PADRE NUESTRO EN TONO DEL 333 Y EL 350

A Dios rogando…

Padre nuestro, a nuestro amigo que está protestando en la calle ¡Amalo! ¡Ámalos a todos, señor! Tu que estas en los cielos, en Castillete, en Punta Playa, en la isla de Aves y en las cataratas de Huá, ¡Ámalos! Allí, en los 916.445 kilómetros cuadrados, allí en toda esa superficie del continente al norte del sur. En el centro, el norte, el sur, el este y el oeste. En la capital del país, en los llanos, en los andes, en Guayana, en Amazonas, en los 24 estados de la república y todo el arco insular, playas, ríos, montañas, a todos los venezolanos…

¡Ámalos señor!

A nuestro amigo y a todos nuestros amigos venezolanos.

¡Ámalos señor!

Santificado sea tu nombre Señor, en el asfalto, en la calle, en la protesta, en la marcha, en el paro, en los escudos, en las franelas, en la huelga y en la vigilia, en cada bomba lacrimógena que nos persigue y en cada perdigón que cruza el aire, en el bastón que golpea las costillas de cada uno de los muchachos y en el fusil que vomita la muerte contra la patria, en la bala que le arroja otro venezolano contra otro venezolano y en la orden que un venezolano de la muerte, dicta uniformado – blandiendo la espada de Bolívar - para otro venezolano.

Venga a nosotros tu reino en la paz, en la democracia, con la familia, en el hijo que se fue, el padre que llora, la madre que implora y los abuelos que se quedan recordando en una lagrima, en la soberanía del indio, la libertad del negro y la independencia de todos, en la vigencia del estado de derecho y la fuerza de la constitución nacional de la república.

Venga a nosotros tu reino en el futuro de todos nuestros hijos y nietos.

Hágase tu voluntad con la unidad de los 30 millones de venezolanos amigos, a ellos ¡Ámalos! Danos hoy nuestro pan de cada día en las colas y todas las fuerzas para seguir luchando por nuestro amigo venezolano y a él ¡Amalo! A todos los venezolanos ¡Ámalos!

Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a nuestros enemigos. No nos dejes caer en la tentación de rendirnos, de abandonar la lucha y decaer, por eso a nuestro amigo venezolano ¡Amalo! Y a nuestros amigos venezolanos ¡Ámalos!

¡Líbranos de este mal!

¡Amen!

¡Y con el mazo dando!


Padre nuestro que estás en los cielos, a nuestro amigo venezolano ¡Ár ma lo! Y a todos nuestros amigos venezolanos ¡Ár ma los!

Amen

Entradas populares

Imagen

DUDA ¿RAZONABLE?