GUERRA POPULAR PROLONGADA Y LA FAN

En un país donde se ha perdido la capacidad de asombro, hoy sábado 14 de enero de 2017, empezamos a ejecutar en Venezuela una vaina que llaman “Ejercicio de Acción Integral Antiimperialista Zamora 200”.

Esta es otra de las tantas loqueras militares de la actualidad, con que la cúpula castrense trata de justificar la identificación revolucionaria de la institución armada.

Después de haber fracasado en otro invento del nuevo pensamiento militar del siglo XXI con la guerra asimétrica y con la guerra de cuarta generación, los generales y almirantes rojos rojitos nos quieren caer a muela con otra estafa conceptual que llaman guerra popular prolongada.

Para un régimen que ha perdido todas sus guerra durante 18 años, en especial las libradas contra la inseguridad, contra la inflación, contra el bajo poder adquisitivo, contra el desabastecimiento, contra la devaluación de la moneda, contra Dólar Today; pero especialmente contra la corrupción, contra el narcotráfico, contra el terrorismo y la violación de los derechos humanos de los venezolanos y fundamentalmente la derrota más importante que ha sufrido la revolución, en la guerra que declaró contra la propia Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, la misma que juraron defender los militares ante Dios, a costa de la propia vida.

Este anuncio del General Padrino López, de un ejercicio de guerra popular prolongada es una agresión al pueblo venezolano y otro engaño a la opinión pública.

Solo hay que preguntarle al general Padrino si podemos enfrentar una guerra popular prolongada con un liderazgo militar cuestionado, con una institución armada desmoralizada, con un bajo entrenamiento a nivel de ignorancia del tema militar, con un pésimo mantenimiento en los equipos asignados, con un dispositivo estratégico dislocado, con mandos idiotizados políticamente e ideologizados, con un despliegue operativo incoherente, con las unidades por debajo del porcentaje doctrinario, con escasa dotación para todo el personal, con una organización pésima y ausente de una doctrina militar propia, sin ninguna experiencia de combate, con una nula profesionalización, sin ningún apego y cumplimiento a la constitución nacional, sin disciplina, sin obediencia y sin subordinación, y lo que es peor, con una gran fractura en la unidad nacional de todos los venezolanos.
Entrenarse para una guerra popular prolongada en esas condiciones, ni es guerra, ni es popular, ni será prolongada.


Salvo que sea una jodedera del ministro y eso en estos tiempos de hambre, de cárcel, de exilio y de muerte para los venezolanos, dice bastante de los generales y almirantes revolucionarios.

Entradas populares

Imagen

DUDA ¿RAZONABLE?