rojito” bajo el liderazgo de Hugo Chávez y la dirección de Jorge Giordani.

A partir de ahora las secuelas de esa política de 3 lustros, que se expresarán en mas inflación, mas desabastecimiento, menor poder adquisitivo, menor poder del bolívar frente al dólar, mas contrabando de extracción y mayor inestabilidad política para el régimen con una alta probabilidad de un verdadero sacudón en la calle, se le endosará a Rodolfo Marcos Torres, el general de brigada vicepresidente de economía y finanzas.

En el antes y después – en eso de echar dedo para las culpas – Rafael Ramirez tiene ahora la posibilidad de descargar su responsabilidad en Jorge Giordani (en el periodo de Chávez) y ahora en Torres (en el lapso de Maduro), quien cuando reviente el sacudón de la calle pensará mas como militar que como responsable de las finanzas y la economía del país.

Mientras eso ocurre, Rafael estará consolidando las relaciones financieras y políticas del régimen a nivel global, engordando su propio capital político y puliendo su posibilidad outsider dentro de la revolución bolivariana para el momento oportuno, que en el corto plazo será en la ejecución del referendo del 2016.

Yo no creo que Ramirez esté viendo para abajo en este momento, ni para los lados, el único camino político que le queda es para arriba.
Creo que el #Sacudon del martes para Rafael Ramirez, fue más diplomático que político.
¿Outsider?


martes, 2 de septiembre de 2014

PUNTOS CARDINALES

Fig. 1.- Estados Unidos no parece estar preocupado por las amenazas que están desarrollandose a nivel global

 
 
 
Uno lee los medios extranjeros para escaparse de la monotonía del lenguaje incendiario y belicista de los camaradas del vecindario del septentrión suramericano y se encuentra el mismo panorama agresivo y mortal en la política internacional y la realidad global.
Si bien es cierto el ideal es la búsqueda de la paz global y la salud completa para la humanidad, los terrícolas se conformarían, al menos, que los indicativos se aproximen a niveles de perspectiva cercana en el control de las guerras y con una expectación no más allá del mediano plazo para aumentar su esperanza de vida por encima del promedio actual.
Bien al norte del planeta en el continente europeo (al este de este) el oso ruso se mantiene con la idea de dar un zarpazo a la Ucrania autonomista y respondona. Eso pudiera ser la antesala de una conflagración más intensa por los vientos que se sienten y las decisiones del camarada Putin. Por menos, un loquito hiperclorhídrico ario nos llevó a la segunda guerra mundial y su secuela de 60 millones de muertos. Una estadística que no es ninguna concha de ajo.
En tanto más hacia el este, Corea del Norte cada cierto tiempo le gruñe nuclearmente a su costilla del sur y le lanza amenazas al coloso del norte por intermedio de un gordito achatado hacia los polos y abultado hacia el ecuador, con corte de rapero y guerrera de felpa apretada en el canal de Panamá de su anatomía.
Mientras, bien al medio oriente, el Estado Islámico, un grupo insurgente de naturaleza fundamentalista suní, autoproclamado como un califato, se ha consolidado en un amplio territorio de Irak y Siria, levantando las alarmas del norte y del sur del planeta, especialmente en quienes tienen un estilo de vida occidentalizado.
Irán y sus ayatolas se han aplacado parcialmente, pero su amenaza de borrar de la faz de la tierra a Israel sigue pendiendo de cómo se disperse el conflicto regional fuera de sus fronteras y ellos mismos logren aplacar su propio Satanás político interno.
Mas hacia el oeste, en el África, al suroeste de su propio cuerno, que está situado en su oriente (el de África quiero decir), el virus del Ebola pone a correr a todos los sobrevivientes de la hambruna y el caudillaje tercermundista de esos lares. Son los pobladores de Gabón, Zaire, Sierra Leona y Nigeria que no salen de la pinchada del Aedes Aegypti (Fiebre amarilla, dengue, Chikungunya) sin entrar antes en la picada obligada del Anopheles (Malaria).
En esos mismos predios nigerianos, se ha levantado el Boko Haram, una facción terrorista de base fundamentalista musulmana, para quien el occidente y su estilo de vida es un anatema. Este grupo, cada cierto tiempo secuestra centenas de niñas en edad escolar y las obliga a convertirse al Islam, con la misma talanquera que William Ojeda se desnucó en el redil rojo rojito. Será por eso que a quienes se niegan a la conversión le aplican la Sharia en una demostración africana que “el pescuezo no retoña”.
Es un panorama poco esperanzador hacia la paz mundial y la tranquilidad global. Los demonios de la beligerancia están desatados en toda la bolita del mundo sin ningún control y las pandemias están jineteando tranquilas de norte a sur, y de este a oeste.
La amenaza de un holocausto nuclear parece venderse a la vuelta de la esquina, y los virus y bacterias de lo que pudiera presumirse como ensayos de la guerra biológica de países desarrollados están postrando muchos países y distrayendo la atención de muchos gobiernos.
¿Apocalipsis now? No lo creo. Los dueños del mundo están muy tranquilos. Los chinos dedicados a comprar todo lo que pueden al resto del mundo en ¿paz? Y los norteamericanos pendientes de venderle en guerra al otro resto, todo género de lo que sea.
La pinta de Mr. Obama es una buena imagen de esa realidad.