TU BI OR NO TU BI

Uno añora regresar al momento de cuando ir a votar era un dilema de Ir o no ir.

Las elecciones ahora son actos de vida o muerte. Lo peor, son decisiones que comprometen el futuro de varias generaciones y nuestro estado mental. Si sobrevives quedas en un estado permanente de disociación. Así estamos. 

Lo que antes era una campaña electoral ahora es un torneo argumentativo, una justa de razonamientos y retruques de silogismos que ponen a muchos en la contigüidad de aullarle a la luna y encamisarlos a la fuerza, después del correspondiente baño de agua fría en horas de la madrugada. Ahora hay que buscar argumentos arrechisimos, interpretaciones de politólogos renombrados, evaluar secuencias de algoritmos informáticos que te indican un si o un no, leer derivaciones filosoficas que al final te dejan en un limbo cercano al purgatorio, buscar recuentos históricos de paralelismos entre realidades de otros países con la nuestra.

 El sencillo acto de votar, una vaina democrática y de libre albedrío es ahora un acto de tortura interpretativa, de enjundiosos análisis que te acosan a través de las redes sociales y como estamos en la Venezuela opositora, aliñado con la duda de la tracaleria, la traición y el ñemeo. 

Antes, votar o no votar era una vaina exageradamente sencilla, ahora es una vaina de locos. A los votantes oficialistas los persiguen, los acosan, les montan emboscadas después de largos safaris para capturarlos como animales y así mismo los arrean hasta el centro electoral donde los supervisan que voten, y después de consumado el acto, los vuelven a soltar en plena sabana al pastoreo y al apareamiento entre el rebaño rojo. 

En la oposición somos mas académicos, mas argumentativos y pedagógicos e históricos. Enlazamos el macanazo sexual de Trucutru en la edad de piedra, la teoría del flogisto, el sabor de los golfiados del Junquito y el llamado a las elecciones regionales hecho por el régimen y concluimos, según nuestro interés personal, el alcalde que apoyamos, el candidato a gobernador con quien tenemos amarrados unos contraticos y el gallo tapao para presidente que tenemos,si vamos o no a participar.

 Definitivamente, añoro esa época cuando votar era una vaina facilita, como decir que si o que no.

Entradas populares

Imagen

DUDA ¿RAZONABLE?